Envían a la cárcel a Miguel Parra Niño, el hombre que atacó a su expareja con un hacha en Bogotá

Pese a que Miguel Parra Niño se declaró inocente de los cargos imputados por la Fiscalía, la jueza 69 penal de garantías lo envió a prisión mientras se resuelve si es culpable de “feminicidio agravado en la modalidad de tentativa”.

“Esas hachas las usaba para fotos, yo creo que se obsesionó con la serie de ‘Vikingos’, Miguel se creía un vikingo, él no es del color en el que sale en las fotos, él es más moreno, pero las blanqueaba", dijo Oscar Salazar sobre Miguel Parra en diálogo con Infobae.
“Esas hachas las usaba para fotos, yo creo que se obsesionó con la serie de ‘Vikingos’, Miguel se creía un vikingo, él no es del color en el que sale en las fotos, él es más moreno, pero las blanqueaba", dijo Oscar Salazar sobre Miguel Parra en diálogo con Infobae.

Luego de que la Fiscalía General solicitara ante la jueza 69 de control de garantías de Bogotá enviar a la cárcel a Miguel Camilo Parra, el hombre que atacó con un hacha a su expareja Ángela del Pilar Ferro, la jueza acogió la petición.

Para el ente acusador, Parra representa un peligro para la víctima, su hijo y para la sociedad, por lo que pidió que fuera privado de la libertad de manera inmediata. Argumento que recogió la jueza que consideró al acusado como “un peligro para la víctima, para la sociedad y para el proceso penal”.

Durante la audiencia la defensa de Miguel Camilo solicitó casa por cárcel pero la medida fue rechazada.

La jueza 69 de control de garantías declaró legal y ajustada a los procedimientos de ley la captura de Miguel Camilo, pero el capturado se declaró inocente de los cargos imputados por la Fiscalía: tentativa de feminicidio agravado y maltrato familiar.

Lea: Por narcotráfico capturan a ‘Bam Bam’, ficha de alias ‘Popeye’ en la época de Pablo Escobar

La legalización se presenta en el marco de las primeras 24 horas después de la captura, que se dio este lunes a las 10:40 de la noche en la vereda Bochica, en Fusagasugá.

El ente acusador dijo que, tras la captura, se le practicó a Parra un examen en Medicina Legal que confirmó que no tenía lesiones. La defensa del acusado afirmó que no fue un ataque ‘brutal’ como ha dicho la Fiscalía, y pidió la suspensión de la audiencia.

La Procuraduría confirmó que durante la captura del presunto agresor no hubo vulneración de derecho alguno y que se le informó sobre las razones de la privación de la libertad. Agregó el ente de control que se le ha tratado con respeto y dignidad, a lo cual no hubo objeción de la defensa.

En la foto difundida por la Fiscalía se puede ver que el hombre se cortó el pelo y, según las autoridades, también lo hizo con su barba para ocultarse.

Ángela Ferro y su pareja / Óscar Salazar Facebook
Ángela Ferro y su pareja / Óscar Salazar Facebook

La captura de Parra Niño se presentó en Fusagasugá, cuando el CTI de la Fiscalía, que le seguía el paso, lo ubicó en una casa del municipio, tras activarse la alarma de uno de los carros fuera del inmueble e inmediatamente trasladado a la URI de Puente Aranda.

Lea: Video | Joven denunció que su exnovio filtró videos sexuales en páginas porno y se está “lucrando”

Sobre el día del violento ataque, Ángela Ferro narró en entrevista con Caracol Radio que todavía tenía lagunas en sus recuerdos. “Estábamos hablando del tema que me iba a ir y yo no me acuerdo qué pasó, tengo recuerdos de nosotros hablando de temas puntuales y ya después me desperté en el hospital, no sé qué dije para que este tipo reaccionara así. (…) Él fue agresivo, pero lo compensaba porque era sumamente detallista y me decía que él lo controlaba, que lo manejaba”.

Quién es Miguel Parra

Oscar Salazar le dijo a Infobae que Miguel Camilo Parra Niño se presentó ante su amiga Ángela Ferro como un hombre cristiano, que no tomaba, no fumaba y era administrador de una tienda de artículos para mascotas. Sin embargo, Salazar aseguró que nada de eso era cierto y que el presunto agresor de su amiga era homofóbico, violento y estaba obsesionado con las hachas, de las cuales tenía seis, de diferentes tamaños, guardadas en su casa.

Fiscalía General de la Nación
Fiscalía General de la Nación

“Esas hachas las usaba para fotos, yo creo que se obsesionó con la serie de ‘Vikingos’, Miguel se creía un vikingo, él no es del color en el que sale en las fotos, él es más moreno, pero las blanqueaba. (...) De ocho meses que llevan ellos, yo me dejé de hablar con él desde hace como cuatro o cinco meses porque una vez le dije: ‘bajale, Ángela no está cometiendo ningún error porque ella está con sus amigos y nosotros al ser gays pues no hay problema’. No nos bajaba de maricas hijueputas y nos decía que algún día nos iba a hacer algo”, denunció Salazar a Infobae.