Un estudio realizado en aerolíneas estadounidenses reveló que hay muchas compañías aéreas que sirven agua no saludable (Shutterstock)
Un estudio realizado en aerolíneas estadounidenses reveló que hay muchas compañías aéreas que sirven agua no saludable (Shutterstock)

Si hay algo que ronda en la percepción de los viajeros es que la comida de avión no siempre es la más rica ni la más deliciosa. Lo mismo sucede con las bebidas, pero, por sobre todo, con el agua que sirven para el café o en las infusiones.

Un estudio titulado Estado del agua de las líneas aéreas 2019, realizado por la Universidad de Nueva York, reveló que la calidad del agua potable varía según la aerolínea, y que, en muchos casos, se proporcionó a los pasajeros agua no saludable.

De este modo, la investigación demostró que la mesa de los pasajeros o el respaldo de los asientos no son los únicos lugares que estarían albergando gérmenes y bacterias. Se descubrió que el agua del grifo en los principales transportistas estadounidenses y regionales estaban contaminada con niveles variables de E. coli y coliformes.

“Lo que han encontrado en estos análisis es la presencia de dos grupos de bacterias en el agua del avión. Por un lado están las coliformes totales, que son el grupo de bacterias que están presentes alrededor de las personas, ya sea en lugares o en cosas. Dentro de lo que son los coliformes totales están las E. Coli, que son aquellas bacterias que indican que el agua estuvo en contacto con algún tipo de heces”, dijo a Infobae el ingeniero Martín Piña, director de Ingeniería en Alimentos de Fundación UADE.

A menos que las aerolíneas sirvan agua de botellas cerradas, el estudio recomendó que los pasajeros no tomen agua (Shutterstock)
A menos que las aerolíneas sirvan agua de botellas cerradas, el estudio recomendó que los pasajeros no tomen agua (Shutterstock)

“La calidad del agua potable varía según la aerolínea, y muchas aerolíneas han proporcionado agua no saludable a los pasajeros”, señaló el estudio. El agua en cuestión proviene de las canillas de la cocina y el baño de las líneas aéreas. De este modo también es la que usan los pasajeros para lavarse las manos y lo que la mayoría de los asistentes de vuelo usan para preparar el café y el té que se entrega durante el servicio de bebidas.

De este modo, el estudio clasificó a 11 aerolíneas internacionales y 12 aerolíneas regionales en función de criterios como E. coli positivo y los informes de muestras de agua coliformes y cuán cooperativos fueron en proporcionar respuestas a preguntas sobre la calidad del agua.

El estudio a modo de conclusión recomendó formalmente que los pasajeros no consuman agua a bordo a menos que no sea de una botella sellada. Por otro lado, aconsejan a los viajeros a que no tomen café o té preparados a bordo con agua de los grifos. Además, incluso recomendaron que los pasajeros eviten lavarse las manos con el agua del baño del avión y en su lugar opten por un desinfectante para manos.

“La calidad del agua puede variar. No es lo mismo el agua del inodoro, la del lavado de mano o la que sirven en el servicio para los pasajeros. La última debería ser la más exigente ya que es el agua que consumen las personas, por eso es fundamental garantizar la limpieza de los tanques y que se cumplan los controles rigurosos para evitar la contaminación del agua”, explicó Piña.

El estudio se llevo a cabo en la universidad de Nueva York (Shutterstock)
El estudio se llevo a cabo en la universidad de Nueva York (Shutterstock)

El encargado de monitorear que las aerolíneas estadounidenses brinden agua saludable a sus pasajeros es el mismo gobierno federal de Estados Unidos. En este contexto, fue la institución quien implementó la regla de agua potable de los aviones en 2011, que obligaba a las aerolíneas a analizar sus suministros de agua para detectar posibles bacterias dañinas. Las aerolíneas también deben desinfectar y enjuagar el tanque de agua de cada avión cuatro veces al año, o desinfectar una vez y realizar pruebas mensuales.

“La E. coli es una bacteria patógena que causa infecciones. Es una bacteria en donde los síntomas empiezan 3 ó 4 días después de haberla ingerido. Puede estar presente en los alimentos, en el agua, en los vegetales y las verduras. Dentro de los efectos puede provocar diarrea, cólicos abdominales, náuseas, vómitos, entre otros. Por eso es importante que apenas una persona comience a sentir estos síntomas acuda a un profesional”, concluyó Piña.

SEGUÍ LEYENDO