Director del Centro de Memoria Histórica se declara perseguido por Iván Cepeda y reitera que los congresistas de las FARC deben renunciar

Darío Acevedo ha sido objeto de llamadas de atención por parte de la JEP por opinar sobre los lineamientos del Acuerdo de Paz. Ahora, afirma que Iván Cepeda “se la tiene montada”.

Darío Acevedo, director del Centro Nacional de Memoria Histórica, dice que el senador Iván Cepeda "se la tiene montada". Foto: Colprensa
Darío Acevedo, director del Centro Nacional de Memoria Histórica, dice que el senador Iván Cepeda "se la tiene montada". Foto: Colprensa

Desde su llegada al Centro Nacional de Memoria Histórica, el historiador Darío Acevedo ha causado polémica entre la oposición al gobierno de Iván Duque por su posición política ante temas concernientes al Proceso de Paz en Colombia. En hechos recientes, la Jurisdicción Especial para a Paz (JEP) ratificó su decisión para conservar y proteger la exposición ‘Voces para Transformar a Colombia’ en su estado original y le prohibió a Acevedo cualquier sustracción, modificación, alteración o eliminación de la metodología y contenido de la exposición.

Acevedo, como lo registró el 6 de marzo de 2020 el portal Pacifista, editó cinco páginas de la exposición cuando estuvo presentándose en Cali. Así hizo con el prólogo que el original decía: Esta nueva versión de la exposición ‘Voces para transformar a Colombia’ es la continuación del proceso dinámico del Museo de Memoria de Colombia en la construcción de una memoria colectiva sobre la historia reciente del país. Historia marcada por un conflicto armado que ha afectado a miles de personas en todas las regiones”.

Pero Acevedo reescribe lo siguiente: “Esta nueva versión de la exposición ‘Voces para transformar a Colombia’ es la continuación del proceso de construcción del Museo de la Memoria de Colombia que está dedicado a honrar y visibilizar las memorias de los colombianos”.

De acuerdo con Acevedo, en conversación con Semana, lo que ocurre con la memoria del conflicto en Colombia es que algunos se creen dueños de la verdad. “Los que lleguen a ocupar una institución relacionada con estos temas tendrían que aceptar como un dogma lo que otros dijeran y ser receptor de órdenes, por lo que perdería toda la iniciativa, poder y funciones”, dijo Acevedo al medio digital.

Y dice que por escribir algo que no le guste a una persona no se está cometiendo un delito. “El hecho de que uno tenga opiniones tiene que ver con la condición de ciudadanos, esos sectores han convertido el tema de la verdad histórica en una especie de dogma controlada por ellos”.

Además, dijo que en la JEP se trata de “adobar situaciones” porque se abre campo para que los comandantes de las extintas FARC “hagan esguinces a señalamientos”. Acevedo sostuvo, además, una aseveración que hizo recientemente en la que sugirió que miembros del Congreso pertenecientes a las FARC renunciaran a sus cargos.

“Lo que he dicho es que sería muy conveniente que las personas que han sido acusadas de delitos de lesa humanidad y están en el Congreso presentaran la renuncia como una manera de respetar a las víctimas, no es lógico que uno de los tres poderes se vea en una situación tan contradictoria. Esto afecta toda la credibilidad del proceso de paz porque es una ofensa para las víctimas de secuestro, masacres”, expresó al medio semanal.

En una declaración particular, Acevedo dice que Iván Cepeda, senador de la República, entra en discusiones con él porque piensan diferente. “(...) me la tiene montada desde que yo llegué porque pensamos distinto y cree que yo tengo que pensar como él y no puede acusarme absolutamente de nada a la luz de los informes de gestión y de las actividades que hemos realizado, se han tenido, no que retractar porque no reconocen sus errores, pero se han tenido que callar frente a algunas campañas que hicieron”, expresó el director del CNMH.

Mencionó, en conversación con Semana, que Cepeda lo llamó a un debate de control político sin ser él, director de una dependencia del Gobierno, sujeto de este tipo de proceso. “(...) me hizo más de 140 preguntas de diferente naturaleza, me cuestionó porque yo me reunía con militares, como si fuera un delito, y me cuestionó porque yo me reunía con víctimas de las guerrillas o porque tenía interés en visibilizar las víctimas que no han sido visibilizarás”, recordó, y resaltó que el senador lo agobia, no lo deja trabajar y lo sabotea.

MÁS SOBRE OTROS TEMAS: