La región oscura central es la sombra del agujero negro, explicaron los investigadores(AFP)
La región oscura central es la sombra del agujero negro, explicaron los investigadores(AFP)

El término "agujero negro" surgió en la década de 1960 gracias al físico John Archibald Wheeler; sin embargo, las diferentes interpretaciones visuales que de ellos se han hecho con base en observaciones científicas han permitido determinar algunas de sus características y posibles apariencias.

Se cree que se forman cuando las estrellas mueren o explotan y según la ley de la relatividad general publicada en 1915 por Albert Einstein, la atracción gravitacional de estos "monstruos" cósmicos es tal que no se les escapa ni la materia, ni la luz. Por lo tanto no se pueden observar directamente.

Antes de abril de 2019, las imágenes disponibles de los agujeros negros eran simulaciones realizadas por artistas. Imaginaciones de cómo deberían verse basadas en datos e información compleja.

La imagen es una representación del agujero Cygnus X-1 en la Vía Láctea. (Foto: NASA)
La imagen es una representación del agujero Cygnus X-1 en la Vía Láctea. (Foto: NASA)

Por ejemplo, en 2011, el Observatorio Europeo del Sur realizó una visualización del agujero Cygnus X-1 en la Vía Láctea y en la imagen se muestra un disco de color rojo y naranja, el cual está conformado por los materiales de su estrella compañera mismos que son succionados por el agujero con el fin de absorberlos o ser redirigidos lejos de él.

En 2015, el Conjunto de Telescopios Espectrópicos Nucleares de la NASA y los telescopios XMM-Newton de la Agencia Espacial Europea (ESA) recopilaron datos con los cuales se elaboró una imagen de un agujero negro en la galaxia Pinwheel, la cual podría explicar que estos expulsan radiación y vientos a gran velocidad.

Los astrónomos han usado telescopios espaciales de la NASA para aprender cómo se abren los agujeros y los detectan a partir de una erupción con luz de rayos X. "Los resultados sugieren que los agujeros negros supermasivos envían rayos X cuando sus coronas circundantes, fuentes de partículas extremadamente energéticas, disparan o se lanzan lejos de los agujeros", informó la NASA.

Otra de las imaginaciones visuales más relevantes fue la que tenía forma de taza de té, que se formó, según la NASA, en una galaxia donde una tormenta cósmica se estaba librando.

El agujero se formó, según la NASA, en una galaxia donde una tormenta cósmica se estaba librando. (Foto: NASA)
El agujero se formó, según la NASA, en una galaxia donde una tormenta cósmica se estaba librando. (Foto: NASA)

La Agencia Espacial Europea compartió a finales de 2016 una ilustración se muestra a una estrella similar al Sol cerca de un agujero negro supermasivo que gira rápidamente con una masa de aproximadamente 100 millones de veces la masa de el Sol en el centro de una galaxia lejana.

Recientemente se hizo una imagen que pudo captar el observatorio ALMA de los gases fríos y nebulosos que fluyen alrededor del agujero Sagittarius A, en la Vía Láctea. La imagen muestra áreas rojas de gas de hidrógeno que se aleja en relación con la Tierra, mientras que la parte azul representa el gas que se mueve hacia ella.

De acuerdo con el Observatorio Nacional de Radioastronomía "esta información proporcionará nuevos conocimientos sobre las formas en que los agujeros negros devoran la materia y la compleja interacción entre un agujero y su vecindario galáctico".

Pero la imagen más importante de un agujero negro salió a la luz en abril de 2019, después de que los ocho telescopios del Event Horizon Telescope, entre ellos el Gran Telescopio Milimétrico Alfonso Serrano, de México, tomaron datos durante cinco noches de 2017 y pudieron procesarlos correctamente para obtener una fotografía real de los materiales alrededor de un agujero negro.

Una ilustración muestra a una estrella similar al Sol cerca de un agujero negro supermasivo. (Foto: ESA)
Una ilustración muestra a una estrella similar al Sol cerca de un agujero negro supermasivo. (Foto: ESA)

Al respecto, la astrofísica Monika Moscibrodzka mencionó que "la imagen se construyó como un rompecabezas, pues se tomaron diferentes fotos tomadas en cuatro días distintos por la red de telescopios funcionando como un único radiotelescopio".

Si bien por definición un agujero negro no puede verse, lo que se puede percibir, y así fue, es la materia brillante que lo rodea, la cual se compone de gases calientes y restos de estrellas descompuestas por el entorno gravitacional y esta materia puede ser detectada antes de ser engullida por el agujero negro.