La increíble historia viral de un sacerdote jesuita que cuenta cuentos cortos en Facebook desde que comenzó la cuarentena

Rafael Velasco, Superior Provincial de la Provincia Argentino-Uruguaya de la Compañía de Jesús, tiene más de 250 relatos breves en videos de situaciones del día a día acompañados con interesantes reflexiones. En diálogo con Infobae analizó: “Con la pandemia hubo una vuelta bastante grande a lo espiritual”

Padre Rafael Velasco - Cuentos cortos virales en pandemia - "El bar de las cinco campanas" (Facebook: Nos Rezamos)

El padre jesuita Luis Rafael Velasco se define como “pésimo con la tecnología”, aunque a pesar de ello y desde que se decretó el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio, comparte en Facebook videos cortos en los que cuenta breves cuentos de la vida diaria que incluyen una reflexión desde la espiritualidad. Así fue como llegó a tener más de 5 mil “amigos”, y hasta una página, “Nos Rezamos”, donde internautas de todo el mundo comentan sus publicaciones, donde el sacerdote en no más de 3 o 4 minutos frente a cámara atrapa con sus historias.

Velasco vive en Villa Trujui, barrio entre San Miguel y Moreno en el Gran Buenos Aires, es sacerdote de la Compañía de Jesús (Jesuitas), con el cargo más importante para la región: Superior Provincial de la Provincia Argentino-Uruguaya de la Compañía de Jesús. Nació en la ciudad Córdoba el 31 de mayo de 1967, e ingresó al noviciado jesuita el 11 de marzo de 1985 Cursó sus estudios de Filosofía y Teología en las Facultades de San Miguel (Provincia de Buenos Aires). Fue ordenado sacerdote el 1 de noviembre de 1997 en la diócesis de San Miguel y es licenciado en Teología Espiritual por la Pontificia Universidad Comillas (Madrid).

La Provincia Argentino-Uruguaya de la Compañía de Jesús (Jesuitas), a la que también pertenece el actual Papa Francisco, está conformada por casi 200 miembros, entre los que se cuentan 4 obispos. Tiene 20 comunidades apostólicas y está presente en 12 ciudades.

Se destaca por su labor educativa -gestionando 2 universidades (Córdoba y Montevideo), 17 colegios y una red de educación popular (Fe y Alegría) por la atención pastoral de numerosas parroquias y templos; por el compromiso social de todas sus obras y por el fomento de la espiritualidad heredada de San Ignacio de Loyola, su fundador, principalmente a través de los Ejercicios Espirituales.

El padre jesuita Rafael Velasco es Superior Provincial de la Provincia Argentino-Uruguaya de la Compañía de Jesús (Facebook: Rafael Velasco)
El padre jesuita Rafael Velasco es Superior Provincial de la Provincia Argentino-Uruguaya de la Compañía de Jesús (Facebook: Rafael Velasco)

Nos rezamos” comenzó en la pandemia como respuesta a la necesidad de mantener encendida la espiritualidad más que nunca a falta de misas presenciales. La generalidad y la particularidad de la individualidad fueron una combinación que hizo click en el padre Velasco.

Este espacio nació en Facebook de la mano del sacerdote Padre Rafael Velasco, que desde la Compañía de Jesús, en el comienzo de la pandemia y con el espíritu de acompañar por medio de cuentos, con un mensaje simple y profundo que lleva a la reflexión sobre nuestra vida, la relación con los demás y la mirada de Dios, comenzó a subir videos cortos con breves historias. Así nació este espacio virtual y viral de manera genuina y espontánea. Cada uno de los videos subidos en Facebook por Rafael Velasco, es comentado con mucho agradecimiento y compartido genuinamente para amplificar la palabra. Se evidencia la manera innovadora en que este sacerdote jesuita decidió aportar su espiritualidad, en medio de un contexto como es esta inesperada y devastadora pandemia.

En los videos se combinan cuentos cortos diarios -ya lleva más de 250- relatados frente a cámara. Son anécdotas, cuentos, aforismos, breves, con diversas historias, protagonistas (de diversas culturas y religiones) y circunstancias cotidianas que nos identifican a todos en nuestro ser y hacer.

En exclusivo diálogo con Infobae, se refirió a su iniciativa viral, a la manera en la que los argentinos viven la espiritualidad en el medio del brote por la enfermedad COVID-19 y a su relación con el Papa Francisco.

El padre jesuita vive en Villa Trujui, barrio entre San Miguel y Moreno en el Gran Buenos Aires, es sacerdote de la Compañía de Jesús (Facebook: Rafael Velasco)
El padre jesuita vive en Villa Trujui, barrio entre San Miguel y Moreno en el Gran Buenos Aires, es sacerdote de la Compañía de Jesús (Facebook: Rafael Velasco)

-¿Cómo se le ocurrió hacer videos cortos con breves cuentos y subirlos todos los días? ¿Se imaginó que tendrían tanta repercusión?

-Tengo la costumbre de terminar mis homilías con un cuento, a modo de reflexión, desde hace 25 años cuando me ordené de cura. Me gusta mucho leerlos y contarlos, por lo cual en misa terminaba cada homilía de acuerdo al evangelio que tocaba con algún cuento. Cuando se suspendieron las misas presenciales cuando empezó la cuarentena, se me ocurrió que por los tiempos difíciles sería importante acompañar a las personas. Ni siquiera tenía acceso a Facebook, es decir contaba con una cuenta pero no la usaba. Allí fue como se me ocurrió hacer el proceso inverso: contar un cuento cada día y de ahí sacar alguna enseñanza que tuviera que ver con la pandemia. A partir de ahí empecé a tratar de acompañar a la gente con una historia breve, que sean de 2, 3 minutos y nació este pequeño espacio de reflexión.

