El conmovedor gesto de un policía con prótesis que le regaló sus muletas a una mujer sin pierna

El hombre recorre las calles capitalinas regalando muletas a quien más lo necesita.

Foto: captura del video de la cuenta de Twitter: @sabanerita1
Foto: captura del video de la cuenta de Twitter: @sabanerita1

Hoy, 24 de diciembre, víspera de Navidad, es una fecha para recordar lo importante que es preocuparse por el otro, aún más, en un año tan complicado como el 2020. Esta premisa la entendió muy bien un Policía colombiano que usa una prótesis porque perdió su pierna, mientras realizaba su labor oficial, y este jueves, mientras circulaba por las calles de Bogotá, se encontró con una mujer de avanzada edad a quien además, le faltaba una pierna. El oficial, sin dudarlo, se detuvo y con una gran sonrisa le regaló las muletas que él usa para caminar, lo que ahora, le permitiría a la mujer movilizarse con más facilidad.

Ante los ojos de los ciudadanos que caminaban por el sector, el hombre, muy amable, abrazó a la mujer, que vive en mendicidad porque desafortunadamente es habitante de calle y le entregó sus muletas.

Después de dárselas, la mujer le ‘echó la bendición’ y cerraron el emotivo encuentro con un abrazo. Minutos después, el hombre aseguró que esas muletas pertenecen a alguien que se las donó y él quiso devolver el gesto, dándoselas a alguien que también las necesita.

“Estas son de una persona que me las donó, y se la donamos a usted… De la Policía, porque yo soy Policía”, expresó el uniformado.

Al finalizar, la mujer, evidentemente conmovida y con lágrimas en los ojos, le pide al hombre que le ayude a ajustar las muletas para que ella pueda usarlas sin problema.

La escena fue difundida por redes sociales donde rápidamente los internautas reaccionaron y exaltaron la labor del hombre. En los comentarios, varios tuiteros reconocieron al Policía, quien fue identificado como José Fernando Carvajal, conocido como “Chefor Carvajal”, quien participó en el programa ‘Valientes RCN’ del canal de televisión colombiano.

Mire la conmovedora escena a continuación

Hombre con prótesis regaló sus muletas / Twitter

La historia de Chefor es digna de admirar, pues según se conoció en el informe de RCN cuando salió al aire, él perdió su pierna cuando tenía 24 años en un campo minado.

El hombre cambió su dolor físico y mental por deseo de servir a quien más lo necesita y por eso, cuando puede, le regala muletas a personas que como él, perdieron sus piernas en la capital colombiana.

Chefor es oriundo de Santander y a los 18 años entró a la Policía donde con gran deseo de servirle a su patria, allí trabajó arduamente en contra de la violencia. Sin embargo, en un triste día, el hombre perdió su pierna cuando pisó una mina antipersona que le quitó sus dos extremidades inferiores.

“Recuerdo que pisé la mina antipersonal que estaba en el suelo, lloraba y yo pensaba en mi familia”, dijo a RCN, Chefor, quien recuerda que cuando sucedió el incidente le pidió a sus compañeros que le dijeran a su mamá que la quería mucho porque pensó que no viviría para contarlo.

El policía también hizo memoria y contó que quedó en coma por cuatro días y que cuando despertó vio a su familia que lo acompañaba y lo ayudó a salir de ese difícil proceso. Dice que Dios fue quien le ayudó a salir adelante y le permitió perdonar, lo que, según dice, fue lo que le permitió salir adelante.

Ahora vive una vida normal, ayudando a quien más lo necesita y entrega muletas a los habitantes. Una labor digna de admirar.

Para seguir celebrando esta Navidad con historias conmovedoras, le dejamos las oraciones y rezos para el último día de Novenas de este atípico diciembre.

