Una olla quemada es recuperable, casi siempre (Istock)
Una olla quemada es recuperable, casi siempre (Istock)

Una sartén o una olla quemada. La histeria se apodera de la cocina. ¿Es recuperable?, suele ser la primera pregunta. La respuesta es sencilla: Sí. Pero allí comienzan otros cuestionamientos, ¿cómo?, ¿hay que fregar mucho?, ¿se puede salvar su totalidad?

Un sitio especializado reveló un método efectivo y sencillo para que en pocos minutos y sin esfuerzo, la pieza reluzca como la primera vez. Y lo mejor de todo es que no se necesitan productos extraños o inalcanzables para los bolsillos: vinagre, bicarbonato de sodio y un poco de agua.

Tampoco es magia, por supuesto que se necesita la sociedad de la esponjita para eliminar los rastros más rebeldes.

Elementos necesarios

1 taza de vinagre
2 cucharadas de bicarbonato de sodio
1 taza de agua
Esponja

Cómo hacerlo

Llene el recipiente quemado con agua hasta que el fondo esté cubierto y agregue el vinagre.
Poner la cacerola en el fuego hasta que hierva y luego retirar del fuego.
Agregar el bicarbonato de sodio y dejarlo burbujear. Lavar el recipiente y frotar los trozos quemados.
Si permanecen manchas lo ideal es armar una pasta de bicarbonato de sodio y un par de gotas de agua. Tapar las quemaduras con la pasta por un tiempo, no mucho, y luego eliminarlos. Deben salir fácilmente.

LEA MÁS