A la Justicia Penal Militar llega caso del menor que murió en procedimiento policial en el barrio El Codito

Familiares en desacuerdo con la decisión, alegan que desconocen el nombre del victimario de su pariente pese a reiteradas solicitudes ante Fiscalía.

Imagen de referencia para caso de abuso policial presentado en El Codito.
Crédito W Radio Colombia
Imagen de referencia para caso de abuso policial presentado en El Codito. Crédito W Radio Colombia

El caso de Alejandro Morales, conocido como ‘Frijolito’, cuya muerte ocurrió tras un enfrentamiento con la Policía en el barrio El Codito en Bogotá será llevado por la Justicia Penal Militar, pese a que los familiares de la víctima han manifestado su rechazo con respecto a este procedimiento judicial.

Así lo afirmó a la emisora W Radio, Jaiden Gordillo Franco, quien fue tío de Morales: “La Justicia Penal Militar no nos dará ningún tipo de garantías. Ellos van a intentar encubrir”. Ante la situación legal a la que se verán abocados, la familia y su representación legal no descartan apelar para que el caso llegue a la Justicia Ordinaria.

Al momento de la muerte de Morales, las autoridades se apersonaron del caso en El Codito para realizar las investigaciones pertinentes. Los hechos fueron compilados por agentes de la Fiscalía 212 de la URI de Usaquén, quienes determinaron homicidio como primera hipótesis de los hechos. Así mismo indiciaron a unos policías con grado de patrulleros, adscritos al CAI de El Codito.

Según la narración de Gordillo al programa Sigue La W, de la emisora W Radio, su sobrino fue víctima de un “abuso policial”, dado que la reacción desproporcionada de los policías presentes en el escenario de los hechos así lo indican: “El 18 de diciembre mi sobrino estaba pasando por el lugar. Vio que los compañeros tenían problemas con la policía y fue a ayudarlos. Cuando ve el bus, se monta y se van a El Codito. La Policía los espera en ese barrio y ahí empiezan a disparar. Mi sobrino recibe dos impactos en la cabeza”.

Concluyó que aún desconocen el nombre, o los nombres, de los victimarios, pese a que ellos como familia tienen el derecho a saberlo.

El caso de ‘Frijolito’ es uno de los más significativos de abuso policial que será remitido a la Justicia Penal Militar. En Ibagué, la ONG Temblores denunció que el caso de Jerson Stiven Vega, un joven de 23 años que falleció luego de sufrir una herida con arma de fuego que disparó un policía en medio de un procedimiento en Ibagué, podría ser juzgado por este tribunal.

Uno de sus familiares, Diego Vega, le contó a El Nuevo Día que fue un mal procedimiento por parte de los uniformados, y que habrían antecedentes entre Jerson y el policía que le disparó.

Por su parte, el policía implicado al parecer continúa prestando sus servicios en otra estación, mientras se aclaran los hechos.

Lea más: Renunciaron funcionarios involucrados en fiesta clandestina en Hospital Santa Clara

“Lo sacamos del sector, no está suspendido porque todavía no tenemos los resultados de la investigación correspondiente. Vuelvo y repito, él estará atento en otra jurisdicción por los resultados de la investigación”, concluyó el jefe de la Policía en Ibagué.

El coronel Benavides así mismo aseguró que el caso iría a la Justicia Penal Militar, sin embargo la familia exige avances en las investigaciones y así mismo lo pide la ONG Temblores, que demandó a la Fiscalía celeridad para esclarecer la responsabilidad de estos uniformados en la muerte del joven de 23 de años.

Para la ONG se trata de un caso de abuso policial por el relato de los familiares del joven y por varias fotografías que se conocieron en el que la víctima llegó al hospital siendo arrastrado por el piso y en manos de dos uniformados.

También le puede interesar