Álvaro Uribe: la reducción de la jornada laboral mejora la calidad del empleo, pero no lo genera

El exmandatario ha sido uno de los ‘ponentes’ de esta iniciativa que ha causado diversas reacciones en el sector empresarial, público y político.

Expresidente de Colombia, Álvaro Uribe. REUTERS/Luisa Gonzalez/File Photo
Expresidente de Colombia, Álvaro Uribe. REUTERS/Luisa Gonzalez/File Photo

La semana pasada se aprobó en primer debate del Congreso el proyecto de ley que busca la reducción de la jornada laboral en Colombia de 48 a 40 horas. Uno de los precursores de esta iniciativa es el expresidente colombiano, Álvaro Uribe Vélez, quien en las últimas horas aseguró que la reducción de las horas laborales en el país no generan empleó, pero sí su calidad.

Las declaraciones las realizó en diálogo con la emisora W Radio, medio en el que además, dijo que su partido, el Centro Democrático, ha trabajado desde el año 2013 porque Colombia tenga una “economía fraterna” en las que no se repudie a ningún estrato socioeconómico. Además, el excongresista recordó el informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en el que se reveló que a los colombianos casi no les queda tiempo para entretenerse y divertirse.

“Somos uno de los peores países en la relación tiempo de descanso y tiempo de calidad de vida”, dijo Álvaro Uribe en entrevista con la emisora LA FM.

El exmandatario, además, ‘le echó flores’ a su bancada política y en diálogo con la cadena radial, nombró otro de los proyectos que su partido impulsa para aumentar las vacantes laborales en los jóvenes. De acuerdo al exjefe de Estado, el proyecto consiste en cambiar el contrato de aprendizaje y así, desde el inicio de la vida laboral, se impulsará ese aspecto en la juventud colombiana.

El proyecto, según Uribe, se encuentra en debate con el gabinete del presidente Iván Duque y espera que pronto se implemente “acompasado con la recuperación de los distintos sectores”. Por otro lado, Uribe Vélez reveló que en conversaciones con el Gobierno Nacional, los exhortó a entender que trabajar por horas, como se ha propuesto en pasadas ocasiones, “no es conveniente desde el punto social y político”. Ahora, el proyecto está en manos de los congresistas colombianos que, mediante debates y plenarias, decidirán si el proyecto sigue su curso hasta que sea una sanción presidencial.

“-El trabajo por horas- no sirve acá pues no es una economía con altos ingresos”, dice Uribe a la FM.

El exmandatario se ha pronunciado sobre el tema en diversos medios de comunicación del país. De hecho, en los últimos días sostuvo una conversación con LA FM donde enfatizó que la producción en el territorio colombiano es baja y se debe, según Uribe, al “ausentismo y las continuas incapacidades de los trabajadores”.

Con el anterior pronunciamiento, el dirigente político aseguró que los países en los que se redujo la jornada laboral tuvieron un considerable aumento de productividad porque produce “un gran aumento por la vía de ponerle más cuidado a la producción por hora”, dijo el exsenador, quien añadió que al aprobarse la disminución de la jornada labora, se debe ser menos permisivos en materia de ausentismos e incapacidades médicas”.

La propuesta de Uribe, que varios de sus detractores y opositores políticos califican como “populista”, ha ‘ganado terreno’ en las plenarias del Senado y generó todo tipo de reacciones en redes sociales. “Creo que a esos calificativos no conviene, ni los voy a responder”, dijo el expresidente, quien aseguró que su propuesta es “argumentada” y confía en que “genere el debate en la cámara, púes hay que proyectar la empresa al futuro y la empresa pública tiene muchos enemigos políticos”.

En la entrevista del medio dirigido por el periodista Luis Carlos Vélez, Uribe se refirió, además, a los trayectos que cientos de trabajadores deben realizar para llegar a sus lugares de trabajo y regresar a sus casas, dice que ”esto incide en que Colombia tenga una mala producción en la relación tiempo de trabajo versus tiempo de recreación”.

Reforma laboral durante el mandato Uribe 2002-2010

Vale la pena recordar que durante el período en que Álvaro Uribe gobernó a Colombia, hubo una de las reformas laborales más controversiales de los últimos años en el territorio nacional.

En los últimos meses del año 2002, cuando el Gobierno Uribe Vélez dirigía el país, el líder político decretó una reforma laboral en la que se disminuyó significativamente el pago de horas extras, nocturnas y días festivos a los empleados.

“Cuando esa ley se aprobó en el Congreso, se dijo que se iban a crear medio millón de empleos nuevos, pero sólo se crearon 120.000”, subraya a la BBC el analista económico Aurelio Suárez.

Pese a que hubo una disminución en la pobreza de Colombia, la informalidad laboral aumentó considerablemente durante el mandato de Uribe. De acuerdo a cifras de ese entonces del Departamento de Estadísticas (DANE), durante el mandato del hoy excongresista, la tasa de subempleo llegó al 32,8% de la población económicamente activa.

Por otro lado, Uribe fue ponente de la controvertida Ley 100, la cual ordena que mediante un proceso de aporte obligatorio, todo residente, trabajador o pensionado en Colombia debe hacerse cargo de la salud de cada persona y para ello se basa en lo siguiente:

Excluye la libre relación paciente/médico y añade un intermediario a esta relación, quien cobra un 12.5% de los ingresos de cada persona, asigna aproximadamente $12 dólares mensuales para cuidar la salud de cada uno y deduce para sí una utilidad por sus servicios de intermediación.

Además de ese 12.5%, cuando un usuario utiliza el servicio médico, debe pagar un ‘bono’, la cual se deriva proporcionalmente de los ingresos mensuales del trabajador y la cual es asignada por la Entidad Promotora de Salud en la que se encuentra el empleado.

La Ley 100 reconoce únicamente dos clases de ejercicio médico: el asalariado y el adscrito a Entidades Promotoras de Salud (EPS ) e Instituciones Prestadoras de Servicios de Salud (IPS).