Este sería el plan de Iván Márquez y Santrich para llevar drogas desde Venezuela hasta el cartel de Jalisco

Una aeronave fue interceptada hace unos días cerca a la frontera venezolana; según las autoridades colombianas, estaba siendo usada por las disidencias de las Farc para contrabandear cocaína hacia el norte del continente.

Iván Márquez y otros disidentes de las FARC anuncian la vuelta a las armas y se refugiaron en territorio venezolano.
Iván Márquez y otros disidentes de las FARC anuncian la vuelta a las armas y se refugiaron en territorio venezolano.

Hace un mes, aviones de combate de la Fuerza Aérea Colombiana interceptaron y obligaron a aterrizar en el país una aeronave procedente de Venezuela. El bimotor, tipo Piper PA-23 - 250 Azteca, con placas brasileñas PT-KFN, fue forzado a tomar tierra en Puerto Carreño, capital del departamento fronterizo de Vichada.

Las autoridades aeronáuticas aseguraron que el avión no volaba sobre una aerovía ni tenía plan de vuelo, lo cual ponía en riesgo la seguridad de otras aeronaves civiles en el área, lo que se considera una violación a la soberanía, por lo que calificaron la aeronave de sospechosa.

En principio, en coordinación con la Policía Nacional, se dio captura a los dos tripulantes, de nacionalidad brasilera, mientras que la aeronave fue inmovilizada y puesta a disposición de la Fiscalía General de la Nación.

Posteriormente, fuentes oficiales aseguraron que la avioneta era usada para abastecer de droga a uno de los carteles mexicanos. De acuerdo con lo revelado por Noticias RCN, este sería uno de los modus operandi de los excomandantes guerrilleros Iván Márquez, Jesús Santrich, El Paisa y Romaña, para traficar estupefacientes desde Venezuela hacia México.

La interceptación de la aeronave y de los tripulantes se presentó cuando estaba volando por el espacio aéreo colombiano, debido a que la Policía Antinarcóticos de Colombia llevaba varios meses investigando cargamentos de cocaína que llegaban desde la frontera con Venezuela.

Según la información revelada por el informativo, Márquez y Santrich estarían contratando pilotos brasileños para volar aeronaves desde una zona clandestina de Brasil hasta el estado Apure, en Venezuela, donde cargan las avionetas con droga.

Luego, las aeronaves despegan con destino a México, cruzando el espacio aéreo colombiano. Alias El Gordo, quien sería el encargado de que puedan cruzar territorio nacional sin ser descubiertos, hace unos meses habría intentado realizar acercamientos entre los excomandantes de las Farc Gentil Duarte e Iván Márquez.

Como parte del operativo contra la estructura dirigida por los excomandantes guerrilleros, las autoridades interceptaron un camión que se dirigía hacia el río Cauca, cargado con más de 500 kilos de cocaína, avaluados en más de mil millones de pesos, al parecer, con el fin de llevar la coca a la frontera entre Colombia y Venezuela, en diferentes puntos de Casanare y Arauca, para abastecer a los miembros de ‘Narcotalia’, como le llama el gobierno colombiano al nuevo grupo delincuencial creado por los exdirigentes de las Farc.

El 6 de febrero, la corte del Distrito Sur de Nueva York emitió un documento donde imputa cargos a alias Iván Márquez, alias Jesús Santrich y a algunas cabezas visibles del régimen venezolano, incluyendo a Diosdado Cabello y Nicolás Maduro Moros.

Según el documento, las partes estarían implicadas en los delitos de conspiración para narcoterrorismo, conspiración para importar cocaína a los Estados Unidos, posesión de ametralladoras y de aparatos destructivos,.

Tras abandonar el Proceso de Paz, algunos excomandantes guerrilleros crearon lo que llamaron la “Segunda Marquetalia” y, según el medio de investigación InSight Crime, estos hombres se refugian en territorios fronterizos entre Colombia y Venezuela. En el primer video publicado por el grupo disidente, el 29 de agosto de 2019, se vieron presentes peligrosos y cruciales miembros de la extinta guerrilla: Márquez y Santrich junto a Hernán Darío Velásquez, alias ‘El Paisa’ y Henry Castellanos Garzón, alias ‘Romaña’.

Por otro lado, la revista Semana, en el mes de enero, reveló fotografías que prueban la presencia de los disidentes de las Farc en Venezuela. Las imágenes muestran los campamentos, el armamento usado, las camionetas de alta gama y hasta la avioneta, de matrícula venezolana, empleada para transportarse y traficar cocaína. La aeronave de las disidencias no cuenta con restricción alguna en el espacio aéreo de Venezuela. Los aterrizajes y despegues se llevarían a cabo en al menos diez pistas clandestinas, pero Semana afirma que el avión ligero cuenta con permiso para aterrizar en cualquier puente aéreo.

De acuerdo con el medio, serían 36 estructuras que acumularían 4.927 hombres al servicio de las disidencias, según cifras de mediados de 2020. Por lo tanto, el poderío de Márquez, Gentil Duarte y sus aliados pudo haber crecido en más de seis meses transcurridos.

LEA TAMBIÉN