Once personas murieron durante un tiroteo entre policías y ladrones tras un intento de robo en dos sucursales bancarias en la ciudad brasileña de Guararema, en la región metropolitana de San Pablo, informaron fuentes policiales.

Las once víctimas eran sospechosas de robo y fallecieron durante un tiroteo con los agentes, que no resultaron heridos, confirmó la Policía Militar. Solo uno de los delincuentes fue detenido. El hecho ocurrió en momentos en que el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, pidió ser más duros con el crimen.

Un total de 25 ladrones fuertemente armados con fusiles y pistolas participaron en el intento de asalto a las sucursales del Banco do Brasil y el Santander Brasil, situadas a pocos metros de una misma calle en Guararema, una turística localidad de unos 30.000 habitantes situada a unos 80 kilómetros de San Pablo.

Los delincuentes incluso hicieron explotar los cajeros electrónicos de una de las agencias, pero la llegada de la policía frustró el robo.

"Lo primero que ocurrió fue el intercambio de tiros con los policías territoriales de la región, que pidieron refuerzos. La Rota (el batallón de operaciones especiales de la Policía Militarizada de San Pablo) bloqueó las vías para que no consiguieran escapar", explicó el comandante de la Rota, Mario Alves da Silva, en declaraciones a la televisión Globo.

Durante la fuga, en la que usaron cinco coches blindados, los sospechosos entraron en una casa y tomaron a una familia como rehén, aunque posteriormente los liberaron.

De acuerdo con las autoridades, los sospechosos ya estaban siendo controlados por el Grupo de Combate al Crimen Organizado (Gaeco), vinculado con el ministerio público, y se sabía que estaban planeando un ataque en la región.

"No sabíamos el lugar exacto en el que realizaría el ataque, por eso reforzamos la seguridad en esas dos ciudades", agregó Silva.

El robo en cajeros electrónicos mediante el uso de explosivos es común en Brasil y suele ser perpetrado por grupos criminales organizados.

La semana pasada un grupo de hombres fuertemente armados asaltó en Brasilia un hotel situado junto a la residencia oficial de la Presidencia de Brasil y huyó con una suma de dinero no precisada tras destruir con explosivos tres cajeros bancarios electrónicos.

La delincuencia es amplia en Brasil y se ha convertido en un verdadero flagelo social. El año pasado más de 60.000 personas murieron por la violencia. Además, la policía ha sido acusada de cometer asesinatos extrajudiciales y de fomentar la violencia en múltiples oportunidades.

Jair Bolsonaro felicitó a la Policía

El presidente de Brasil felicitó a la Policía por su "rápida y eficiente acción" contra el robo de dos bancos.

Bolsonaro, en el poder desde el pasado 1 de enero, aplaudió el "trabajo" de los agentes de la ROTA, el batallón de operaciones especiales de la Policía Militarizada de San Pablo y que frustró el intento de asalto a dos sucursales bancarias.

"Felicidades a los policías de la ROTA (PM-SP) por la rápida y eficiente acción contra 25 bandidos fuertemente armados y equipados que intentaron asaltar dos bancos en la ciudad de Guararema y todavía hicieron rehén a una familia. 11 bandidos murieron y ningún inocente resultó herido. Buen trabajo!", afirmó el mandatario a través de Twitter.

En el discurso pronunciado durante su investidura, Bolsonaro, un capitán de la reserva del Ejército, se comprometió a combatir el crimen y honrar a "aquellos que sacrifican sus vidas en nombre de la seguridad".

Una de las principales medidas para luchar contra la delincuencia ha sido la de liberar el comercio de armas e inhibir la acción de los delincuentes, una propuesta que complementa con otra que apunta a dotar de protección jurídica a los policías que maten a un delincuente en "ejercicio de su deber".

Según ha dicho Bolsonaro en anteriores ocasiones, la Policía debe "resolver" el problema del crimen y si "mata a 10, 15 o 20 (delincuentes), con 10 o 30 tiros en cada uno, un agente debe ser condecorado, no procesado".

Quien también se sumó a las felicitaciones fue el gobernador de San Pablo, Joao Doria, quien se ha comprometido a combatir la delincuencia con mano firme. "Bandidos que usan escopetas, fusiles y ametralladoras no salen de paseo. Ellos han salido para asaltar y hacer víctimas. Felicitaciones a los policías que actuaron y pusieron en el cementerio diez bandidos más", dijo Doria en declaraciones a la televisión Globo.

(Con información de EFE y AP)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: