Así se estarían infiltrando las disidencias de las Farc, ELN y Clan del Golfo en las protestas

Ante la Cámara de Representantes, el Ministerio de Defensa expuso cómo operan estas estructuras criminales en los cascos urbanos, especialmente durante manifestaciones y marchas que se convocan de manera pacífica.

A demostrator hurls a projectile during a protest during a national strike, in Bogota, Colombia September 21, 2020. REUTERS/Luisa Gonzalez
A demostrator hurls a projectile during a protest during a national strike, in Bogota, Colombia September 21, 2020. REUTERS/Luisa Gonzalez

El Ministerio de Defensa entregó a la Cámara de Representantes un documento en el que revela la estrategia que estarían utilizando diferentes estructuras armadas como las disidencias de las Farc, ELN y Clan del Golfo para infiltrase en las manifestaciones en los cascos urbanos.

Según detalla Blu Radio, la Policía Nacional ha identificado tres actores criminales que “activan su capacidad de incidencia delictiva en los centros urbanos, con ocasión del ejercicio del derecho fundamental a la manifestación pacífica”.

Lea: Luis Carlos Vélez es tendencia nacional por su opinión sobre lo que debería hacer Joe Biden

El documento afirma que estos grupos operan en 10 ciudades:

- Bogotá

- Cartagena

- Barranquilla

- Cali

- Cúcuta

- Neiva

- Popayán

- Barrancabermeja

- Medellín

La estrategia del ELN estaría concentrada en generar campañas de desprestigio por los procedimientos de la Fuerza Pública y deslegitimar el Gobierno. Sus instrucciones serían generar una “crisis de gobernabilidad”, detalla el documento.

“Así mismo, promover hechos de protesta y desorden en diferentes puntos que no permitan a la Policía Nacional tener un margen de cobertura total y con ello, afectar la capacidad de reacción, respuesta y apoyo”, citó Blu Radio al documento en cuestión.

Por otra parte el Clan del Golfo estaría utilizando una estrategia similar a la del ELN generando “una campaña seudo política” y difundiendo panfletos de rechazo a la actividad de las autoridades con el fin de “visibilizar su estrategia y vigencia en los territorios”.


People protest outside a police station after a man, who was detained for violating social distancing rules, died from being repeatedly shocked with a stun gun by officers, according to authorities, in Bogota, Colombia September 10, 2020. REUTERS/Luisa Gonzalez
People protest outside a police station after a man, who was detained for violating social distancing rules, died from being repeatedly shocked with a stun gun by officers, according to authorities, in Bogota, Colombia September 10, 2020. REUTERS/Luisa Gonzalez

El Ministerio de Defensa además explicó que los Gao residuales de las disidencias de las Farc han reactivado procesos en las ciudades y tienen redes de apoyo en los núcleos urbanos, especialmente en Bogotá.

La estrategia de infiltración la estarían generando con el apoyo del Partido Comunista Clandestino Colombiano o PC3 y el Movimiento Bolivariano, “cuyos canales de orientación son con estructuras que concentran su influencia en lo rural”, es decir, disidencias que operan en Guaviare y Arauca, detalló el documento.

El informe que entregó el Ministerio de Defensa revela que estos grupos armados financian las actividades de influencia, propaganda y logística en medio de las manifestaciones.

Según datos del Ministerio del Interior, entre el 7 de agosto de 2014 y el 7 de agosto de 2020, se realizaron 14.338 protestas, entre ellas marchas, concentraciones, movilizaciones, paros, bloqueos, huelgas de hambre, entre otros. Desde el 7 de agosto de 2019 al 25 de octubre de este año, la cifra subió a 25.870.

Cabe recordar, que después de las protestas violentas del 9 de septiembre de 2020, el ministro Carlos Holmes Trujillo indicó que habían infiltraciones de grupos armados: “Infiltraciones del Eln, de las disidencias de las Farc y de otros grupos con distintas denominaciones de anarquistas y terroristas que no hacen más que destruir la propiedad pública y la infraestructura ciudadana dedicada a la seguridad, como ocurrió recientemente en Bogotá y en otras capitales”.

Lea: “Otra vez vuelve la ansiedad”: el difícil momento que atraviesa J Balvin

Además, el 22 de septiembre la Fiscalía General reveló audios, documentos y otras evidencias que probarían cómo los grupos disidentes logran colarse entre estudiantiles y activistas.

Los audios obtenidos, que suman más de 1.600 horas, ponen en contexto la probable participación de Justo Villarraga, alias Justo; Érika Flórez, alias Érika; Ruth García, alias Rosita; Greyssi Perilla, alias La Pola, y Miguel Parga, alias El Profe, en los actos vandálicos ocurridos durante las movilizaciones del Paro Nacional que se llevaron a cabo en noviembre de 2019.