La Novena de Aguinaldos es una tradición casi exclusiva de Colombia. La novena —sin el aguinaldo— es un ritual católico en la que, durante nueve días, se le pide a un santo específico ayuda para concretar alguna intención. Según la Iglesia Católica, una de las novenas más importantes históricamente ha sido la de preparación a la Navidad, celebrada desde la edad media en España y Francia, para rememorar el embarazo de la Virgen María. El ritual es popular en Colombia y convoca a familias y amigos todos los años, sin embargo, en este año 2020 es importante recordar que hay que hacerlo con precauciones o de manera virtual, el covid-19 está vigente.

Desde el 16 de diciembre inicia esta tradición y cada día las familias colombianas se reúnen para orar frente a la llegada del niño Dios, quien nacerá el 25 de diciembre a las 00:00.

Hoy, 24 de diciembre de 2020, se cumple el día noveno de este ritual, a continuación les dejamos el orden del día, los cánticos y las oraciones.

INTENCIÓN DEL DÍA NOVENO

La noche ha cerrado del todo en las campiñas de Belén. Desechados por los hombres, y viéndose sin abrigo, María y José han salido de la inhospitalaria población y se han refugiado en una gruta que se encontraba al pie de la colina. Seguía a la reina de los ángeles el jumento que le había servido de humilde cabalgadura durante el viaje, y en aquélla cueva hallaron un manso buey, dejado allí probablemente por alguno de los caminantes que habían ido a buscar hospedaje en la cuidad.

El Divino Niño, desconocido por sus criaturas racionales, va a tener que acudir a loas irracionales para que calienten con su tibio aliento la atmósfera helada de esa noche de invierno, y le manifiesten con esto y con su humilde actitud el respeto y la adoración que le había negado Belén.

La rojiza linterna que José tiene en la mano ilumina tenuemente ese pobrísimo recinto, ese pesebre lleno de paja que es figura profética de las maravillas del altar, y de la íntima y prodigiosa unión eucarística que Jesús ha de contraer con los hombres. María está en oración en medio de la gruta, y así van pasando silenciosamente las horas de esa noche llena de misterio.

Pero ha llegado la medianoche, y de repente vemos dentro de ese pesebre, poco antes vacío, al divino Niño esperado, vaticinado, deseado durante cuatro mil años con inefable anhelo. A sus pies se postra su Santísima Madre, en los transportes de una adoración de la cual nada puede dar idea. José también se acerca y le rinde el homenaje con que inaugura su misterioso e imponderable oficio de padre adoptivo del Redentor de los hombres. La multitud de ángeles que desciende de los cielos a contemplar esa maravilla sin par , dejan estallar su alegría y hacen vibrar en los aires las armonías de ese Gloria in Excelsis que es el eco de la adoración que se produce en torno del Altísimo, hecha perceptible por un instante a los oídos de la pobre Tierra . Convocados por ellos, vienen en tropel los pastores de la comarca a adorar al recién nacido y presentarle sus humildes ofrendas.

Ya brilla en oriente la misteriosa estrella de Jacob, y ya se pone en marcha hacia Belén la caravana espléndida de los Reyes Magos, que dentro de pocos días vendrán a depositar a los pies del Divino Niño el oro, el incienso, y la mirra, que son símbolos de la caridad, la adoración y la mortificación.

¡Oh adorado Niño! Nosotros también, los que hemos hecho esta novena para prepararnos al día de vuestra Navidad, queremos ofreceros nuestra pobre adoración. ¡No la rechacéis! ¡Ven a nuestras almas, venid a nuestros corazones llenos de amor! Encended en ellos la devoción a vuestra santa infancia, no intermitente y sólo circunscrita al tiempo de vuestra Navidad, sino siempre y en todos los tiempos; devoción que fielmente practicada y celosamente propagada, nos conduzca a la vida eterna, librándonos del pecado y sembrando nosotros todas las virtudes cristianas.


