Ecuador: vendían falsas vacunas contra el COVID-19 que podrían contener sólo agua de mar

Los informes preliminares de la Agencia de Control y Regulación Sanitaria indican que el líquido de las supuestas vacunas era alguna solución salina

Los informes preliminares indican que el líquido de las supuestas vacunas podría ser solución salina o incluso agua de mar. Hay 5 detenidos. (Foto: Tomada de ARCSA)
Los informes preliminares indican que el líquido de las supuestas vacunas podría ser solución salina o incluso agua de mar. Hay 5 detenidos. (Foto: Tomada de ARCSA)

Cinco personas fueron detenidas por comercializar falsas vacunas en contra del COVID-19 en Manta, una ciudad costera ubicada a 400 kilómetros de Quito. La Fiscalía General del Estado, el Ministerio de Salud y la Agencia de Control y Regulación Sanitaria (ARCSA) en un operativo conjunto identificaron 43 supuestas vacunas en un centro clandestino de esa ciudad.

Los delincuentes, que ahora son procesados por estafa, reenvasaron un líquido en frascos de vacunas para hacerlas pasar por vacunas en contra del virus. La ARCSA indicó en un comunicado que un informe preliminar de laboratorio arrojó la presencia de altos índices de sodio en el líquido reenvasado. Por lo que podría tratarse de suero salino o incluso agua de mar. Sin embargo, “se mantiene el análisis para seguir estableciendo las condiciones organolépticas del producto decomisado”, dice el comunicado

Según el Código Integral Penal del Ecuador, la estafa está sancionada con privación de libertad de cinco a siete años. Este delito se define como la simulación de hechos falsos o la deformación u ocultamiento de hechos verdaderos, para inducir a error a otra persona, con el fin de que realice un acto que perjudique su patrimonio o el de una tercera.

Las supuestas vacunas llegaron en condiciones no aptas para su aplicación, pues no se respetó la cadena de frío obligatoria para su conservación.

Los productos incautados fueron trasladados por agentes de la Fiscalía a Guayaquil, para ser analizados en el Laboratorio de Referencia de la ARCSA, en donde les aplicaron los análisis físico-químicos respectivos (cloro, barrido de espectro-fotómetro, absorción atómica), para determinar si la solución acuosa que contienen las jeringuillas es alguna vacuna autorizada que ha sido reenvasada o se trataría de otro líquido. Aunque se tiene sospechas de qué líquido habría sido reenvasado, aún no se determina el contenido de los envases.

La directora ejecutiva de la ARCSA, Ana Karina Ramírez, advirtió y exhortó a los ciudadanos a “que no se apliquen vacunas en lugares externos a la Red Integral de Salud y que denuncien la existencia de estos centros clandestinos que ponen en riesgo la salud de los ecuatorianos”.

No es la primera vez que se denuncian a bandas que ofrecen vacunas falsas contra el COVID. En enero de este año, a través de mensajes de Whatsapp, circulaba información sobre la venta y aplicación de las supuestas vacunas. La Patrulla Cibernética de la Policía Nacional encendió las alertas. Según la información que recogen medios locales, a los interesados se les pedía que depositen el 50 % del valor de la vacuna falsa.

Este fin de semana, otro incidente relacionado a la vacunación también sucedió. En un recinto oficial de vacunación, una de las enfermeras no aplicó la dosis de la vacuna a una adulta mayor, según quedó registrado en un video.

Actualmente, el gobierno ecuatoriano lleva a cabo el Plan 9-100, con el que prevé vacunar a 9 millones de ecuatorianos en 100 días.

La primera fase de este plan, que tenía por objetivo inmunizar a las personas mayores de 65 años, a personas de 50 a 64 años, con condiciones graves, discapacidad y enfermedades crónicas, al personal de salud y a las personas que trabajan o viven en condiciones de alto riesgo de contagio, terminará este 15 de junio.

En esa fecha se abrirá la convocatoria a la segunda fase del plan para que las personas de 50 a 64 años y las personas de 16 a 49 años con condiciones graves, discapacidad y enfermedades crónicas puedan vacunarse.

SEGUIR LEYENDO