El final se acerca, y con él El Marginal 2 gana en emotividad y acción al por mayor. Luego del ataque con bombas molotov contra el patio Borges (Claudio Rissi) apaga el fuego, pone a salvo a los heridos y ordena que lleven a Emma (Martin Gusmán) a la enfermería.

Los presos del patio asumen que el Sapo (Roly Serrano) fue quien ordenó el ataque, pese a que quien tiró las molotov, acaso en una maniobra de Borges por ganarse la confianza de los presos del patio, fue el colombiano James (Daniel Pacheco Bautista).

Después de que Patricio (Esteban Lamothe) le practicara una traqueotomía de emergencia, el Sapo es llevado al hospital y Patricio enviado con los matones del Sapo, pero Antín (Gerardo Romano) lo libera y lo llama a su oficina, donde lo felicita por su coraje.

Trasladado al juzgado para que firmen su libertad, se cruza con Camila (Paula Cancio) y le cuestiona que haya dicho la verdad, pero Camila le dice que está en paz tras haber confesado.

Sin embargo, finalmente Patricio no es liberado porque se lo acusa de Raviolito, el primo de El Sapo, aunque el personaje encarnado por Esteban Lamothe jura que fue en defensa propia.

Emma vuelve a su casa, donde encuentra que Ana ya no está y está todo revuelto. Cree que le robaron, pero sin saber que fueron a su casa para buscarla.

Allí aparece Rita (Verónica Llinás), preocupada por saber cómo se encontraba tras haber sido lastimada durante el ataque con las molotov.

Al día siguiente, Morcilla (Carlos Portaluppi) amenaza a Emma para que deje de investigar y la abuela de Ana, también prostituta, la golpea duramente en la calle.

La esposa de Borges confirma que Mecha (La Joaqui), la novia de Diosito (Nicolás Furtado), es informante de la policía, le cuenta a Borges y éste decide mandarla a matar.

Mientras tanto, sin saber nada, Diosito se pelea con James en el patio y recibe una puñalada, recibiendo la asistencia Patricio lo cura y Diosito siente una atracción inconsciente por Patricio.

En ausencia del Sapo, Morcilla se siente el nuevo "capo" de la banda y empieza a actuar como tal. Claro que, luego de festejarlo teniendo sexo con su novio y mientras está intentando hacer las paces con Borges, que ya ha reclutado a casi todos los presos del patio, excepto a Oaki y sus amigos más cercanos, es sorprendido con el regreso de El Sapo.

SEGUÍ LEYENDO: