Sigue la violencia en Peque, Antioquia: otra mujer fue asesinada por grupos armados

ONG y autoridades locales confirmaron el asesinato de Claudia Andrea Piedrahita, de 33 años, en la vereda de Portachuelo. Todavía no hay claridad sobre las circunstancias en las que le fue arrebatada la vida.

Claudia Andrea Piedrahita. / Twitter ONG Proceso Social de Garantías.
Claudia Andrea Piedrahita. / Twitter ONG Proceso Social de Garantías.

Continúan llegando las denuncias de violencia desde el municipio de Peque, Antioquia. Luego de que se conociera sobre las amenazas en contra del personero Juan Diego Fernández, quien informó sobre el desplazamiento de al menos 100 campesinos por los enfrentamientos entre el Clan del Golfo y las disidencias de las Farc, se conoció sobre la muerte de una segunda mujer, quien al parecer quedo atrapada en medio del fuego cruzado.

Se trata de Claudia Andrea Piedrahita, de 33 años, propietaria de una tienda en la vereda de Portachuelo, de dicho municipio, quien murió en hechos que todavía deben ser esclarecidos por las autoridades pertinentes. De acuerdo con Noticias Caracol, su cuerpo tuvo que ser trasladado a lomo de mula, durante cuatro horas antes de llegar al casco urbano de Peque.

La confirmación de su asesinato la dio el personero Fernández, que señaló que “aún no sabemos si la mujer quedó en medio del fuego cruzado o la asesinaron directamente, el cuerpo ya está en el hospital y adelantan las investigaciones para esclarecer este homicidio que agudiza la situación de violencia en la zona”. No obstante, y según dicho informativo, se presume que hombres armados entraron hasta su vivienda para quitarle la vida.

Su caso se suma al de Elizabeth Orrego Torres, mujer de 29 años de edad que ya tenía nueve meses de embarazo cuando recibió el impacto de fusil en el corregimiento Renegado Valle. Aunque alcanzó a ser trasladada hasta un centro asistencial, falleció mientras era tratada.

Los hechos hacen parte de un reciente recrudecimiento de la violencia en Peque, donde se presentan enfrentamientos entre el Clan del Golfo y las disidencias de las Farc por el control del microtráfico en la zona. Los mismos han llevado a que al menos 100 campesinos abandonen sus veredas por temor a lo que pueda pasar con sus vidas y a que el personero del municipio, Juan Diego Fernández, reciba amenazas por dar a conocer los hechos.

Me han enviado unos mensajes a mi celular y me mandan a decir con personas que guarde silencio, que por qué tengo que estar contando lo que pasa. Mi respuesta es que mi responsabilidad es velar por los derechos de las personas.”, señaló a la FM Radio, el personero de Peque.

Aunque el funcionario aseguró que no tiene conocimiento del origen de las intimidaciones, ya informó a las autoridades locales para que le indiquen cuales son las rutas de seguridad que debe seguir, sin embargo, en su diálogo con la misma emisora señaló que aún no ha recibido respuesta del proceso que debe seguir.

El personero nos notifica que ha sido amenazado, nosotros ya activamos todo el protocolo y enviamos la alerta a la Fiscalía y Procuraduría relatando lo que le sucede al funcionario, indicó en entrevista con Caracol Radio, el secretario de Gobierno de Peque, Didier Alexander Valle Sucerquia.

En el momento, de acuerdo con Fernández, lo que más le preocupa es la situación de las familias que han sido desplazadas, pues la situación de orden público en el municipio es cada vez más complejo.

Las amenazas llegaron luego de que el personero informara que este viernes 26 de febrero, alrededor de 100 campesinos se desplazaron desde la vereda Nueva Llanada, hasta el casco urbano de Peque, huyendo de los combates que se han registrado entre al parecer, el Clan del Golfo y las disidencias de las Farc.

Los campesinos desplazados en su llegada al casco urbano. Foto: Twitter ONG Proceso Social de Garantías.
Los campesinos desplazados en su llegada al casco urbano. Foto: Twitter ONG Proceso Social de Garantías.

El funcionario municipal detalló que inicialmente habían sido 56 personas, de once familias, las que se habían desplazado el viernes hasta la zona urbana de Peque desde la vereda, pero horas después arribó el número restante. De acuerdo con Fernández, cinco de esas familias ya se encuentran en casas de parientes, mientras que las otras seis, y los demás campesinos que arribaron en las últimas horas se encuentran siendo atendidos en un albergue instalado por la administración.

Sin embargo, esta no ha sido la única denuncia hecha por el personero de Peque, horas antes, había dado a conocer que 14 habitantes de la vereda Nueva Granada, se habían desplazado hasta el casco urbano del municipio, igualmente por temor a lo que podía pasar con su seguridad debido a los conflictos entre los dos grupos armados.

De acuerdo con lo informado por los habitantes de la comunidad a la Personería de Peque, los hechos de los últimos días, donde una mujer en estado de embarazo falleció luego de recibir una bala perdida, y la circulación de distintos panfletos donde amenazan a 13 campesinos por ser presuntamente colaboradores de la guerrilla, fueron los motivos que los impulsaron a abandonar su territorio por miedo a perder sus vidas.

Campesinos siendo atendidos por la Personería Municipal de Peque. Foto: Twitter ONG Proceso Social de Garantías.
Campesinos siendo atendidos por la Personería Municipal de Peque. Foto: Twitter ONG Proceso Social de Garantías.

En entrevista con RCN Radio, el personero de Peque además advirtió que se esperaba que otros 200 campesinos de esa misma vereda se desplazaran en las últimas horas para huir de los grupos armados ilegales y garantizar su seguridad.

“Estamos esperando que ingresen nuevas personas porque casi toda la vereda se quiere desplazar, pero no encontramos transporte que llegue a la zona, debido a que, en medio del conflicto, el transporte intramunicipal está restringido (...). Tenemos fuego nutrido y combates permanentes por parte de grupos armados.”, indicó Fernández al mismo medio.

En el momento, de acuerdo con el personero de Peque, las familias que han ido llegando a la zona urbana del municipio están recibiendo ayuda humanitaria por parte de la administración. Por su parte, desde la ONG Proceso Social de Garantías, hicieron un llamado al Gobierno Nacional para que vele por la seguridad de los habitantes del municipio y que garantice la presencia de la fuerza pública en el territorio.

Le puede interesar: El ELN y la guerrilla de Santrich estarían aliadas para controlar el narcotráfico en Nariño