Eduardo Zapateiro (Foto: Reuters/ Luisa Gonzalez)
Eduardo Zapateiro (Foto: Reuters/ Luisa Gonzalez)

El nuevo comandante del Ejército Nacional de Colombia, Eduardo Zapateiro, respondió la tarde del lunes a Juan Fernando Quintero, quien se había referido a las acusaciones que su familia impulsa en su contra por la desaparición del padre del futbolista, Jaime Enrique Quintero Cano.

Zapateiro aseguró estar dispuesto a hablar con Quintero y su familia: “Me uno al sentimiento y al dolor de la familia Quintero. Decirle (al deportista) que lo respeto y que es nuestro ídolo. Las puertas de mi comando estarán abiertas para ti y tu familia”, expresó el comandante en declaraciones televisivas efectuadas luego de su toma de posesión.

Quintero había dicho durante la mañana del lunes que aspiraba “a tener un diálogo muy pronto y saber lo que pasó” con su padre. “Tengo el derecho como hijo a saber qué pasó con mi padre, porque he sufrido y he visto a mi familia sufrir problemas psicológicos y mentales, y la ausencia de mi papá está siempre. Siento el vacío a diario y solo quiero saber lo que pasó”, dice un fragmento del mensaje publicado por quintero en sus redes.

Juan Fernando Quintero
Juan Fernando Quintero

El hecho en contención tuvo lugar en marzo 1995, última vez que se conoció el paradero de Jaime Quintero. En ese entonces se lo llevaron para que prestara el servicio militar obligatorio en la IV Brigada de Medellín, hasta la Brigada XVII, del municipio de Careba, en el Urabá Antioqueño.

Zapateiro era entonces capitán de dicha brigada y, de acuerdo con la familia Quintero Cano, tras días sin saber de su pariente se enteraron que este había tenido un altercado con el hoy comandante del Ejército, hecho que le valió su expulsión. Les dijeron en ese momento que enviarían a Jaime Enrique de regreso a Medellín en un bus, pero aunque los militares dan cuenta de que abordó el vehículo, el hombre nunca llegó a su hogar y desde entonces no se sabe nada de él.

El Ejército colombiano, al conocer los señalamientos contra su nuevo comandante, emitió un comunicado en donde explicó su versión de los hechos. Citó los resultados de las investigaciones realizadas por el Tribunal Administrativo de Antioquia, la Sala Segunda de descongestión de Medellín y la Procuraduría Delegada para la Defensa de los Derechos Humanos.

“Las conclusiones de la Procuraduría Delegada para la Defensa de los Derechos Humanos, las cuales comparte la sala en su totalidad, permiten afirmar que no existe prueba alguna de la responsabilidad de los servidores públicos ni por acción ni por omisión por la presunta desaparición del señor Jaime Enrique Quintero Cano”, dice el fallo.

El Ejército agregó que lamenta “profundamente el hecho victimizante sufrido por la familia Quintero Cano, el cual deja en evidencia el actuar de grupos legales en esa zona, y que condujo a la desaparición del señor Quintero”. Sin embargo, hizo un llamado a la familia para que indaguen los fallos judiciales del caso antes de hacer acusaciones de este calibre.

La familia de Quintero está enfrascada desde hace años en una batalla legal el Estado colombiano. Demandan del Ministerio de la Defensa y el Ejército reparación directa por los daños morales y materiales. De acuerdo con o reportado por El Colombiano, que entabló contacto con la familia, hace un año lograron hablar con Zapateiro y este les dijo que “les iba a contar lo que había acontecido”, promesa que aún no se ha cumplido.

Zapateiro relevó al cuestionado militar Nicacio Martínez, quien estuvo involucrado en varias investigaciones por ejecuciones extrajudiciales, también conocidas como falsos positivos.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: