Nora Cárpena y Sol Pérez en
Nora Cárpena y Sol Pérez en "La peluquería de Don Mateo"

Nora Cárpena es dueña de una extensa trayectoria en el mundo del espectáculo. Desde 2018 mostró una nueva faceta trabajando como una de las panelistas de Incorrectas, el programa que conduce Moria Casán por las tardes de América.

Este martes, la actriz fue invitada a La peluquería de Don Mateo. Durante su participación, protagonizó un momento inolvidable cuando Sol Pérez le pidió que fingiera un orgasmo como ya lo había hecho en Incorrectas hace unos meses.

Nora Cárpena le dio una clase de cómo fingir un orgasmo a Sol Pérez


“¿Vos querés aprenderlo? vení que te enseño”, le dijo Cárpena a Pérez. Luego, le dio una clase en vivo que dejó sorprendidos a Coco Sily y Mariano Iúdica. “Voy a perder mi título de actriz seria”, señaló entre risas.

Unos minutos más tarde fue el turno de Sol. “Me da vergüenza. Quiero que lo hagas conmigo”, le pidió la modelo a la actriz. Pero estaba tan tentada de risa que le costaba mucho. “Hagan de cuenta que están en un trío y háganlo juntas, como si fuera una orgía”, agregó Mariano. “Bueno, vení vos. Con Don Mateo no porque me da vergüenza”, le respondió la invitada.

En julio pasado, Nora ya había fingido un orgasmo en el ciclo Incorrectas cuando se animó a recrear la recordada escena de la película Cuando Harry conoció a Sally, en la que Meg Ryan se ponía a gritar en pleno restaurante para sorprender a Billy Cristal.


Cabe recordar que el 21 de julio de 1989 se lanzó en Estados Unidos la comedia romántica Cuando Harry conoció a Sally, poco tiempo después, se convirtió en un clásico del género. La actuación de Meg Ryan en el Katz’s Deli de la ciudad de Nueva York demostró a todos los hombres que, sí, las mujeres fingen orgasmos.

Pero Carpena no fue la única en animarse, también Casán había fingido un orgasmo con la ayuda de Arturo Puig en el programa Podemos Hablar, que conduce Andy Kusnetzoff por la pantalla de El Trece.

Y el show comenzó con los halagos de Arturo Puig que con una voz muy sensual empezó a cambiar el clima del programa. Moria empezó a jadear, reír y llorar al mismo tiempo. Para ese entonces todos estaban muertos de risa y el conductor del programa se había cubierto la cabeza con una servilleta.

SEGUÍ LEYENDO