Masterchef Celebrity: cómo se confeccionan las pruebas, por qué los participantes presentan dos platos y quién arma el mercado

En diálogo con Teleshow, uno de los productores gastronómicos de la primera temporada del reality contó cómo se prepara todo para que los concursantes puedan realizar los platos que Germán Martitegui, Damián Betular y Donato de Santis evalúan

(IG: @boxfishtv)
(IG: @boxfishtv)

Hace una semana se volvieron a encender las hornallas más famosas del país. Los dieciséis participantes de la segunda edición de Masterchef Celebrity ya se enfrentaron a nuevos desafíos para deleitar al jurado integrado por Germán Martitegui, Damián Betular y Donato de Santis: armaron un menú para un casamiento, cocinaron por color, tuvieron que realizar recetas con prepuestos acotados y hacer el mejor pastel de papa.

Detrás de cada prenda y de cada plato que realizan los cocineros amateurs (Fede Bal en lugar de su mamá Carmen Barbieri, Flavia Palmiero, Juanse, Gastón Dalmau, Dani La Chepi, Andrea Rincón, Cae, Candela Vetrano, Fernando Carlos, Daniel Aráoz, María O’Donnell, Mariano Dalla Libera, Sol Pérez, Georgina Barbarossa, Alex Caniggia y el Loco Montenegro) hay mucha gente trabajando en la confección de las consignas, en el armado del mercado, en la prueba de las recetas y en la asistencia a los participantes, en caso de ser necesario.

@masterchefargentina
@masterchefargentina

Ian D’Angelo fue participante de la quinta, sexta y octava temporada de El Gran Premio de la Cocina y en el 2020 fue uno de los productores gastronómicos del programa conducido por Santiago del Moro. En diálogo con Teleshow, el joven de 21 años que cocina desde los 14 explicó cuál era su tarea en el reality y cómo se arman las pruebas que cada noche los participantes deben superar para asegurar su continuidad.

Su trabajo y el de sus compañeros requiere de estar muy atentos antes (para armar todo), durante (para asistir en caso de que sea necesario) y después (para ordenar) de cada consigna. “Estamos detrás de cámara, miramos todo para de inmediato solucionar los problemas”, explicó Ian sobre su labor mientras los participantes cocinan y dio algunos ejemplos: “Si hay una prueba con papas noisette y se rompe e utensilio, hay que ir y darle otro utensilio. O si hay una prueba de pastelería en la que tienen que hacer un baño maría invertido, tenemos que ir a llevarles el hielo, o mismo si el concursante se corta, que vaya el doctor porque a veces los participantes con el afán de competir, se cortan y siguen, y es un problema, no lo podemos permitir. Estamos atentos a esos detalles para que las cosas no pasen a mayores ni se perjudique ningún participante, buscamos que sea parejo para todos”.

En ciertas pruebas los participantes tienen que seguir las recetas. Para asegurarse de que sea posible hacerlas en tiempo y forma según la consigna, en la previa a las grabaciones los productores gastronómicos son los encargados de realizarlas como si fueran concursantes, de esa manera chequean proporciones y pasos a seguir y se aseguran que el tiempo que tienen los participantes alcanza para terminar el plato. “A veces, pasa mucho con la pastelería, algo sale mal y dicen que siguieron la receta, pero tal vez no tal cual, por eso ya está todo probado”, contó.

Dichas pruebas las realizan en una carpa que hay detrás del estudio con todos los equipos necesarios para cocinar: “Tal vez no hacemos la prueba con una suprema rellena porque es un plato más fácil, pero si tuvieran que hacer por ejemplo un lomo wellington (plato que hizo acreedora a Sofía Pachano de una medalla la temporada anterior) sí, así sabemos que les dimos una receta que funciona”.

Sofía Pachano realizando su lomo wellington

Para cada consigna la producción ofrece una gran variedad de ingredientes y productos, dependiendo de la temática de cada gala: “Por ejemplo un día de comida vegetariana, se arma una escena veggie, plantas, variedad. El día de pastas, no hay un tipo de fideos, hay de todo, para que el participante pueda poner creatividad, presentar algo lindo y salir de la zona de confort”. De asegurar dicha oferta se encargan justamente los productores gastronómicos con el objetivo de que “el participante se luzca con cosas diferentes, distintas y que gusten”.

Para eso, el armado del mercado es fundamental y surge del trabajo en conjunto entre los cocineros y la gente de arte, que crea el ambiente: “Ellos hacen eso que se ve, y nuestra mano está en seleccionar las verduras más lindas, acomodar las carnes para que queden vistosas, es todo muy estético y producto de un trabajo en equipo. Eso me lo llevo como experiencia y aprendizaje”.

@masterchefargentina
@masterchefargentina


Antes de ingresar al estudio, aseguró que lo único que saben los participantes es que tienen que ir a cocinar, no saben ni qué, ni con qué. Los días de cajas misteriosas, son los productores quienes se encargan de armarlas y elegir con qué llenarlas: “Por ejemplo se eligen 22 ingredientes, proteínas, cuatro condimentos, verduras, algún lácteo y ellos tienen que ver qué hacen en el momento”.

@boxfishtv
@boxfishtv


Luego de 60 minutos -a veces 75- Santiago del Moro comienza con la cuenta regresiva y todos levantan la mano. Para ese momento ya tienen que tener dos platos listos. ¿Por qué dos? El primero es el plato que se prueba y con el que el jurado da la devolución y el segundo es el que se utiliza para la foto, que luego se ve en el programa editado cuando el participante describe su receta. Justamente entre otra de las tareas de los productores gastronómicos está levantar y cambiar los platos que el jurado utiliza.

(IG: @ian_dangeloo)
(IG: @ian_dangeloo)

Ian tiene 21 años, cocina desde los catorce y actualmente trabaja en una parrilla en De Voto. Su paso por El Gran Premio de la Cocina, con la conducción de Carina Zampini, lo ayudó a dar el “empujón”: “Me sirvió para expandir mi talento, para definirme y dedicarme de lleno al oficio que es lo que me gusta desde chico y es lio que me representa, dar de comer y sacarle una sonrisa a las personas y de Masterchef me llevo experiencia, lindos recuerdos y mucho aprendizaje”.

Entre sus planes está irse a Alabama a trabajar y pasar por Francia para seguir aprendiendo. “No estudié, fue todo de oficio, práctica, yendo a lugares gratis para aprender cosas que no sabía y que fueron saliendo bien y fue como hoy tengo laburo, cuando la gente te ve con ganas de aprender, te enseña”.

Emmanuel Escobar, también ex participante de El Gran Premio de la Cocina, había sido parte de la producción del reality la temporada pasada y en diálogo con Teleshow, había explicado sobre su rol: “No es armarle los platos a Vicky. Es armar lo que es mercado, despensa y mesada de trabajo. Ser productor gastronómico es ocuparse de todo. Desde armar y crear el contenido, hasta hacer los pedidos a los proveedores, recibirlos, ordenar y etiquetar. Es muy parecido a tener un restaurante”.

SEGUIR LEYENDO