Oración para todos los días:

Benignísimo Dios de infinita caridad, que tanto amasteis a los hombres, que le diste en vuestro hijo la prenda de vuestro amor, para que hecho hombre en las entrañas de una Virgen naciese en un pesebre para nuestra salud y remedio; yo, en nombre de todos los mortales, os doy infinitas gracias por tan soberano beneficio.

En retorno de él os ofrezco la pobreza, humildad y demás virtudes de vuestro hijo humanado, suplicando por sus divinos méritos, por las incomodidades en que nació y por las tiernas lágrimas que derramó en el pesebre, que dispongáis nuestros corazones con humildad profunda, con amor encendido, con tal desprecio de todo lo terreno, para que Jesús recién nacido tenga en ellos su cuna y more eternamente. (Gloria al Padre – 3 veces- ).

La pieza sobrevivió a la exclaustración ordenada por Benito Juárez (Foto: Melitón Tapia / INAH)
La pieza sobrevivió a la exclaustración ordenada por Benito Juárez (Foto: Melitón Tapia / INAH)

Oración a la Santísima Virgen María:

Soberana María que por vuestras grandes virtudes y especialmente por vuestra humildad, merecisteis que todo un Dios os escogiese por madre suya, os suplico que vos misma preparéis y dispongáis mi alma y la de todos los que en este tiempo hiciesen esta novena, para el nacimiento espiritual de vuestro adorado hijo. ¡Oh dulcísima madre!, comunicadme algo del profundo recogimiento y divina ternura con que lo aguardasteis vos, para que nos hagáis menos indignos de verle, amarle y adorarle por toda la eternidad. Amén. (Avemaría – 3 veces- ).

Issa Kassissieh wears a Santa Claus costume as he rides a camel after handing out Christmas trees to people during the annual distribution of the trees organised by the Jerusalem municipality, just outside Jerusalem's Old City December 22, 2020. REUTERS/Ammar Awad
Issa Kassissieh wears a Santa Claus costume as he rides a camel after handing out Christmas trees to people during the annual distribution of the trees organised by the Jerusalem municipality, just outside Jerusalem's Old City December 22, 2020. REUTERS/Ammar Awad


Oración a San José:

¡Oh santísimo José, esposo de María y padre adoptivo de Jesús! Infinitas gracias doy a Dios porque os escogió para tan soberanos misterios y os adornó con todos los dones proporcionados a tan excelente grandeza. Os ruego, por el amor que tuvisteis al Divino Niño, me abracéis en fervoroso deseos de verle y recibirle sacramentalmente, mientras en su divina esencia le veo y le gozo en el cielo. Amén. (Padrenuestro, un Avemaría y un Gloria al padre).

Oración al Niño Jesús:

Acordaos, ¡oh dulcísimo Niño Jesús!, que dijisteis a la venerable Margarita del santísimo Sacramento, y en persona suya a todos vuestros devotos, estas palabras tan consoladoras para nuestra pobre humanidad agobiada y doliente: “Todo lo que quieras pedir, pídelo por los méritos de mi infancia y nada te será negado”. Llenos de confianza en vos, ¡oh Jesús!, que sois la misma verdad, venimos a exponeros toda nuestra miseria.

Ayúdanos a llevar una vida santa, para conseguir una eternidad bienaventurada. Concédenos por los méritos infinitos de vuestra infancia, la gracia de la cual necesitamos tanto. Nos entregamos a vos, ¡oh Niño omnipotente!, seguros de que no que dará frustrada nuestra esperanza, y de que en virtud de vuestra divina promesa, acogeréis y despacharéis favorablemente nuestra súplica. Amén.


(Shutterstock)
(Shutterstock)

Gozos:

Oh sapiencia suma del Dios soberano que a nivel de un niño te hayas rebajado. Oh Divino Infante ven para enseñarnos la prudencia que hace verdaderos sabios.

Ven, ven, ven, ven a nuestras almas, Jesús ven, ven, ven, ven, ven a nuestras almas, Jesús ven, ven, ven, ven, ven a nuestras almas Jesús ven, ven a nuestras almas. No tardes tanto, no tardes tanto, Jesús ven, ven

Niño del pesebre nuestro Dios y Hermano, tú sabes y entiendes del dolor humano; que cuando suframos dolores y angustias siempre recordemos que nos has salvado.

Ven, ven, ven, ven a nuestras almas, Jesús ven, ven, ven, ven, ven a nuestras almas, Jesús ven, ven, ven, ven, ven a nuestras almas Jesús ven, ven a nuestras almas. No tardes tanto, no tardes tanto, Jesús ven, ven

Oh lumbre de oriente sol de eternos rayos que entre las tinieblas tú esplendor veamos, Niño tan precios, dicha del cristiano, luzca la sonrisa de tus dulces labios.

Ven, ven, ven, ven a nuestras almas, Jesús ven, ven, ven, ven, ven a nuestras almas, Jesús ven, ven, ven, ven, ven a nuestras almas Jesús ven, ven a nuestras almas. No tardes tanto, no tardes tanto, Jesús ven, ven

Rey de las naciones Emmanuel preclaro de Israel anhelo pastor del rebaño. Niño que apacientas con suave cayado, ya la oveja arisca ya el cordero manso.

Ven, ven, ven, ven a nuestras almas, Jesús ven, ven, ven, ven, ven a nuestras almas, Jesús ven, ven, ven, ven, ven a nuestras almas Jesús ven, ven a nuestras almas. No tardes tanto, no tardes tanto, Jesús ven, ven

Ábrase los cielos y llueva de lo alto bienhechor rocío, como riego santo. Ven hermoso niño ven Dios humanado luce hermosa estrella, brota flor del campo.

Ven, ven, ven, ven a nuestras almas, Jesús ven, ven, ven, ven, ven a nuestras almas, Jesús ven, ven, ven, ven, ven a nuestras almas Jesús ven, ven a nuestras almas. No tardes tanto, no tardes tanto, Jesús ven, ven

Tú te hiciste Niño en una familia llena de ternura y calor humano. Vivan los hogares aquí congregados el gran compromiso del amor cristiano.

Ven, ven, ven, ven a nuestras almas, Jesús ven, ven, ven, ven, ven a nuestras almas, Jesús ven, ven, ven, ven, ven a nuestras almas Jesús ven, ven a nuestras almas. No tardes tanto, no tardes tanto, Jesús ven, ven

Del débil auxilio, del doliente amparo, consuelo del triste, luz de desterrado. Vida de mi vida, mi sueño adorado, mi constante amigo mi divino hermano.

Ven, ven, ven, ven a nuestras almas, Jesús ven, ven, ven, ven, ven a nuestras almas, Jesús ven, ven, ven, ven, ven a nuestras almas Jesús ven, ven a nuestras almas. No tardes tanto, no tardes tanto, Jesús ven, ven

Ven ante mis ojos de ti enamorados, bese ya tus plantas bese ya tus manos. Prosternado en tierra te tiendo los brazos y aún más que mis frases te dice mi llanto.

Ven, ven, ven, ven a nuestras almas, Jesús ven, ven, ven, ven, ven a nuestras almas, Jesús ven, ven, ven, ven, ven a nuestras almas Jesús ven, ven a nuestras almas. No tardes tanto, no tardes tanto, Jesús ven, ven

Haz de nuestra patria una gran familia; siembra en nuestro suelo tu amor y tu paz. Danos fe en la vida, danos esperanza y un sincero amor que nos una más.

Ven, ven, ven, ven a nuestras almas, Jesús ven, ven, ven, ven, ven a nuestras almas, Jesús ven, ven, ven, ven, ven a nuestras almas Jesús ven, ven a nuestras almas. No tardes tanto, no tardes tanto, Jesús ven, ven

Ven Salvador nuestro por quien suspiramos ven a nuestras almas, ven no tardes tanto.


También le puede interesar


MÁS LEIDAS AMÉRICA