En el comienzo del quinto capítulo , la guerra entre los Borges y el Sapo suma un nuevo y trágico episodio con la muerte a manos de Patricio (Esteban Lamothe) de Raviolito, el primo del personaje encarnado por Roly Serrano, y uno de los hombres de Mario.

En medio de ese incidente, Mario Borges es llevado a hablar con El Sapo, quien le apunta con un arma. Sin embargo, el personaje de Claudio Rissi logra convencerlo de que no lo mate ya que le muestra una imagen en su teléfono de un lugar donde supuestamente se encuentra la hija del Sapo, y le hace creer que la tiene vigilada y que si le pasa algo a él la van a matar.

En tanto, Emma (Martina Gusmán) lleva a Ana a su casa para curarle sus heridas y ella le cuenta que en San Onofre hay gente que trae a las familiares de los presos del interior, prometiéndoles casa y trabajo, y las obligan a prostituirse. Además, le cuenta que su hermano Oaki (Rodrigo Noya) sabe quién está detrás de ese negocio y habla con él, que promete decirle quién maneja a las prostitutas si ella primero sale al patio a ver cómo viven los presos ahí.

Por otra parte, mientras se revela que el Cuis (Diego Cremonesi) está preso por haber envenenado a su productor musical, éste, cansado de las humillaciones del Sapo, le propone a Mario un plan para matarlo envenenándolo, pero Borges le pide que no se meta en problemas.

Diosito (Nicolás Furtado) se pelea otra vez con Borges, quien mandó a seguir a Mecha (La Joaqui) y tiene sospechas de que ella trabaja para la policía.

Durante una visita íntima, Diosito le pregunta por ese tema, pero ella se enfurece al saber que el hermano la mandó a seguir y le dice que es su primo y que estaba visitando a una tía enferma en el hospital.

Rita (Verónica Llinás) tiene sexo con El sapo y después, casi sin querer, le da a entender que él tiene el pene chico, por lo que El Sapo enfurece y le pega una trompada. En venganza, ella le suelta las palomas con las que él transporta la droga.

Refugiado en el patio luego de asesinar a Raviolito, Patricio es llevado por los hombres de El Sapo cuando era trasladado por los guardias. Él cree que lo buscan para tomarse revancha por lo del primo del Sapo, pero en realidad era porque el Sapo se estaba muriendo y necesita asistencia médica. Le practica una traqueotomía casera y lo termina salvando.

Sobre el final del episodio, Emma (Martina Gusman) sale al patio para cumplir su parte del trato con Oaki (Rodrigo Noya), pero cuando estaba interiorizándose de cómo vive la gente en los pabellones unos presos enmascarados (presuntamente del grupo liderado por El Sapo) lanzan bombas molotov y prenden fuego algunas de las casillas.

SEGUÍ LEYENDO: