La llegada de más de 600.000 venezolanos a Colombia que huyen de la crisis humanitaria en su país ha ocasionado un déficit en algunos centros de salud donde son atendidos; muchos migrantes llegan con enfermedades para acceder a salud o a medicamentos que no encuentran en Venezuela. El Hospital Caribe de Cartagena es el reflejo de esta problemática, ya lanzó una alerta por una deuda que lo tiene a punto de dejar de funcionar.

Varias entidades de salud adeudan al hospital unos 564.959 dólares por la atención de pacientes venezolanos en sus instalaciones, lo cual está afectando las finanzas del centro de salud. Lo más grave de la situación es que cada vez llegan más pacientes que son recomendados por sus familiares, debido a la buena atención que reciben en Colombia.

Los deudores se distribuye así: "Dadis, que son pacientes venezolanos que residen en Cartagena por 1.233 millones (432.683 dólares), en Bolívar por 326 millones (114.399 dólares), Fondo de presos de 30 millones (10.527 dólares). Estamos muy preocupados porque son pacientes que se siguen enfermando y siguen demandando servicios de salud", explicó Fernando Trillo Figueroa, agente interventor especial, a RCN Radio.  

Además, esta demanda de salud también ha provocado la llegada de enfermedades que no eran usuales en la ciudad, como la malaria que ya no existía en la zona y la desnutrición que requiere estadías prolongadas en el hospital.

En la misma emisora radial el alcalde (e) de Cartagena, Sergio Londoño Zurek, señaló que "es una situación que nos está costando más de 2.000 millones (701.005 dólares) de pesos desde que comenzó. Hemos empezado a hablar con el presidente de la República, Juan Manuel Santos, y los ministros responsables para evaluar la situación".

MÁS SOBRE ESTE TEMA: