La cantidad y masividad de viajeros en los destinos hace que se produzca un incumplimiento de las normas y eso pone en riesgo algunos espacios naturales
La cantidad y masividad de viajeros en los destinos hace que se produzca un incumplimiento de las normas y eso pone en riesgo algunos espacios naturales

Machu Picchu, Venecia, el Taj Mahal, Portugal y el Sudeste Asiático son tan sólo algunos de los destinos que, debido a la irresponsabilidad y la visita masiva de los turistas, están sufriendo consecuencias que podrían hacerle algún daño irreparable al patrimonio o en el peor de los casos, el peligro de desaparecer.

Y es que la cantidad y masividad de viajeros en los destinos hace que se produzca un incumplimiento de las normas y eso pone en riesgo algunos espacios naturales. Por eso es importante reducir el impacto ambiental que origina la visita de los usuarios, que según Despegar, se puede realizar tomando medidas de concientización como recogiendo la basura y los desperdicios generados, pudiendo así respetar la flora y la fauna haciendo un buen uso de los recursos naturales.

La visita de los turistas en muchos casos traen conflictos irreparables para los destinos (Shutterstock)
La visita de los turistas en muchos casos traen conflictos irreparables para los destinos (Shutterstock)

De este modo, son muchas las acciones que están implementando algunos destinos en pos de evitar el daño total de los mismos. Sin embargo, ¿es posible ser un buen visitante y reducir el impacto negativo de las visitas?. 

Según Turismo City, algunas claves a tener en cuenta para ser un turista comprometido con la causa:

No dejar basura

Aunque parezca algo obvio, hay muchos turistas que siguen tirando los residuos sin tener en cuenta el daño que le provocan al medioambiente
Aunque parezca algo obvio, hay muchos turistas que siguen tirando los residuos sin tener en cuenta el daño que le provocan al medioambiente

Parece obvio pero mucha gente aún no lo aplica. Vayamos donde vayamos, si generamos basura, tenemos que levantarla y tirarla en el tacho que corresponda. Lo mismo si encontramos basura de alguien que estuvo antes, no cuesta nada levantarla también y dar el ejemplo.

Usar productos ecológicos

Hoy en día la mayoría de los productos tienen su versión eco friendly, que se fabrica con recursos orgánicos que no contaminan el medio ambiente. Eligiendo comprar estos productos aportamos también nuestro granito de arena a reducir la contaminación ambiental. Cabe aclarar también que este punto incluye evitar el uso de productos tóxicos como, por ejemplo, los aerosoles.

Respetar a las especies

No hay que alimentar animales ni tocarlos sin la autorización de un guía ambiental
No hay que alimentar animales ni tocarlos sin la autorización de un guía ambiental

Cada especie, ya sea animal o vegetal, tiene su propio hábitat y en muchos casos, la intervención humana en su espacio, puede afectarlos. Es por eso que no hay que alimentar animales ni tocarlos sin la autorización de un guía ambiental. Lo mismo aplica a los comercios que lucran con atracciones turísticas de entretenimiento con animales, como los circos, zoológicos o acuarios. Los animales fuera de su hábitat pueden sufrir desde estrés, hasta enfermedades y peligro de extinción: no colaboremos con este tipo de negocios.

Reducir, reutilizar y reciclar

Podemos reducir la contaminación utilizando productos reciclables y reutilizando los que se puedan, por ejemplo, llevar siempre bolsas de tela para no usar bolsas de plástico cada vez que compramos algo; o tener una botella de agua recargable. Por último, siempre que se pueda, reciclar: tiremos cada residuo en el tacho correspondiente.

Elegir medios de transporte sustentables

Conocer un destino en bicicleta puede ser una gran acción para reducir el impacto
Conocer un destino en bicicleta puede ser una gran acción para reducir el impacto

Evitar el auto, de ser posible, y reemplazarlo por la bici o el transporte público es otra forma de colaborar con la ecología. Además, nada mejor que recorrer un destino a pie, o en bici pudiendo aprovechar mejor del entorno.

Tener conciencia de los problemas ambientales del destino

Todos sabemos que la escasez de agua potable es un problema mundial grave. Es por eso que otra de las claves es evitar el uso abusivo del agua en cantidades desmedidas. Lo mismo con el aire acondicionado: apagarlo si no es necesario, utilizarlo en una temperatura razonable y no enfriar de más.

Contribuir a la economía local

Los mercados gastronómicos es una forma de contribuir con comerciantes y guías locales (Getty Images)
Los mercados gastronómicos es una forma de contribuir con comerciantes y guías locales (Getty Images)

Colaborando con comerciantes y guías locales ayuda al desarrollo de la economía de destinos que viven del turismo. Estos lugares dependen completamente de nuestra contribución para poder conservar los recursos naturales de la mejor manera.

Realizar prácticas responsables

Es indispensable recordar la importancia de respetar las leyes nacionales del país visitado. Si se presencia cualquier actividad que atente contra los derechos humanos, es importante denunciar e informar de ello a las autoridades pertinentes. Un viaje de turismo también supone una fantástica oportunidad para apoyar proyectos comunitarios destinados a ayudar y mejorar las condiciones de vida de personas desfavorecidas o en riesgo de exclusión social.

SEGUÍ LEYENDO