Paola Garbalena es la primera mujer chofer de ambulancia en la Ciudad de Buenos Aires (Colin Boyle)
Paola Garbalena es la primera mujer chofer de ambulancia en la Ciudad de Buenos Aires (Colin Boyle)

Tiene 40 años y es mamá de Agustina, una niña de dos. Antes de ser radiooperadora en el Sistema de Atención Médica de Emergencia (SAME), Paola Garbalena condujo una combi escolar, casi como una premonición de que "romper moldes" era lo suyo.

"Siempre dije que me gustaría manejar una ambulancia, pero no había chances". La frase de la mujer, que sentada frente a un grupo de periodistas respondió tímida -y amorosamente- todo lo que se le preguntaba, podría ser una más dicha por alguien que alguna vez anhela un crecimiento en su trabajo. Pero Paola tenía todo para lograr su sueño: temple, serenidad en el manejo de las emergencias, empatía, y la paciencia necesaria para esperar su turno.

La oportunidad le llegó en 2018 y desde hace tres semanas ("tres guardias atrás", dice ella, que no recuerda con exactitud la fecha que se convertiría en un hito en su vida, pero aún no lo sabe) finalmente pasó del otro lado del mostrador: dejó de ser radiooperadora para pasar a conducir una ambulancia. Y convertirse en la primera mujer de la ciudad de Buenos Aires en ocupar ese lugar.

El SAME está compuesto por una planta de 229 médicos (de los cuales 100 son mujeres) y 589 choferes, todos varones, hasta ahora

"Ponerse el uniforme del SAME es fuerte; son una marca registrada, la gente los quiere. Paola no es sólo un chofer más, ella es parte de un equipo junto con un médico, tiene que manejar una ambulancia, pero también asistir al profesional en momentos de emergencia. Se necesita de un gran temple, ser empático con el otro, poder tranquilizar al familiar mientras el médico atiende porque si no, la atención no se da de la misma manera". La ministra de Salud de la Ciudad de Buenos Aires, Ana María Bou Pérez, resaltó durante la presentación de la primera mujer chofer de ambulancia del sistema de salud porteño que "las mujeres tienen un plus, un aporte diferente que pueden dar a este momento de emergencia, de dolor, de contención". Por eso está confiado de que Paola "y las tantas otras mujeres que vendrán después que ella vienen a cumplir un rol que las hará sobresalir dentro de los choferes de SAME".

Compuesto por una planta de 229 médicos (de los cuales 100 son mujeres), el SAME cuenta con 589 choferes entre sus empleados, todos varones, hasta ahora. Paola, que integraba el equipo de radio operadores desde febrero de 2012, no sabe que está siendo protagonista de un cambio que -también en la atención de emergencias- llegó para quedarse.

"Cuando te llaman te enterás de todo, pero no ves nada. El mecanismo de mi trabajo básicamente es el mismo, sólo que cuando llegás al lugar ves en vivo y en directo toda la situación, que por la radio muchas veces no dimensionás". Así, como quitando trascendencia a lo vital de su trabajo, Paola comenzó a responder las consultas de la prensa.

Su función, además de conducir la ambulancia, es ayudar al médico, acercarle tabla y cuellos en caso de ser necesario, sacar y guardar la camilla e ingresar el paciente a la guardia del hospital.

Desde la operativa hay muchas presiones desde el punto de vista del tiempo de llegada de la ambulancia, cuando se solicita un auxilio uno nunca sabe con qué se va a encontrar

"Es como que todavía no caigo; siento que di un paso hacia afuera pero todavía no veo la dimensión de la situación -reconoció-. No reconozco esto de ser la pionera; en el SAME me conocen todos y es como que pasé de un sector al otro".

Paola hace una guardia semanal de 24 horas, una rotativa al mes y una flotante (reemplazos por vacaciones, médico, etc.) y fue durante un relevamiento para conocer las guardias de los hospitales que tendría en su zona de trabajo, que una mañana salía del Ramos Mejía y la policía detuvo en la avenida Belgrano a la ambulancia que ella conducía porque había una paciente con convulsiones en la calle. "No estaba nerviosa, el chofer que me acompañaba y el médico no habían visto a la chica en el piso, pero yo sí", contó la mujer, que durante sus años al teléfono supo aprovechar cuanto curso brindaban en el servicio de emergencias, y se capacitó en traumatología, RCP, psiquiatría y pediatría, entre otros.

Paola tendrá como destino cubrir las emergencias del sector centro (Colin Boyle)
Paola tendrá como destino cubrir las emergencias del sector centro (Colin Boyle)

"Mis ex compañeros están atentos a cómo me va, y mis actuales pares me recibieron de muy buena manera; todos me felicitaron y me abrieron las puertas de la zona centro, que es la que me toca a mí", aseguró.

Con experiencia en la vía pública por haber manejado transporte escolar, Paola reconoció que "no es lo mismo manejar una combi con 18 chicos que van a los gritos y tenés que cuidar que no saquen las manos por la ventanilla que llevar un paciente en estado de gravedad". Y sobre cuál es su mayor desafío en su actual puesto, resaltó: "La prioridad es el manejo, porque el paciente tiene que llegar a salvo al hospital. Yo a lo único que tengo que estar atenta es al manejo. Los desafíos son constantes, nunca la realidad es la misma en cada guardia y eso lleva a que no se pueda proyectar demasiado cada día".

"El principal cambio es que pasé de escuchar la realidad a verla -se sinceró-. Desde la operativa hay muchas presiones desde el punto de vista del tiempo de llegada de la ambulancia, cuando se solicita un auxilio uno nunca sabe con qué se va a encontrar; nunca se puede prever a través del llamado con qué te vas a encontrar al llegar".

Los desafíos son constantes, nunca la realidad es la misma en cada guardia y eso lleva a que no se pueda proyectar demasiado cada día

La ministra Bou Pérez resaltó que "hace muchos años se está dando una vuelta de página en cuanto a esta línea divisoria que había entre los hombres y las mujeres, y está llegando el momento en que por suerte en todas las profesiones y las tareas dentro del hogar están siendo sumados los dos sexos de manera igualitaria".

"Hoy la mujer está ocupando lugares que por cuestiones culturales o históricas antes ni se planteaba alcanzar, más allá de que en este caso fue el doctor (Alberto) Crescenti que en nuestro ámbito señaló que era entre los choferes donde teníamos que dar el primer paso", destacó la funcionaria, para quien "si bien desde el gobierno y desde el ministerio estaba la voluntad también había que encontrar una candidata, porque muchas veces no es fácil ser la primera".

La ministra de Salud porteña y el titular del SAME estuvieron en la presentación de la primera chofer del SAME (Colin Boyle)
La ministra de Salud porteña y el titular del SAME estuvieron en la presentación de la primera chofer del SAME (Colin Boyle)

"Ella va a tener todo nuestro apoyo para poder crear un espacio mixto de trabajo en un lugar que hace más de 50 años que es masculino", resaltó Bou Pérez, al tiempo que el titular del SAME desde 1991 aseguró que siempre había tenido en la cabeza "la pregunta de por qué las mujeres no podían conducir ambulancias como en otros países del mundo".

"Paola viene trabajando hace años con nosotros, aunque es verdad que ser conductor de ambulancias del SAME no es lo mismo que otro tipo de emergencias; es un trabajo muy particular, donde asistimos a incendios, personas con desórdenes psiquiátricos, casos de violencia de género, accidentes de tránsito, derrumbes. Ella tuvo su entrenamiento, no es que de un día para el otro se sentó a manejar", contó Crescenti sobre el desembarco de Paola en su nuevo rol.

Y tras remarcar que "la camiseta del SAME se transpira desde el corazón" y que "este no es cualquier trabajo", el médico describió las cualidades que vieron en la mujer a la hora de proponerle el desafío. "Paola es muy tranquila, en la emergencia hay que ser frío, pensar en salvar la vida al paciente. La conocíamos de su tarea acá y el que es tranquilo en la emergencia muestra cómo va a ser en la calle. La ambulancia no está para correr, está para llegar".

El SAME cerró 2018 con 300 mil auxilios y 0,04% de mortalidad, una de las más bajas del mundo

Crescenti informó que el SAME cerró 2018 con 300 mil auxilios y 0,04% de mortalidad (una de las más bajas del mundo). "Y eso no es por correr carreras", resaltó. "Lo que observamos en Paola es su serenidad, tranquilidad, respeto en el tránsito y buena llegada (a tiempo, cuidando el equipo). Cuando vas a buscar a una víctima, uno no puede ser el próximo".

Paola tendrá como destino cubrir las emergencias del sector centro, delimitado por las avenidas Entre Ríos, Belgrano, Callao, Santa Fe y Paseo Colón, una de las zonas de mayor tránsito y complejidad. "El cambio generado de pasar de ser radio operadora a chofer implica un desafío terrible, porque no es sólo el hecho de manejar, sino con lo que te encontrás en el lugar. Va más allá del manejo, de las sirenas, del tránsito, sino llegar al lugar y encontrarte algo traumático o no. Yo creo nadie está preparado para ver todas esas situaciones, uno se va a ir haciendo a medida que va transcurriendo laboralmente el camino de chofer", explicó.

Y convencida de que es la primera mujer chofer del SAME (en el resto del país hay otras dos, pero en sistemas privados), pero no será la única, finalizó: "Espero ser la que marque la tendencia y que se sigan sumando más mujeres".

SEGUÍ LEYENDO