Jair Bolsonaro
Jair Bolsonaro

El ultraderechista Jair Bolsonaro, candidato a la Presidencia de Brasil y líder en los sondeos, dio un paso más en su recuperación al pasar a planta en el hospital donde se recupera de una puñalada, pero ve "imposible" volver a hacer campaña en las calles antes de las elecciones de octubre.

El aspirante por el Partido Social Liberal (PSL) abandonó este sábado la unidad de cuidados semiintensivos y fue trasladado a una sala común en el hospital Albert Einstein de Sao Paulo, a falta de apenas dos semanas para la celebración de los comicios.

El capitán en la reserva del Ejército espera recibir el alta médica a finales de mes, si bien es pesimista en lo que respecta a retomar activamente la campaña electoral antes de las elecciones del 7 octubre.

De todas formas, el candidato continúa lanzando promesas a través de su Twitter. En un nuevo mensaje que busca agradar a los mercados, el candidato ultraderechista planteó ajustar el gasto público, reduciendo el número de ministerios y privatizando empresas públicas.

El equipo médico reportó que "evoluciona con una mejora clínica progresiva" de la estocada que recibió el pasado día 6 durante un mitin electoral en el municipio de Juiz de Fora, en el estado de Minas Gerais.

El ataque, cometido por un hombre que alegó "temores" ante las "radicales propuestas" de Bolsonaro, le causó graves lesiones en el aparato intestinal que le obligaron a pasar dos veces por el quirófano.

Asimismo, tuvo que someterse a un drenaje el jueves tras detectarle un cúmulo de líquido residual.

Tras más de dos semanas internado, Bolsonaro, un nostálgico de la dictadura militar (1964-1985) con un largo historial de declaraciones machistas, homofóbicas y racistas, recibe "dieta pastosa" que se complementa con alimentación intravenosa.

También da pequeños paseos fuera del cuarto sin presentar "fiebre, dolor, ni disfunciones orgánicas".

"Creo que tendré el alta en los próximos días, pero continúo con mucho antibiótico", explicó Bolsonaro en una entrevista divulgada en la noche del viernes en el diario 'Folha de Sao Paulo'.

"Cumplo rigurosamente las órdenes médicas. Es imposible ir para la calles o participar en los debates antes de la primera vuelta. Voy a hacer intervenciones por Internet", completó.

Bolsonaro ya se ha perdido dos de los cuatro debates televisados que se han celebrado hasta la fecha con el resto de los aspirantes a la Presidencia y previsiblemente se perderá los dos que faltan antes de la cita electoral.

Dos sondeos divulgados esta semana confirmaron al ultraderechista como el máximo favorito para los comicios con un 28 % de las intenciones de voto. Le sigue Fernando Haddad, el sucesor del encarcelado expresidente Luiz Inácio Lula da Silva como candidato del Partido de los Trabajadores (PT) y a quien las encuestas le atribuyen entre el 16 % y el 19 % de las simpatías.

De confirmarse esas expectativas y ninguno superar el 50 % de los votos, lo dos se medirían el 28 de octubre en una segunda vuelta para la que los sondeos prevén un empate técnico.

(Con información de EFE)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: