Si las elecciones fueran hoy, Luiz Inácio Lula da Silva  ganaría con holgura la primera vuelta de las elecciones presidenciales de Brasil aunque está lejos de la mitad más uno de los votos necesarios para evitar el ballotage. Así lo muestran diversas encuestas, pese a que el líder del PT cumple una condena de prisión de 12 años por corrupción. Dos de las últimas publicadas, de Datafolha y XP Presidential Poll, le sitúan como el máximo favorito… pero el escenario a seis semanas de las elecciones es de total incertidumbre.

Primero, porque tal y como recogió XP, existe todavía un mayor número de indecisos que de potenciales votantes de Lula.

Pero además, porque el Tribunal Superior Electoral debe decidir si habilita o veta la candidatura del líder del PT, que estaría vetada por la ley de "ficha limpia" que él mismo impulsó como presidente y que impide ser candidatos a las personas con condenas firmes, como es su caso. El Tribunal electoral recibió 16 impugnaciones a la candidatura del líder del PT. Y tiene tiempo hasta el 17 de septiembre para expedirse.

Mientras tanto, en segundo lugar se ubica el diputado de ultraderecha Jair Bolsonaro (Partido Social Liberal) con buenos números, pero lejos de su principal contendiente.

Las encuestadoras están forzadas a preguntar por un escenario con Lula como candidato y otro sin él. De bajo de Bolsonaro existe una gran dispersión  entre un puñado de candidato que hoy cosechan escasa ashesión pero intentaran sacar provecho y recolectar votantes del PT si finalmente Lula es apartado de la contienda.

La primera vuelta electoral será el 7 de octubre y el casi seguro ballotage se realizará el 28 del mismo mes.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: