La pobreza es persistente en la mayor parte de América Latina
La pobreza es persistente en la mayor parte de América Latina

En 2011, Colombia era el tercer país más desigual del mundo, solo superado por Haití y Angola, según un informe del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Hoy, el mismo estudio posiciona al país en el noveno lugar de la lista. Aunque es evidente la mejora de la situación, el Gobierno todavía lucha por superar la pobreza extrema y las diferencias en las condiciones de vida de la sociedad.

Durante el Foro Económico de Davos 2018, Oxfam reveló los resultados de un estudio sobre desigualdad en el mundo, que deja mal posicionada a la región. El 1% más rico de América Latina y el Caribe concentra el 37% de la riqueza, mientras el 50% más pobre solo accede al 3,5% de la riqueza total. Pero si el continente va mal, en Colombia la situación es peor.

La desigualdad en Colombia es superior a la de la mayoría de los países de la región. Según el Banco Mundial, es el tercer país más desigual de América Latina, después de Honduras y Haití. Y según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), es el segundo de la región con mayor desigualdad en la distribución de ingresos. El 1% más rico de la población concentra el 20%.

(Reuters)
(Reuters)

Pese a las desalentadoras cifras, ha habido una evolución significativa. 4,3 millones de colombianos han salido de la pobreza entre 2010 y 2016, así lo indicó Luis Fernando Mejía, director general del Departamento Nacional de Planeación (DNP), en una nota para el diario El Tiempo.

El funcionario también expone que la pobreza monetaria se redujo de 37,2% a 28% en el mismo periodo de tiempo, con una tasa promedio del 32%; "siendo este el promedio más bajo desde que se tienen registros históricos", explica en el artículo.

Así las cosas, expertos han planteado la necesidad de una política pública que incluya temas como educación, ciencia e innovación, desarrollo productivo y sostenible y oportunidades TIC, para que el país mantenga un crecimiento económico incluyente, que sea la base social para superar la pobreza y la desigualdad.

LEA MÁS: