La cooperación entre las autoridades de ambos países han logrado la captura de más de 10 cabecillas del Clan del Golfo.
La cooperación entre las autoridades de ambos países han logrado la captura de más de 10 cabecillas del Clan del Golfo.

Las autoridades de Colombia y Panamá se unieron para debilitar las acciones del Clan del Golfo en la frontera entre ambos países, ubicada en la selva del Darién. Buscan acabar con su presencia en la zona, usada como ruta del narcotráfico, para minería ilegal, extorsión y tráfico de migrantes que buscan llegar hasta Estados Unidos.

El Clan del Golfo es la banda criminal más grande de Colombia en la actualidad, por eso buscan focalizarse en ella, dijo a periodistas Eric Estrada, comandante del Servicio Nacional de Fronteras (Senafront), según cita la agencia EFE. "Esta amenaza a la seguridad se encuentra bastante focalizada y la estructura sigue debilitándose. Se le está golpeando en su componente armado, logístico, y de mando y control", afirmó.

La frontera entre Colombia y Panamá es usada para el tráfico de migrantes que buscan llegar a los Estados Unidos.
La frontera entre Colombia y Panamá es usada para el tráfico de migrantes que buscan llegar a los Estados Unidos.

La cooperación, que es referente regional, tiene como único objetivo acabar por completo con la actividad criminal de esta organización armada surgida en 2006 luego de la desmovilización de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), explicó el jefe del organismo encargado de la vigilancia de las fronteras panameñas.

Sobre su accionar, el Ejército de Colombia manifestó que reclutan menores de edad, un crimen de lesa humanidad, para ensanchar sus filas y poder expandirse para obtener mayor control territorial. E, incluso, exmiembros de las FARC que no se adhirieron al Acuerdo de Paz también están ingresando a ella.

"Hoy en Colombia (el Clan del Golfo) se sostiene con el narcotráfico, la minería criminal, el contrabando, la exportación ilícita de minerales. En el lado colombiano hay migración irregular a la cual están cobrando unas extorsiones", aseguró a EFE el comandante de la Séptima División del Ejército colombiano, Juan Ramírez Trujillo.

La minería ilegal es una de las actividades criminales que buscan acabar en la zona.
La minería ilegal es una de las actividades criminales que buscan acabar en la zona.

Las operaciones que han establecido de forma binacional, desarrolladas desde hace seis meses, buscan evitar la siembra de coca y ya han logrado neutralizar a más de 10 de sus cabecillas. "En una forma soterrada quieren mantener unas rutas de narcotráfico que viene por el Darién Chocó (Colombia) y pasan al Darién de Panamá", explicó Ramírez Trujillo.

Para ello, realizan operaciones en áreas muy inhóspitas donde se resguarda la banda criminal, en la que realizan minería ilegal y tienen los laboratorios de procesamiento de droga. Y que ahora también deben luchar con otras actividades ilícitas alrededor del fenómeno de la migración ilegal de personas de todos los continentes intentado llegar a Norteamérica, detalló a EFE el director del Senafront.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: