Organizar y deshacerse del desorden puede mejorar la salud mental de un matrimonio
Organizar y deshacerse del desorden puede mejorar la salud mental de un matrimonio

A menudo, mantener el hogar ordenado es una lucha para muchas parejas. Entre trabajos exigentes, niños, las relaciones con amigos y familiares, las compras y las facturas por pagar, los adultos enloquecen con la organización de los quehaceres domésticos. Todo esto mientras tratan de cuidar su propia salud mental y física, sin olvidar su propia relación de pareja. Por lo tanto, priorizar y abordar solo lo indispensable parece la mejor alternativa. El resto, incluyendo el orden, puede esperar.

Dado que mantener el orden no es algo "urgente", se archiva a favor de problemas más sensibles al tiempo, como ocuparse de la cena llegado el final del día. Pero el efecto acumulativo de un espacio de vida desordenado puede ser perjudicial para la salud mental y física, provocando sensaciones de estrés, agobio, ansiedad y culpa.

A los 19 años, Marie Kondo decidió crear una consultora y brindar el servicio de organizar hogares (AP Images)
A los 19 años, Marie Kondo decidió crear una consultora y brindar el servicio de organizar hogares (AP Images)

Un ejemplo de cómo un hogar desorganizado puede causar estragos en la relación de una pareja aparece en el primer episodio de la serie de Netflix Tidying Up With Marie Kondo. La gurú del orden japonesa lleva a la pareja en apuros a organizar con su método KonMari, que describe en su exitoso libro La magia del orden, y que consiste en clasificar las pertenencias según la categoría (en lugar de habitación por habitación), solo permitiéndoles aferrarse a los elementos que les "generan alegría" y donando o desechando el resto.

"La organización hace a la vida y a la pareja. Un matrimonio feliz no depende de la organización, pero sin dudas esta puede hacer de él uno mucho más simple. Un sistema de organización funciona para la pareja y para el conjunto familiar, porque se piensa en las necesidades de todos los integrantes de un hogar donde cada uno tiene tareas que cumplir entonces todo es más equitativo, igualitario y participativo", contó en detalle a Infobae Ingrid Hajnal, organizadora profesional de ambientes y fundadora de The Organization Wiz.

Los hallazgos sugieren una solución relativamente simple para una fuente crítica de conflicto conyugal
Los hallazgos sugieren una solución relativamente simple para una fuente crítica de conflicto conyugal

El estrés y la ansiedad pueden afectar la forma en que una pareja se relaciona, lo que los convierte menos pacientes y comprensivos, y más propensos a la astucia, la manipulación y el comportamiento pasivo-agresivo. Según un estudio realizado en 2016 por investigadores de la Escuela de Negocios de Harvard y de la Universidad de Columbia Británica sobre personas recién divorciadas, el 30% de los encuestados consideró que los desacuerdos sobre las tareas domésticas eran la razón principal de las separaciones, que quedaron en tercer lugar luego de la infidelidad (40%) y el distanciamiento (35%) .

A menudo el conflicto de estilos y necesidades contribuye a una angustia interpersonal. En algunas relaciones, ambos están de acuerdo en que quieren organizarse, pero no pueden encontrar el tiempo o la energía para que esto suceda. Otras, sin embargo, viven una situación diferente: uno de ellos está obsesionado con la limpieza y abrumado por el espacio de vida desordenado, mientras que el otro no se ve afectado por el desorden, o a veces incluso disfruta de él.

Si bien para la licenciada Rosalía Álvarez, psicoanalista y coordinadora del Departamento de Pareja y Familia de APA, el orden y el desorden influyen notoriamente en la vida anímica de los seres humanos, se trata de valores que para algunos seres humanos son inexistentes e inadquiribles. Y aunque puedan aceptar o tolerar a aquellos que los poseen, en realidad no son bienes deseables para poseer ellos mismos.

"No deja de ser sumamente exigente y complejo unirse a una pareja con creencias opuestas. Extremar resignaciones a menudo no suele ser fácil y las problemáticas incluso se tornan imposibles de resolver", aseguró en diálogo con Infobae la especialista. 

“El orden y el desorden no son solo comprobaciones objetivas, sino estados internos y psicológicos involuntarios de cada sujeto” (Getty Images)
“El orden y el desorden no son solo comprobaciones objetivas, sino estados internos y psicológicos involuntarios de cada sujeto” (Getty Images)

Para la autora, empresaria y consultora de organización japonesa, "poner en orden el hogar afecta positivamente todos los demás aspectos de la vida". Kondo puede ordenar los espacios a la perfección, pero también lo hace con su matrimonio. "Cuando mi esposo y yo nos casamos, nos sentamos y hablamos sobre el tipo de vida hogareña que queríamos y lo que se necesitaría para lograrlo", aseguró en una entrevista con The Cut. "Pusimos todas las tareas en un documento compartido de Google. Y cuando uno de nosotros completaba una, la marcábamos como hecha. Todo fue muy sistemático. Al hacer esto, tenemos una idea muy clara de lo que se necesita hacer. Y a partir de esto, desarrollamos una división natural del trabajo y ahora tenemos un buen ritmo".

De acuerdo con un informe del Pew Research Center, un centro de investigación con sede en la capital de los Estados Unidos, compartir las tareas domésticas es clave para un buen matrimonio, según la mayoría de los adultos casados. Más de la mitad de los estadounidenses casados ​​(56%), ambos con y sin hijos, aseguran que compartir las tareas domésticas es "muy importante" para un matrimonio exitoso. Eso se ubica detrás de tener intereses compartidos (64%) y una relación sexual satisfactoria (61%), pero antes de tener hijos (43%) y tener ingresos adecuados (42%).

Para la doctora Mirta Goldstein, psicoanalista y secretaria científica de la Asociación Psicoanalítica Argentina, el orden y el desorden no son solo comprobaciones objetivas, sino estados internos y psicológicos involuntarios de cada sujeto. "La felicidad sin embargo, no depende del orden externo, sino de lo que se desea verdaderamente en el interior de cada persona. El desorden puede ser un síntoma de que algo está equivocado respecto del deseo".

Por dónde empezar

Marie trata de llevar alegría al mundo a través del orden (Foto: Instagram / mariekondo)
Marie trata de llevar alegría al mundo a través del orden (Foto: Instagram / mariekondo)

El orden puede beneficiar una relación en diferentes niveles. El método KonMari, trata de encontrar un hogar para cada elemento y crear un sistema que realmente se pueda mantener. La tarea inicial puede ser desalentadora, especialmente si se cuenta con muchos objetos en desorden, pero al final la recompensa realmente vale la pena. En su programa, Kondo también recomienda convertir los rituales de orden en una oportunidad para reconectarse con uno mismo.

"Es fundamental que las tareas estén designadas y que estas funcionen bien para los dos", explicó The Organization Wiz. Con su marido, Dan, conviven hace 12 años y aseguran que cuentan con un sistema de organización de tareas dividido y eficaz. Se amoldan, dejan vicios y piensan en comunidad.

Hajnal sostiene que con el desorden la energía del espacio se atora y no permite que circule energía que se renueva en el ambiente. Los ambientes equilibrados con objetos organizados aportan una energía fundamental. "La posibilidad de movernos con comodidad en nuestros propios hogares, sueltos y de sentirnos a gusto, no se cambia por nada en el mundo, ni siquiera por una ambientación o decoración de autor".

Una vez que el hogar está organizado y es fácil de mantener, se libera una gran presión de la vida cotidiana y, por asociación, la relación en sí misma. Un espacio ordenado allana el camino, tanto mental como físico, para que la pareja pase más tiempo de calidad.

“Les recomendaría a aquellas personas que viven en el caos con sus pertenencias la posibilidad de revisar que está sucediendo en su mundo interno”
“Les recomendaría a aquellas personas que viven en el caos con sus pertenencias la posibilidad de revisar que está sucediendo en su mundo interno”

"La organización no es una obsesión sino una forma de vivir mucho mas simple, feliz, eficiente y económica. Muchas veces la excusa para no organizarse es la falta de tiempo. Por eso es recomendable empezar de a poco, comenzar por tomar ambientes o zonas, y hacerlo a veces en pareja y a veces por separado. Algunos sectores del hogar cuentan con objetos demasiado personales o del trabajo como para organizarse en conjunto", explicó.

Cuando ambos socios en una relación están de acuerdo con la filosofía del orden, esta ciertamente permite más tiempo y dinero para gastar en experiencias compartidas y tiempo de calidad para hablar, soñar y relacionarse entre sí.

Sin embargo, para Álvarez, es cierto que el orden genera cierta tranquilidad y sensación de higiene, un paisaje agradable de observar, un ahorro de tiempo en el intento de encontrar los objetos, produce un sentimiento de bienestar y de cuidado, y puede entonces ayudar a una pareja que convive indudablemente, pero lejos está de ser promotor de la felicidad como plantea la famosa organizadora.

"Les recomendaría a aquellas personas que viven en el caos con sus pertenencias la posibilidad de revisar que está sucediendo en su mundo interno, en su inconsciente. El orden de los objetos puede contribuir al orden interno y facilitar que una pareja no viva en el caos pero está lejos de ser promotor de la felicidad", concluyó entonces la especialista.

SEGUÍ LEYENDO: