El ejercicio físico es una medicina natural y poderosa para prevenir la demencia, el cáncer y la inflamación

Estudios realizados por las universidades de Ottawa y de San Pablo detallaron las sustancias que liberan los músculos en movimiento, que pueden evitar la aparición de un amplio espectro de enfermedades

El análisis, llamado “El papel del secretoma muscular en la salud y la enfermedad”, muestra en qué estado se encuentra la ciencia en la comprensión de la compleja bioquímica de los músculos (J.M. GUYON)
El análisis, llamado “El papel del secretoma muscular en la salud y la enfermedad”, muestra en qué estado se encuentra la ciencia en la comprensión de la compleja bioquímica de los músculos (J.M. GUYON)

Cáncer, diabetes, demencias, fragilidad ósea e inflamaciones, son solo parte de los efectos benéficos de la actividad física, según puso de relieve un estudio realizado recientemente por investigadores de la Universidad de Ottawa, en Canadá, y que derriba la limitada creencia que señala a la pérdida de peso y fortalecimiento del sistema cardiovascular como sus exclusivos efectos saludables. Además, especialistas brasileños de la Universidad de San Pablo detectaron que mover el cuerpo podría reforzar el sistema inmune y mejorar la respuesta de las vacunas contra el COVID-19.

Según los investigadores, los músculos esqueléticos producen al menos 650 sustancias cuando se ejercitan, de las cuales se estima que los científicos conocen apenas el 5%, según la revisión de estudios publicada en Frontiers in Physiology.

El análisis, llamado “El papel del secretoma muscular en la salud y la enfermedad”, muestra en qué estado se encuentra la ciencia en la comprensión de la compleja bioquímica de los músculos.

Lo poco que ya se ha descubierto sobre el secrema muscular, es decir el conjunto de sustancias producida por los músculos, asombra a los científicos y allana el camino para un uso aún más eficiente de la actividad física para prevenir y combatir enfermedades, además de retrasar el envejecimiento. Los músculos activos incluso ayudan a que la piel sea más saludable, indicó el estudio canadiense.

El ejercicio físico podría mejorar la respuesta del organismo a la vacunación contra el COVID-19, aún en personas con sus sistemas inmunológicos comprometidos (EFE/ Juan Ignacio Roncoroni)
El ejercicio físico podría mejorar la respuesta del organismo a la vacunación contra el COVID-19, aún en personas con sus sistemas inmunológicos comprometidos (EFE/ Juan Ignacio Roncoroni)

Así, los músculos son fábricas de bálsamos para la buena vida, producen hormonas, factores de crecimiento, sustancias del sistema inmunológico, es decir, toda una gama de proteínas poderosas.

Esta producción se genera impulsada por la contracción muscular que se realiza cada vez que se ejercitan los músculos, agregó el análisis. Produce sustancias llamadas colectivamente mioquinas. Comunican los músculos con otros órganos, como el sistema inmunológico, el cerebro, el hígado, el páncreas, los huesos, los intestinos, la piel, el tejido adiposo y los vasos sanguíneos. También son esenciales para evitar la hipertrofia e impulsar la regeneración y funcionamiento de los propios músculos.

Los médicos recomiendan en función de esto el ejercicio físico a las personas con cáncer, diabetes y enfermedades neurodegenerativas.

El análisis de los especialistas canadienses destacó que los músculos, cuyo número va a los 650 a los 840, ya que no existe consenso en la comunidad científica, son el órgano endocrino más grande del cuerpo. Los músculos son el órgano más pesado del cuerpo y representan aproximadamente el 40% del peso de una persona. Pero sus funciones bioquímicas son aún más significativas. Producen mioquinas únicas, pero también producen y liberan sustancias producidas por otros órganos.

Producen mioquinas únicas, pero también producen y liberan sustancias producidas por otros órganos (Getty)
Producen mioquinas únicas, pero también producen y liberan sustancias producidas por otros órganos (Getty)

Una reciente investigación de la Universidad de San Pablo (USP), Brasil, demostró, además, que el ejercicio físico podría mejorar la respuesta del organismo a la vacunación contra el COVID-19, aún en personas con sus sistemas inmunológicos comprometidos. El estudio fue llevado a cabo en pacientes con enfermedades reumáticas autoinmunes que habían sido vacunadas con CoronaVac. Los que eran físicamente activos producían más anticuerpos que los sedentarios, explicó uno de los autores del estudio, Hamilton Roschel, coordinador del Grupo de Investigación en Fisiología Aplicada y Nutrición de la Facultad de Educación Física y de la Facultad de Medicina de la USP.

“Todo funciona mejor cuando haces actividad física regular, el sistema inmunológico, el sistema cardiovascular, el metabolismo, el cerebro. Absolutamente todo “, subrayó Roschel.

La contracción muscular y las mioquinas juegan en respuesta el uno al otro. A mayor actividad física y, por tanto, contracción muscular, más mioquinas se producen, es decir se liberan sustancias. Un estilo de vida sedentario derivará en enfermedad. Algunas mioquinas, por ejemplo, capturan la glucosa en sangre y la reducen. Son un tratamiento natural para la diabetes. Otros responden a la vasodilatación, remodelan la matriz endotelial (el revestimiento del interior de los vasos sanguíneos) y, por lo tanto, reducen la hipertensión.

El ejercicio actúa sobre la morfología del cerebro. La acción es tan profunda que actúan sobre los microARN y, por lo tanto, ayudan a regular la síntesis de proteínas. Y la práctica regular de ejercicio reduce la inflamación, uno de los grandes males de la vida moderna, dice el especialista en fisiología de los músculos José Cesar Rosa Neto, del Laboratorio de Inmunometabolismo del Departamento de Biología Celular y Desarrollo del Instituto de Ciencias Biomédicas de USP.

Estimulados por el ejercicio, los músculos liberan sustancias con acción antiinflamatoria. Estas son las interleucinas 4, 6, 10 y 13. Sólo hace relativamente poco tiempo que la ciencia descubrió que los músculos, no solo las células inmunes, producen estas sustancias.

La interleucina 6 (IL-6) ganó prominencia en la pandemia, por su asociación con el empeoramiento de COVID-19. En pacientes críticamente enfermos, está elevado y desencadena la temida tormenta de citocinas (en sí misma es una de ellas), un desequilibrio inflamatorio cuyo resultado puede ser la muerte.

Demasiada IL-6 casi siempre es un signo de problemas para COVID-19 y otras enfermedades inflamatorias. Pero no cuando entra en juego el ejercicio. Rosa Neto dice que durante el ejercicio el nivel de IL-6 puede aumentar 100 veces. Pero decae tan rápido como aumenta. Y, mientras tanto, combate la inflamación. Pero si se eleva de manera persistente, como COVID-19 y otras enfermedades, genera una inflamación severa. Las dosis altas y cortas, por otro lado, tienen el efecto contrario y beneficioso, un antiinflamatorio eficaz.

La relación con IL-6 ejemplifica toda la sutileza y complejidad involucrada en la relación entre los músculos y el resto del cuerpo. Una vasta relación de la que poco se sabe. Se estima que el número de mioquinas es mucho mayor que 650, con millones de posibles interacciones. Es una orquesta que toca y se renueva cada vez que una persona ejercita y contrae sus músculos.

En esta orquesta, la intensidad y el ritmo del ejercicio marcan la pauta, dice Rosa Neto. A veces se necesita más tiempo, lo que probablemente sea el caso de la mayoría de las mioquinas antiinflamatorias.

Por otra parte, se libera con el ejercicio la interleucina 15, que tiene acción antitumoral. Los músculos lo segregan cuando se someten a un ejercicio intenso. IL-15 activa la producción de linfocitos T Killers. Estas células del sistema inmunológico patrullan el cuerpo en busca de células infectadas o defectuosas, como las cancerosas, y las destruyen. IL-15 hace que los linfocitos asesinos sean más atentos y eficientes. Una cosa es correcta. La actividad física regular realmente mejora la inmunidad, explicó Rosa Neto.

Para algunas sustancias, se necesita más que tiempo e intensidad. Este es el caso del BDNF, fundamental para la supervivencia y el buen funcionamiento de las neuronas. Para que se libere, se deben ejercitar los músculos de las piernas. Los de los brazos no son importantes en este caso concreto, dijo Rosa Neto.

En general, los músculos son nuestro órgano endocrino más grande y son muy fáciles de estimular, solo contraer. Pero uno de los mayores desafíos es descubrir el patrón de liberación de mioquinas, precisó Rosa Neto. “La carrocería es como un auto nuevo. Puedes tener un modelo increíble, pero se echará a perder si se deja en el garaje “, ejemplificó Roschel.

El ejercicio intenta compensar la falta de actividad física regular en el patrón al que ha evolucionado el cuerpo humano (Getty Images)
El ejercicio intenta compensar la falta de actividad física regular en el patrón al que ha evolucionado el cuerpo humano (Getty Images)

El especialista destacó que no necesariamente se debe ir al gimnasio. Lo importante es ponerse en movimiento. Tampoco es necesario especificar un tiempo, es fundamental aumentar el lapso dedicado a la actividad física dentro de la rutina diaria, dijo Roschel, quien tiene un proyecto que investiga la forma más eficiente de hacerlo.

El ejercicio intenta compensar la falta de actividad física regular en el patrón al que ha evolucionado el cuerpo humano. El cuerpo no está hecho para quedarse quieto. Se enferma y muere. El modelo de fábrica de la naturaleza, dijo Claudio Gil Araújo, es caminar rápido. Así es como la Humanidad caminó durante la mayor parte de su viaje iniciado hace más de 300.000 años.

Pero correr, nadar, andar en bicicleta, hacer pesas, bailar y muchas otras actividades funcionan como paliativos en nuestro tiempo, cuando pasamos la mayor parte sentados o acostados.

No serán meras décadas de estilo de vida moderno y sedentario lo que transformará el organismo humano. No es de extrañar que el sedentarismo se considere una enfermedad, dice Araújo.

Los músculos se activan de muchas formas, en diferentes momentos y con interacciones variables, con diferentes intervalos y dosis. Es imposible concentrar todo esto en una droga, aclaró Rosa Neto.

El consenso entre los científicos es que el ejercicio por sí solo es una medicina natural y poderosa contra antiguas y nuevas dolencias.

SEGUIR LEYENDO

TE PUEDE INTERESAR