Cómo la liberación de las patentes puede colaborar para generar más accesibilidad a las vacunas

Al liberarse las patentes, las vacunas se hacen menos costosas. La propuesta liderada por India y Sudáfrica de renunciar a algunos de los derechos de propiedad intelectual ha obtenido el apoyo de más de 100 países

Al liberar las patentes de las vacunas, quedan con bajo costo y son muchos más los que pueden tomar la formula y reproducirlas en su país
Marta Fernández Jara - Europa Press
Al liberar las patentes de las vacunas, quedan con bajo costo y son muchos más los que pueden tomar la formula y reproducirlas en su país Marta Fernández Jara - Europa Press

Uno de los primeros niños australianos en ser vacunados contra la poliomielitis en la década de 1950, Joan McMeeken, hoy profesor en la facultad de odontología, medicina y ciencias de la salud de la Universidad de Melbourne, ha realizado una extensa investigación sobre la forma en que la poliomielitis afectó a la sociedad. “Hubo un placer universal de que finalmente se hubiera producido la vacuna porque había habido medio siglo de preocupación por la polio”, explica.

Cuando se difundió la noticia del éxito de la vacuna, la respuesta del Dr. Salk a una pregunta sobre los derechos de propiedad intelectual sobre la vacuna fue citada en periódicos de todo el mundo. Han pasado más de 60 años desde que el Dr. Salk expresó ese sentimiento, pero a medida que el mundo continúa lidiando con la pandemia del coronavirus, siguen sin resolverse grandes interrogantes sobre el papel que deben desempeñar los derechos de propiedad intelectual en el desarrollo de vacunas.

¿Para qué sirven las patentes?

La razón por la que tenemos patentes es para recompensar a las personas por el esfuerzo que implica desarrollar una nueva tecnología
Eduardo Sanz - Europa Press
La razón por la que tenemos patentes es para recompensar a las personas por el esfuerzo que implica desarrollar una nueva tecnología Eduardo Sanz - Europa Press

El profesor de la Facultad de Medicina y Salud Pública de la Universidad Flinders, Nikolai Petrovsky, también dirige la investigación en la empresa de desarrollo de vacunas Vaxine en Adelaida. Su empresa atrajo fondos por primera vez del gobierno de los Estados Unidos después de los temores de ántrax que siguieron a los ataques del 11 de septiembre.

Desde entonces, su método patentado se ha utilizado en proyectos de desarrollo de vacunas en respuesta a brotes de otras enfermedades, como la gripe porcina, el ébola y el MERS. Para él poder proteger la propiedad intelectual ayudó a que la investigación fuera económicamente viable. “La razón por la que tenemos patentes es para recompensar a las personas por el esfuerzo que implica desarrollar una nueva tecnología -asegura-. Hemos estado desarrollando nuestra vacuna durante 20 años y se han invertido más de 50 millones de dólares”.

En Australia, las patentes estándar sobre dispositivos, sustancias, métodos o procesos tienen una duración de 20 años y permiten que el titular de la patente utilice la invención con fines comerciales durante ese período. El Dr. Petrovsky dijo que poder patentar nuevas versiones de vacunas sirvió como un incentivo que impulsó la innovación.

Pero la profesora asociada de salud pública de la Universidad La Trobe, Deborah Gleeson, quien también representa a la Asociación de Salud Pública de Australia, dijo que la crisis de salud global provocada por COVID-19 había puesto de relieve las deficiencias de los derechos de propiedad intelectual. Para ella ¨la idea de que las patentes permitieran a las empresas que financian el desarrollo de vacunas seguir siendo económicamente viables no era necesariamente precisa. Esa lógica no es cierta en el contexto de una pandemia. El desarrollo de las vacunas COVID-19 y otros productos para combatir la pandemia ha sido respaldado por enormes cantidades de fondos gubernamentales”.

¿Las patentes son responsables de la lentitud en la vacunación?

La OMC celebra el apoyo de EEUU a la suspensión de patentes y pide prontas negociaciones EFE/EPA/SALVATORE DI NOLFI / Archivo
La OMC celebra el apoyo de EEUU a la suspensión de patentes y pide prontas negociaciones EFE/EPA/SALVATORE DI NOLFI / Archivo

A fines del año pasado, Médicos Sin Fronteras dijo que estimaba que los seis proyectos que lideraban la investigación de la vacuna COVID-19 habían recibido $ 12 mil millones de dólares en fondos públicos durante la pandemia.

La directora de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha declarado públicamente que el bloque está “listo para discutir” una propuesta respaldada por Estados Unidos para una exención de las patentes de las vacunas Covid-19 y el presidente francés, Emmanuel Macron, también se alineó en ese sentido, indicando en rueda de prensa que estaba “absolutamente a favor del plan como presión creada para una medida que podría impulsar su producción y distribución en todo el mundo”.

Las compañías farmacéuticas reaccionaron con enojo, y algunos países con asombro, ante la decisión de la administración de Joe Biden de respaldar la suspensión temporal de los derechos de patente de la vacuna.

Von der Leyen afirmó en su última rueda de prensa que “el esfuerzo de vacunación de la UE se estaba acelerando, con 30 europeos vacunados cada segundo mientras también exportaba más de 200 millones de dosis”, pero argumentó en concordancia que “estaba lista para discutir cualquier propuesta que aborde la crisis de una manera efectiva y pragmática… Por eso estamos listos para discutir cómo la propuesta de EE. UU. de una exención sobre la protección de la propiedad intelectual para las vacunas Covid-19 podría ayudar a lograr ese objetivo "

Petrovsky afirmó que la “falta de capacidad estaba afectando el suministro mundial de vacunas en lugar de las restricciones asociadas con las patentes. Los problemas que estamos enfrentando en este momento, que son muy graves, son la falta de capacidad de fabricación.

Bolivia inició una campaña para la liberación de las patentes EFE/Martín Alipaz
Bolivia inició una campaña para la liberación de las patentes EFE/Martín Alipaz

Sin embargo, Gleeson se encuentra firmemente en el campo de las personas que creen que las patentes han desempeñado un papel en el retraso de la producción mundial y el lanzamiento de las vacunas COVID-19. “En este momento, tenemos un puñado de empresas que tienen los derechos exclusivos para fabricar las vacunas y no pueden producir lo suficiente para satisfacer la demanda mundial”, afirmó. A lo largo de la pandemia, se ha destacado repetidamente el mejor acceso de los países más ricos a las vacunas en comparación con los países más pobres. “Existe capacidad en Asia, África y América del Sur para fabricar vacunas, y hay empresas que podrían estar haciendo esto si pudieran acceder a la información y los conocimientos técnicos”, explica. Gleeson.

Desde octubre del año pasado, la propuesta liderada por India y Sudáfrica de renunciar a algunos de los derechos de propiedad intelectual sobre las herramientas médicas COVID-19 a través de la OMC, ha obtenido el apoyo de más de 100 países miembros. Estados Unidos y la Unión Europea se encontraban entre los miembros que no habían apoyado la propuesta.

Teniendo en cuenta que hay muchos miles de personas que mueren todos los días en India y otros países que se ven gravemente afectados por la pandemia, cada día que retrasamos el aumento de la producción significa más muertes por la pandemia. Significa más tiempo antes de que tengamos la pandemia bajo control y más riesgo de que surjan variantes”, concluye Gleeson.

SEGUIR LEYENDO: