Juan Manuel Santos y Álvaro Uribe (AP)
Juan Manuel Santos y Álvaro Uribe (AP)

El ex presidente Álvaro Uribe Vélez volvió a arremeter contra su sucesor, Juan Manuel Santos, en su cuenta de Twitter llamándolo una "vergüenza de mentiroso" por no aceptar que estuvo en París durante el tiempo que se planeó y ejecutó la Operación Jaque, en la que el Ejército de Colombia liberó a 15 secuestrados de las FARC, entre los que estaba la ex candidata presidencial colombo francesa Ingrid Betancourt, tres ciudadanos norteamericanos y 11 soldados del Ejército.

Uribe ya había afirmado el día de los 11 años de Jaque -el martes 2 de junio- que Santos no había tenido "nada que ver" con la más exitosa operación militar del Ejército colombiano, la cual se llevó a cabo en 2008 cuando él era presidente y Santos era su ministro de Defensa.

En esa declaración que ayer volvió a compartir en su Twitter, Uribe llamó a Santos el "beneficiario político" de la Operación Jaque y, refiriéndose a este como "el ministro", relata un episodio en el que Santos habría sugerido que de fracasar la operación los secuestrados deberían regresar a la selva con los guerrilleros.

Afirmó que los Altos Mandos del Ejército y las Fuerzas Militares, como los generales Mario Montoya y Fredy Padilla, le pidieron que estuviera en el momento de recibir a los liberados pero que él declinó, a diferencia de Santos, quien "lo necesitaba para su futuro político" y terminó al lado de Ingrid Betancourt en la foto de su liberación.

En respuesta el general Juan Carlos Rico, quien comandó Jaque, emitió un comunicado declarando su "sorpresa" por las palabras de Uribe, rechazó la "utilización política" de la Operación y afirmó que Santos hizo un seguimiento permanente a los avances de la operación y sus preparativos.

"El entonces ministro Santos estuvo al frente de la Operación de manera permanente, mantuvo una fluida comunicación con los Altos Mandos para estar al tanto de los pormenores, supervisó su preparación y ejecución y nos dio todo el apoyo y respaldo político", afirmó el general Rico.

Esto habría ocasionado la reacción airada de Uribe, que compartió en su cuenta de Twitter una imagen de un chat donde afirma "hablan generales" y pide que se publiquen "las fechas del viaje de Santos a Europa, París".

En la conversación uno de los miembros del chat dice que Rico no fue ascendido a general, sino que lo nombró Santos de manera honorífica y que sus declaraciones son la manera de devolverle el favor. "Todo el mundo sabe que de principio a fin esa Operación la hizo el General Montoya", concluye.

Uribe reiteró en otro trino: "Santos miente hasta sobre sus viajes, revisen su viaje al extranjero antes de Jaque, qué vergüenza de mentiroso".

No obstante horas después aclaró: "Corrijo: tuvo varios viajes al extranjero en 2008, antes de Jaque, apareció pocos días antes de llevarla a cabo, a París habría ido después".

También aprovechó para recordarle a Santos la mala hora que está pasando por el caso de Odebrecht y los nuevos testimonios que se han conocido sobre la entrada de dinero de la multinacional brasilera a su campaña reeleccionista de 2014.

"¿Qué pasa que no revelan las pruebas de las reuniones de Santos con Odebrecht? Las mismas fuentes que nos dijeron lo que ahora aparece. ¡O será mejor esperar a que Santos diga la verdad!", dice Uribe en un trino.

Y en otro lo reta: "Santos debería hablar de su participación en Odebrecht y probar que no es mentiroso".

Cabe destacar que Uribe, junto con el también ex presidente Andrés Pastrana, fueron los primeros en revelar que la firma RGQ Logistic de Esteban Moreno -investigado como presunto enlace entre Odebrecht y la campaña de Santos- habría recibido parte de los dineros de la multinacional brasilera que financiaron la reelección del hoy Nobel de Paz.

Después de la polémica que se desató al conocerse el testimonio de Andrés Sanmiguel que describe como 20 escoltas en carros blindados, escoltas de Esteban Moreno, le recibieron 1.500 millones de pesos (USD 466.830) en efectivo destinados a la campaña de Santos, la Fiscalía pidió al Consejo Nacional Electoral la reapertura de la investigación contra el ex presidente por financiación indebida de campañas.