Al utilizar las grasas como fuente de energía, la cetosis ofrece una pérdida de peso de gran calidad (Getty)
Al utilizar las grasas como fuente de energía, la cetosis ofrece una pérdida de peso de gran calidad (Getty)

Los resultados de un estudio realizado por investigadores españoles mostraron por primera vez la cetosis como un mecanismo metabólico seguro y beneficioso para el paciente con sobrepeso u obesidad. El estudio, realizado en la Unidad de Obesidad del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago de Compostela espera eliminar así el último freno de la comunidad médica para la aplicación terapéutica generalizada de la cetosis.

En palabras del doctor Diego Bellido, uno de los investigadores principales del estudio y jefe de Servicio en la Unidad de Endocrinología del Complejo Hospitalario Universitario de Ferrol, esperan que la reciente publicación de esta investigación en una revista internacional de prestigio como Endocrine, "contribuya a desestigmatizar la cetosis como mecanismo fisiológico dentro de un proceso de pérdida de peso llevado a cabo con control médico, pauta dietética, de actividad física y apoyo emocional, para poder empezar a hablar seriamente de los beneficios que aporta al paciente".

Los resultados de un estudio mostraron por primera vez la cetosis como un mecanismo metabólico seguro y beneficioso para el paciente con sobrepeso u obesidad

Según los resultados, la seguridad de este estado metabólico fisiológico y natural en el que cualquier persona puede entrar tras un período de ayuno -por ejemplo, al despertarse- queda totalmente evidenciada. Una de las cifras más destacables del estudio en este sentido es la del pH sanguíneo -que marca la acidez de la sangre- y que muestra cómo los pacientes sometidos a tratamiento de pérdida de peso en los que se induce al paciente a una cetosis controlada, mostraron un pH sanguíneo medio de 7,37, es decir, dentro de valores de normalidad (que se sitúa entre 7,35 – 7,45).

Con la dieta hipocalórica, se estima que el 25% del peso perdido corresponde a masa magra (iStock)
Con la dieta hipocalórica, se estima que el 25% del peso perdido corresponde a masa magra (iStock)

A nivel de glucosa en sangre, otro parámetro de seguridad, el grupo de estudio también mostró valores de normalidad, con 78,7 mg/dl de media (los valores de normalidad se sitúan entre los 70 y 100 mg/dl en ayunas).

Al evidenciar la seguridad de la cetosis, el artículo científico muestra también los beneficios de su aplicación en un tratamiento de pérdida de peso, a través de un protocolo pautado bajo control médico y con apoyo multidisciplinar. Y es que estos beneficios son múltiples, pues en primer lugar se destaca su especificidad por la masa grasa del individuo, lo que en un proceso de pérdida de peso es especialmente interesante. Al utilizar las grasas como fuente de energía, la cetosis ofrece una pérdida de peso de gran calidad, que, según otros estudios publicados, este mecanismo natural puede conseguir que más del 90% del peso que pierde un paciente sea de masa grasa, siempre que se asocie a una pauta dietética y de actividad física adecuada.

La cetosis inducida a través de una dieta cetogénica baja en grasas, pero que mantiene un aporte correcto de proteína de alto valor biológico o de alta calidad, contribuye también al mantenimiento de la masa muscular

En concreto, dicho ensayo clínico, que evaluaba la composición corporal mediante tres metodologías distintas de medición, demostró que, tras cuatro meses de tratamiento con dieta cetogénica pautada, de los 20 kilos perdidos de media por los pacientes en estudio, 18,2 eran a expensas de grasa.

En cambio, con la dieta hipocalórica, se estima que el 25% del peso perdido corresponde a masa magra. Por tanto, la cetosis inducida a través de una dieta cetogénica baja en grasas, pero que mantiene un aporte correcto de proteína de alto valor biológico o de alta calidad, contribuye también al mantenimiento de la masa muscular.

La dieta cetogénica busca generar en el organismo una situación de cetosis similar a la del ayuno (Getty)
La dieta cetogénica busca generar en el organismo una situación de cetosis similar a la del ayuno (Getty)

Asimismo, también hay varios estudios con seres humanos en los que se observó una reducción del apetito en pacientes sometidos a dietas cetogénicas en comparación con las dietas bajas en grasas, como la hipocalórica convencional. Esto, sumado al efecto psicoestimulante que genera también este estado fisiológico -probablemente originario de la etapa prehistórica para facilitar la búsqueda de alimento- es otro punto fuerte de la cetosis.

"Desde el punto de vista médico resulta muy lógico el hecho que el proceso de cetosis no constituya un riesgo para la salud, ya que nuestros antepasados –en la prehistoria cuando no sabían acumular alimentos- sobrevivieron gracias a una convivencia en estado de cetosis quizás la mayor parte del tiempo. Más aún, en ese estado, tenían que salir a caminar kilómetros y tener la fuerza y la inteligencia para recolectar y cazar", consideró el médico endocrinólogo Osvaldo Fretes (MN 77781), para quien "con los resultados de este estudio se esfuman los fantasmas que algunos colegas veían en los tratamientos de descenso de peso cetogénicos con dieta proteinada".

SEGUÍ LEYENDO