Juan Carlos Mesa, alias “Tom” (Foto: El Tiempo)
Juan Carlos Mesa, alias “Tom” (Foto: El Tiempo)

La Policía de Colombia detuvo a Juan Carlos Mesa, alias "Tom", uno de los narcotraficantes más buscados del país y por cuya captura Estados Unidos ofrecía una recompensa de dos millones de dólares, informaron fuentes oficiales.

El periódico El Tiempo publicó que el capo estaba celebrando su cumpleaños en compañía de varias mujeres y de Jhon Jairo Velásquez Vásquez, alias "Popeye", ex lugarteniente de Pablo Escobar.

A través de su cuenta de Twitter, el Ministerio de Defensa calificó la captura de "Tom" como "uno de los golpes más fuertes al narcotráfico en este año" y detalló que se produjo en el municipio de El Peñol, en el departamento de Antioquia, del que es capital Medellín.

En el breve mensaje del Ministerio, también se detalla que el detenido era "jefe" de la Oficina de Envigado, uno de los principales grupos narcotraficantes de Colombia que opera alrededor de Medellín.

Al momento de la captura, "Tom" estaba escoltado por un anillo de seguridad que fue neutralizado por los efectivos policiales.

“Popeye” se encontraba con “Tom” al momento de su captura
“Popeye” se encontraba con “Tom” al momento de su captura

"En total estaban 12 personas que se están individualizando. Se está evaluando la situación del señor Velásquez Vásquez", afirmó a El Tiempo una fuente del Gobierno.

"Tom" había logrado huir de las autoridades gracias a la alianza que selló con hombres del Cartel del Golfo, con quienes ejecutaba asesinatos, extorsiones y traficaba droga a Europa y Estados Unidos.

Según los datos oficiales, Mesa delinquía desde 1988 y estaba desde 2014 en la Lista Clinton de personas o empresas vinculadas con el narcotráfico.

El alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, había solicitado expresamente en enero pasado que la Policía trabajara para capturar a "Tom" para "que la gente viva tranquila" en su ciudad y en Antioquia.

En abril, el presidente Juan Manuel Santos se comprometió a que la Policía lo capturaría y recordó que se ofrecía una recompensa de dos millones de dólares por quien facilitara información que llevara a su detención.

LEA MÁS: