En las últimas horas, estuvo nuevamente en boca de todos a partir del enfrentamiento que mantuvo ayer con Luis Ventura en Infama.

Y, aunque el piso de Vino Para Vos, el ciclo que conduce Tomás Dente por la pantalla de KZO, suele ser un espacio más relajado, la charla con el artista imponía una pregunta que no resultó del todo cómoda para él y que tiene que ver con la relación con sus hijos.

"¿Cómo te definirías como papá?", le preguntó el conductor.

"Ah, esa pregunta es terrible, es muy difícil, no hay un manual", expresó Silvestre, para luego profundizar en el tema.

"Lo que te puedo decir con respecto a los hijos es que ellos, igual que nosotros, pasamos por distintas etapas. Yo creo que son distintas etapas y la verdad que a mí me toca vivir esta etapa con dolor, con mucho dolor, porque mis hijos han tomado una posición que yo respeto y que respetaré siempre", arrancó.

"Si ellos han tomado alguna distancia de mí es respetable, y me duele como padre, pero bueno, algún día quizá se de la oportunidad de volver a reencontrarnos y si la vida nos separa bueno, la vida lo dispuso así", expresó.

"Yo creo que, como te decía antes, no hay un manual para ser padre. Yo creo que a lo mejor les di demasiado o a lo mejor no les di algunas cosas que ellos necesitaban y que yo no supe ver. Yo asumo todas las responsabilidades, porque yo soy el padre, y mis hijos son chicos, a pesar de que son grandes, mayores de edad, y algunos ya pasan los 30 casi todos. Pero son personas que ya deciden, entonces el amor no se mendiga, yo estoy abierto, son mis hijos y siempre van a serlo", agregó.

"De tu parte hay amor, que es lo importante", le dijo el conductor.

"De mi parte yo soy el padre de ellos y eso no me lo quita nadie. Pueden no estar de acuerdo conmigo, hasta sentir vergüenza de que yo sea su padre y bueno, la vida ya acomodará las cosas como corresponde, o no. Yo no voy a presionar sobre el tema, no me corresponde, pienso que el tiempo acomoda las cosas", respondió el cantante.

"A lo mejor hoy están influenciados por cierta gente, o por ciertas situaciones que no vienen al caso, y tienen un pensamiento. Que lo pueden cambiar en cualquier momento, como yo también, porque yo también puedo estar equivocado en muchas cosas. Uno no es el dueño de la verdad, y más cuando hablamos de padres e hijos, que son relaciones a veces conflictivas", concluyó.

SEGUÍ LEYENDO