EEUU llegó a un acuerdo con Ecuador de USD 3.500 millones para ayudarlo “a salir de la trampa de la deuda china”

El Gobierno de Lenín Moreno accederá a recursos del Banco de Desarrollo norteamericano para reemplazar parte de su deuda externa a cambio de excluir a los grupos chinos de las redes de telecomunicaciones del país

El presidente de Ecuador Lenín Moreno. EFE/José Jácome/Archivo
El presidente de Ecuador Lenín Moreno. EFE/José Jácome/Archivo

Ecuador firmó un acuerdo marco con la Corporación Financiera Internacional para el Desarrollo de Estados Unidos (DFC, por su sigla en inglés) que le permite acceder hasta 3.500 millones de dólares para reemplazar parte de su deuda externa y reactivar al sector productivo, dijo el jueves el presidente Lenín Moreno. El proceso de precancelación de una parte de la deuda pública incluye las obligaciones crediticias con China.

La deuda del Ecuador con China se remonta a la década de Rafael Correa en el poder, cuyo gobierno dejó de pagar la deuda soberana del país en 2008. Luego le dio la espalda a las instituciones de préstamo de Washington y acordó una serie de acuerdos de petróleo por préstamos con China, que todavía está pagando.

Moreno ha criticado los acuerdos con China por ser opacos y perjudiciales para el país. Su gobierno ha renegociado los términos de parte de la deuda y el año pasado aseguró 2.000 millones de dólares en dinero nuevo de un banco chino.

Adam Boehler, director ejecutivo del banco de desarrollo de EEUU, calificó el acuerdo de “modelo novedoso” para expulsar a China de la nación latinoamericana.

Una de las principales condiciones del acuerdo con Ecuador es que Quito firme lo que la administración Trump llama “La Red Limpia” - una iniciativa del departamento de Estado diseñada para asegurar que las naciones excluyan a los servicios de telecomunicaciones chinos y a los proveedores de equipos mientras construyen sus redes móviles de alta velocidad 5G.

La administración Trump espera que el acuerdo proporcione una plantilla que anime a otras naciones a despojarse de la deuda china y eliminar las empresas de telecomunicaciones chinas de sus redes.

“Es un enfoque novedoso que combina muy fuertemente ambas misiones del DFC. La primera es que vamos a impactar el desarrollo en Ecuador de una manera muy positiva”, dijo Boehler al Financial Times. El DFC se creó para que ningún país autoritario tuviera una influencia indebida sobre otro país y estamos abordando ese factor con este acuerdo.”

En una entrevista anterior con el FT, Boehler dijo que el DFC no tomó la iniciativa en materia de política exterior, pero era consciente de lo que China estaba haciendo en todo el mundo y de la necesidad de que los EEUU “jueguen a la ofensiva”. Dijo que las inversiones chinas se habían convertido en una “droga” para los países que creaban trampas de deuda.

Los problemas de liquidez del país andino se agudizaron con la pandemia del coronavirus, lo que obligó al Gobierno a renegociar el año pasado su deuda en bonos soberanos y buscar nuevos créditos con el Fondo Monetario Internacional y otros multilaterales. “El acuerdo es para la entrega de hasta 3.500 millones de dólares para prepagar la deuda cara y reactivar al sector productivo”, dijo Moreno en una rueda de prensa virtual.

El acuerdo está atado a que se pueda “monetizar” activos, es decir a proyectos que sean concesionados a inversores privados en sectores de petróleo, telecomunicaciones e hidroeléctricas para obtener mayores recursos e inyectarlos al sector productivo, según el ministro.

Las condiciones de los recursos serán a 8 años plazo y 2,48% de tasa de interés anual e irán llegando de acuerdo a los proyectos que tenga el país en carpeta, dijo Pozo.

La deuda pública de Ecuador se ubicó en unos 60.000 millones de dólares, equivalentes al 62,1% del Producto Interno Bruto (PIB) del país en noviembre del 2020, según datos oficiales.

El DFC dijo que el marco ayudaría a Ecuador a salir “de un ciclo de trampa de la deuda en beneficio de su economía y su pueblo a través de un nuevo desarrollo y nuevos empleos”. Pero subrayó que todo el dinero proporcionado en virtud del acuerdo requeriría la plena diligencia debida y la aprobación de la DFC.

El acuerdo con Estados Unidos se suscribe a pocos meses de que Moreno abandone el cargo el 24 de mayo, algo más de tres meses después de que los ecuatorianos acudan a las urnas el 7 de febrero. El Gobierno dijo que el cambio de autoridades tanto en Estados Unidos como en Ecuador no afectará al desarrollo del acuerdo marco entre ambas naciones.

Con información de Reuters

MÁS SOBRE ESTE TEMA: