Evo Morales y Sebastián Piñera (biobiochile.cl)
Evo Morales y Sebastián Piñera (biobiochile.cl)

La disputa entre Bolivia y Chile sobre la obligación de Santiago de negociar una salida al océano Pacífico para el país andino entró este lunes en su última fase, con el inicio de los alegatos orales en la Corte Internacional de Justicia, en presencia del presidente boliviano, Evo Morales.

La sesión comenzó a las 10 (hora local, 9 GMT). La delegación boliviana será la encargada de abrir durante dos días los alegatos orales ante este tribunal de la ONU con sede en La Haya, que se prolongarán hasta el 28 de marzo. El fallo final de los magistrados se espera meses después.

Los alegatos del país altiplánico serán respondidos el 22 y 23 por Chile, y posteriormente Bolivia abrirá una segunda ronda el día 26, con una audiencia para Chile el 28.

Corte de la Haya
Corte de la Haya

El reclamo ante la CIJ fue presentado en abril de 2013, solicitando al tribunal que "falle y declare que Chile tiene la obligación de negociar de buena fe con Bolivia un acuerdo pronto y efectivo que le otorgue una salida plenamente soberana al océano Pacifico".

Por el lado chileno, la más alta autoridad chilena presente es el canciller Roberto Ampuero, nombrado recientemente por el Gobierno de Sebastián Piñera.

Argumentos

El gobierno de Morales argumenta que a lo largo del siglo XX, Chile ofreció en diferentes gobiernos y momentos solucionar el tema de un acceso soberano al mar tras la Guerra del Pacífico de 1879-1883, cuando Bolivia perdió 120.000 km2 de territorio y 400 km de costa, su única salida al mar, pero que nunca cumplió.


(Mapa: Bolivia reclama como propia la región de Antofagasta)

La tesis de Chile, es que si bien, a lo largo de su historia, ha dialogado con Bolivia para mejorar su acceso al Pacífico, no lo ha hecho como un reconocimiento de una obligación pendiente, sino como un acto de buena vecindad.

Además, el canciller chileno resaltó el domingo que "no hay ni un centímetro cuadrado del territorio chileno, de soberanía chilena, que esté en juego" en la demanda.

Chile y Bolivia sólo tienen relaciones a nivel consular desde 1978, tras un fallido acercamiento.

Altas expectativas

En la antesala de los debates orales, los dos gobiernos manifestaron su optimismo. La CIJ emitiría un fallo a fines de este año o a principios del próximo.

La esperanza Morales es tal, que incluso sugirió que tras el fallo de La Haya, que considera que será positivo, deberían elegirse mediadores, como la ONU, el papa Francisco y ex presidentes, para darle un seguimiento.

El presidente chileno Sebastián Piñera, que asumió el mando la semana pasada, opinó con igual optimismo. "Quiero reafirmar una vez más la unidad y fortaleza de los argumentos de la posición chilena, tanto en lo legal, jurídico, como histórico y los hechos".

Chile ha insistido que el Tratado de Paz de 1904 definió los límites de mutuo acuerdo y que la más alta instancia judicial de la ONU no le puede obligar a ceder ni soberanía ni territorio.

Bolivia obtuvo su primera victoria en la CIJ en septiembre de 2015, cuando la Corte resolvió que tenía competencia sobre la demanda, pese a la objeción preliminar de Chile.

Si bien esa resolución fue mero trámite, La Paz la consideró un éxito que reveló la debilidad de Santiago en el proceso, pues el fallo del tribunal fue de 14 votos contra 2.

(Con información de EFE y AFP)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: