Este es el panorama de la segunda ola del COVID-19 en Colombia

En plena reactivación de la economía, se han presentado varios rebrotes en el país que resultan en UCIs ocupadas en su totalidad y posibles nuevos confinamientos.

REUTERS/Luisa González
REUTERS/Luisa González

Las festividades de fin de año se acercan y, mientras se aprovecha la reactivación del comercio para compras navideñas y las reuniones familiares se incrementan, muchos municipios en Colombia comienzan a encender las alertas por el aumento de casos y altas ocupaciones de camas en Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

Según el reporte de este martes 8 de diciembre, Colombia alcanza una cifra de 1.384.610 casos, con 7.510 casos nuevos reportados al Instituto Nacional de Salud en la última jornada. De estos, 64.833 se encuentran activos,1.278.326 se recuperaron y 38.158 fallecieron a causa del COVID-19. Si bien la curva ha bajado desde la ola iniciada en marzo, desde octubre se comenzó a repuntar con contagios diarios cercanos o por encima de los 10.000.

Incluso, el ministro de Salud, Fernando Ruiz, no considera que el país haya bajado una curva, sino que se encuentra en una meseta de casos que hacen del panorama nacional al menos estable. “Hemos tenido un número importante de casos nuevos con una meseta bastante establecida, también en la mortalidad, y una disponibilidad de camas de cuidado intensivo del 43%”, explicó.

Cartagena

Sin embargo, Ruiz recalcó que las ciudades y municipios pueden experimentar picos y valles diferenciados al panorama nacional. Como es, por ejemplo, el caso de Cartagena, la cual se encuentra en plena reactivación del sector turístico y hospitalario.

En el momento, el Distrito reporta 33.908 casos confirmados, 665 fallecidos y 32.080 recuperados. A pesar del gran número de recuperados, los casos activos de la ciudad ascenderían los 1.700 y la Mesa por la Salud de Cartagena y Bolívar dio a conocer en las últimas horas que la ocupación de UCI se encuentra copada en un 80% y las zonas de hospitalización por COVID-19 estarían rondando el 70% y el 80%.

Además, la misma institución afirma que no se cuenta con personal de salud para atender la cantidad de pacientes que requerirían estos servicios para fin de año. “Son pacientes que van a requerir una atención especial, dónde está ese recurso humano, ¿está formado ahora mismo?, no hay, no hay”, aseveró Rubén Sabogal, presidente de la Mesa por la Salud de Cartagena y Bolívar, según RCN Radio.

Según Sabogal, de seguir el patrón de la ciudad hasta el día de hoy, se podría aumentar los contagios y los muertos de manera que, al corte del 31 de diciembre, se podría tener 11.600 contagios y 103 muertos.

Cúcuta

Este martes, la capital de Norte de Santander sigue con las alarmas encendidas desde mediados del mes de noviembre por la rápida proliferación del virus y la alta ocupación de UCI. De las camas en terapia intensiva disponibles, el 92% se encuentra ocupada por pacientes.

Según la Secretaría de Salud de la capital del departamento, Norte de Santander tiene 363 camas al servicio, de las cuales 312 se encuentran en Cúcuta. Esto también pone en alerta máxima a las autoridades de salud del departamento, debido a que dependen del manejo hospitalario que se le dé al virus en Cúcuta. “Por ello, necesitamos avanzar en los planes de contingencia para frenar este aumento”, expresó Ximena Sánchez, coordinadora de atención a COVID-19 de la secretaría de Salud, según La FM.

“Las personas no toman conciencia, no toman las medidas de bioseguridad, siguen haciendo compras, están en la calle y, peor aún, sin tomar en cuenta ninguna recomendación por parte de las autoridades de salud, sin tapabocas, sin distanciamiento y ningún cuidado”, aseveró la funcionaria, quien recalca la preocupación por el desacato de la ciudadanía.

Siga leyendo: Noche de Velitas extrema en Cúcuta: jugaron fútbol con balones de fuego y hasta el Esmad tuvo que intervenir

Antioquia

Si bien Antioquia había superado un aumento de ocupación de UCI que superó el 80% a principios de noviembre, la gobernación del departamento alertó de una nueva alza en ocupación por la velocidad de la proliferación del virus.

De acuerdo con la Secretaría de Salud, la ocupación se posiciona en 76%, pero aún les quedan otras 297 camas a disposición de los pacientes. La razón por la que no se ha declarado alerta roja en algunos municipios es que el déficit se puede compensar entre los municipios que tienen más cupos. A pesar de la decisión preliminar, la Gobernación no descarta declarar lo que sería la tercera alerta roja en el departamento.

Barranquilla

El pasado lunes, después de haber superado un preocupante pico en los primeros meses de pandemia, la capital del Atlántico reportó un incremento del 83% en materia de casos activos de COVID-19. Según las autoridades en salud, Barranquilla habría llegado a esta cifra en solo 15 días.

En parte, las cifras se agravan por el desacato de las personas a las normas de distanciamiento planteadas por el Distrito. El alcalde, Jaime Pumarejo Heins, pide que la ciudadanía no haga reuniones grandes en estas festividades. En cambio, le sugiere a los barranquilleros que solo se junte con su familia para los eventos de fin de año.

Siga leyendo: Quite al toque de queda: 75 rumbas, 232 riñas y dos muertos, el preocupante saldo de la Noche de Velitas en Barranquilla

Cali

En las últimas horas se conoció que Cali llegó a su punto más crítico de ocupación hospitalaria desde el inicio de la pandemia. Según la secretaria de Salud del Valle del Cauca, María Cristina Lesmes, las cifras superan a las de agosto, mes más duro para el territorio.

“En la época más dura del mes de agosto, tuvimos 435 pacientes cuando empezamos a subir rápidamente hoy ya estamos en 465, la ocupación de las camas UCI hoy es del 71% lo que indica que hay un incremento rápido de casos”, señaló Lesmes, según Caracol Radio.

Según la autoridad en salud, el desacato de la ciudadanía es el responsable de que no hayan disminuido las cifras. “Les pedimos a todos los vallecaucanos que nos ayudaran a cuidarse las primeras dos semanas de diciembre para poder controlar y no tener un incremento que se va a prolongar a la segunda semana de enero. Pero pues no. No vemos eco en la gente. Encontramos el centro de la ciudad lleno, los centros comerciales llenos y mucha actividad social”, sentenció Lesmes.

El pasado 8 de diciembre, Noticias Caracol reveló que dos de las más importantes clínicas de la ciudad capital se encuentran en un 100% de ocupación de UCI.

A pesar de que se hayan tomado medidas para festividades, como el 7 y 8 de diciembre, muchas personas desacatan las órdenes de las administraciones locales. Para las fechas correspondientes al Día de las Velitas, Barranquilla, Cartagena, Popayán y Santander impusieron toque de queda para evitar la proliferación del virus en reuniones nocturnas.

La situación de desacato a las normas

Sin embargo, estas directrices no fueron respetadas por gran parte de la población en estos lugares. En Bucaramanga, se presentaron 295 riñas y las autoridades recibieron 6.464 llamadas en las fechas festivas. Por otro lado, la Policía Metropolitana de Barranquilla recibió 1.500 llamadas por aglomeraciones en diferentes puntos de la ciudad.

Siguiendo con el patrón, Cartagena presentó al menos 126 riñas durante la noche del 7 y la madrugada del 8. Si se mantiene la conducta hasta las festividades del final de diciembre, se podría estar en peligro de una proliferación más amplia del virus en el país.

MÁS SOBRE OTROS TEMAS:

TE PUEDE INTERESAR