-¿Cómo nació el nombre “Nos rezamos”?

-Me sonaba esto de que a veces uno pide que recen por uno, como el Papa Francisco, entonces uno reza por uno y otro por otro, y así, entonces responde a ese espíritu de rezar entre todos y por todos.

-¿Y así día a día fue subiendo videos cortos con cuentos diarios?

-Exacto. Empecé a subir el 19 de marzo que se decretó la cuarentena. A partir del 21 de ese mes comencé a día a día subir un cuento, con lo cual me puse a leer un montón de relatos. Algunos son propios pero la mayor parte son de otros autores, por ejemplo del monje benedictino y escritor Mamerto Menapace, del sacerdote jesuita y psicoterapeuta Anthony de Mello, o de otros importantes prosistas que por ahí he leído en Internet o en libros. En un momento se formó un vínculo muy lindo porque mucha gente se fue sumando a mi página de Facebook, incluso ahora tengo más de 5 mil amigos que comentan las historias e interactúan con me gusta e impresiones en los videos. Llevo más de 250 cuentos publicados, no he faltado un solo día después de que se decretó la cuarentena, los subo a la media mañana, a lo sumo mediodía. Están en Rafael Velasco, mi cuenta de Facebook, y también se creó la página en esa red social denominada “Nos rezamos”.

Las misas presenciales fueron suspendidas durante varios meses por la irrupción del virus SARS-CoV-2, responsable de la enfermedad pandémica COVID-19 (Adrián Escandar)
Las misas presenciales fueron suspendidas durante varios meses por la irrupción del virus SARS-CoV-2, responsable de la enfermedad pandémica COVID-19 (Adrián Escandar)

-¿Qué podemos ver en sus videos padre?

-Es mi cara, frente a cámara y voy relatando el cuento corto y luego finalizo con una reflexión. Soy pésimo con la tecnología pero salen bien. Los temas son muy diversos, a veces percibo un poco el ambiente de cómo está socialmente, si falta esperanza, las pequeñas actitudes que uno a veces no ve en los demás, son más bien temáticas humanas, les hago una vuelta con algún texto de la palabra de Dios.

-¿Cómo cree que los argentinos viven la espiritualidad en tiempos de pandemia, aislamiento y COVID-19?

-Hubo una vuelta bastante grande a lo espiritual. Por un lado, yo vivo en un barrio del Gran Buenos Aires, Trujui, limita entre San Miguel y Moreno, vivo en una comunidad de una parroquia con 3 curas más, y voy a Capital Federal en la semana, mi trabajo está en la Curia de los Jesuitas. Entonces nosotros celebramos durante muchos meses la misa por Internet y había un montón de gente que participaba, incluso mucha gente más que en la presencial. En la vuelta a las misas se ve mucha gente que estaba muy deseosa de tener un espacio de conexión con Dios, con lo más espiritual de uno, que en un momento de crisis tan importante las personas se acercan a lo que lo ayuda, a las bases, a lo que da fundamento. Mucha gente tiene que pasar por momentos muy dolorosos y lo espiritual ayuda mucho.

Con la pandemia, se vio en las personas una vuelta bastante grande a lo espiritual
Velasco mantiene una muy buena relación con el Papa Francisco (REUTERS/Guglielmo Mangiapane)
Velasco mantiene una muy buena relación con el Papa Francisco (REUTERS/Guglielmo Mangiapane)

-¿Cómo es su relación con el Papa Francisco?

-Es muy buena. Lo he conocido antes de que fuera Francisco. Cuando en 1985 entré al Noviciado de los Jesuitas, Jorge Bergoglio estaba en San Miguel también, era el encargado de nuestra formación. Después fue Obispo de Buenos Aires, estuvimos mucho tiempo sin vernos y lo volví a encontrar en enero de este año, cuando fuimos a Roma con otros jesuitas muy amigos de él y que se reencontraron después de mucho tiempo. Él pertenece a mi congregación y además tengo muchísimo aprecio por cómo está llevando la Iglesia, comulgo con la orientación de su Pontificado, cercana a los pobres, siento mucho el sentimiento que tiene por nuestra Institución. Tengo un vínculo muy grande desde ese lugar, no somos amigos, pero siento una gran cercanía espiritual con su visión de Iglesia.

-¿Sabe si Francisco ha visto alguno de sus videos?

-No creo que esté al tanto. Tiene tantas cosas para estar pendiente que no creo que sepa. En algún momento cuando fue este año la campaña seamos uno, le escribí contándole sobre la iniciativa; él tuvo además un gran gesto de escribir alentando a los que participamos, agradeciendo que los jesuitas estuviéramos participando ahí, a través de una carta manuscrita, nos dijo ‘esto es lo que hace falta en este momento, apoyar y que se genere una cultura de la solidaridad’, lo que Él repite siempre de que ‘de una crisis uno no sale igual, o mejor o peor’, y este tipo de cosas nos tienen que ayudar para ser mejores. Francisco apoya mucho la cercanía de la Iglesia con la gente que está sufriendo y pasándola peor.

-¿Qué mensaje le gustaría dejar?

-El valor de la palabra es lo más importante. La palabra crea mundos. Tiene un poder muy grande, puede construir y ayudar mucho o puede hundir a las personas. Uno elige qué hace con las palabras. Eso no solo desde los videos, sino desde la vida misma. Uno puede hacer mucho, animar o desalentar; generar puentes para reconciliarse o dinamitarlos; o puede fomentar el amor o el egoísmo.

SEGUÍ LEYENDO:

El Padre Rafael Velasco y su trabajo solidario junto a los jóvenes

La increíble hermana Josefina, la monja que es furor en TikTok: “Jesús siempre está dónde está la gente”