Alcanzó la fama en Terminator II con 14 años, pero inició un romance polémico con su tutora, cayó en las adicciones y lo perdió todo: el tormento de Edward Furlong

Como un joven John Connor, fue la revelación de la mejor película de la saga. Pero la popularidad precoz le jugó una mala pasada: tomó el camino equivocado una y otra vez. Tenía todo para triunfar en Hollywood y lo echó a perder. Hoy, busca su redención: promueve la vacunación contra el coronavirus