La iniciativa apunta a asistir técnicamente a 100 pymes argentinas a través del método japonés Kaizen
La iniciativa apunta a asistir técnicamente a 100 pymes argentinas a través del método japonés Kaizen

El orden y la filosofía del trabajo que tiene Japón es envidiada por todo el mundo. Una nación, que luego de la Segunda Guerra Mundial, supo levantarse, crecer y constituirse en las últimas décadas como una de las principales potencias económicas y tecnológicas.

Y mucho de ese exponencial crecimiento y liderazgo, tiene que ver con una metodología de trabajo llamada Kaizen, que tiene el fin de mejorar la productividad y la competitividad en cualquier ámbito laboral.

Pero la novedad es que ese reconocido trabajo viajará más de 18.376 kilómetros, que es la distancia que separa Tokio de Buenos Aires. Y es que a partir de un ambicioso acuerdo bilateral firmado a fines de octubre por la vicepresidenta de la Nación, Gabriela Michetti y autoridades japonesas, más de 100 pymes locales, podrán acceder a este beneficioso aprendizaje y método de trabajo.

Durante el acto de lanzamiento se dieron a conocer las primeras empresas seleccionadas por el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) y el Ministerio de Producción, organismos que llevarán adelante esta iniciativa.

En el primer año del proyecto se asistirá a empresas de la industria autopartista, alimentos, textil, calzado y línea blanca, ubicadas en Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba, San Juan y Neuquén.

El lanzamiento realizado el 25 de octubre en el Palacio San Martín, fue encabezado por la vicepresidenta de la Nación, Gabriela Michetti; el subsecretario de Gestión Productiva del Ministerio de Producción, Sergio Drucaroff; el embajador del Japón en Argentina, Noriteru Fukushima; el Secretario de Relaciones Exteriores y Culto, Daniel Raimondi y el presidente del INTI, Javier Ibañez.

El Proyecto Red de Asistencia Técnica para Oportunidades Globales de Kaizen, conocido como Proyecto Kaizen Tango, será ejecutado por un equipo multidisciplinario de la Agencia de Cooperación Internacional de Japón (JICA), el Ministerio de Producción y el INTI

La iniciativa apunta a asistir técnicamente a 100 pymes argentinas a través del método japonés Kaizen, un proceso de mejora continua basado en acciones concretas, simples y económicas que tiene como propósito optimizar aspectos vinculados principalmente a la calidad y competitividad.

El programa tendrá una duración de cinco años y se estima una inversión de 6 millones de dólares por parte de Japón en lo que refiere a capacitaciones, entrenamientos y becas.

"El proyecto tiene un gran desafío: unir la mejor cualidad de Argentina, que es su creatividad, con la de Japón, que es su excelencia en la productividad. El Kaizen Tango es una herramienta más para reducir la pobreza porque va a generar más trabajo, que es el objetivo central de nuestro gobierno", destacó Gabriela Michetti.

Gabriela Michetti encabezó la presentación del nuevo método de trabajo (INTI)
Gabriela Michetti encabezó la presentación del nuevo método de trabajo (INTI)

"El Kaizen Tango significa un compromiso de ambos países para mejorar la competitividad y productividad de pymes argentinas a través de nuestro sistema de management japonés, ya utilizado en empresas como Toyota y Honda. Además, como Japón tiene interés de aumentar la presencia de sus empresas en este país, deseamos que cada vez más pymes argentinas puedan acceder a esta experiencia y lograr así mayor competitividad y efectividad para poder proveer a dichas compañías", señaló el embajador del Japón, quien destacó el incremento de empresas niponas en el país durante los últimos dos años, estimando un monto total de inversiones que alcanza los 1.600 millones de dólares hasta el momento, principalmente en el sector automotriz, agrícola y ferrocarril.

"Estamos trabajando en distintas iniciativas para mejorar la competitividad de las empresas argentinas. Sabemos que el Estado es el primero que tiene que hacer su parte con más infraestructura y reduciendo costos impositivos y burocracia innecesaria", afirmó Sergio Drucaroff, subsecretario de Gestión Productiva. "Estas tecnologías blandas de gestión son una gran herramienta para que las pymes argentinas puedan fortalecer sus procesos y mejorar su inserción internacional", agregó el funcionario.

Filosofía del método Kaizen
Filosofía del método Kaizen

La implementación en cada empresa será de entre seis a ocho meses, durante los cuales expertos japoneses, junto a integrantes de la Red de Tecnologías de Gestión del INTI, visitarán las plantas para analizar y recomendar un conjunto de acciones que abarquen criterios de gestión, calidad y organización. La asistencia por parte de JICA y del INTI será gratuita para las empresas seleccionadas.

"El INTI es el socio estratégico de JICA para difundir las tecnologías de gestión empresarial japonesas en Argentina y en el resto de América Latina. Desde hace más de 15 años venimos trabajando con las tecnologías Kaizen, somos una de las instituciones que mejor ha desempeñado el rol de trasferencia de esta metodología", precisó el presidente del INTI, Javier Ibañez, quien aseguró: "A partir de la aplicación del Kaizen Tango, Japón busca por un lado potenciar la cadena de valor de las empresas que ya están radicadas en Argentina y, por otro lado, generar el marco competitivo del entramado productivo argentino para facilitar el desembarco de nuevas empresas en nuestro país".

Es un proceso de mejora continua basado en acciones concretas, simples y económicas que tiene como propósito optimizar aspectos vinculados principalmente a la calidad y competitividad
Es un proceso de mejora continua basado en acciones concretas, simples y económicas que tiene como propósito optimizar aspectos vinculados principalmente a la calidad y competitividad

Dada la urgencia de promover la industria, se acordó alcanzar un nivel de mejora de la productividad y calidad del primer grupo de empresas seleccionadas dentro de los primeros 12 meses del proyecto.

En este sentido, Yojiro Fujiwara, jefe del equipo de expertos japoneses del proyecto Kaizen Tango, destacó: "Nuestra expectativa es que a partir de esta metodología se mejore la productividad y calidad de las empresas argentinas con el propósito de contribuir a la promoción industrial del país, y que nuestras tecnologías sean diseminadas a nivel mundial por parte de ambos países, como un joint venture entre Argentina y Japón. Además, el proyecto tiene como meta que la Red de Tecnologías del INTI fortalezca sus capacidades y, por lo tanto, se refuerce el apoyo que brinda a las empresas argentinas tanto en términos cualitativos como cuantitativos".

LEA MÁS: