El desconsuelo de Florencia Peña por el entierro de su padre, en plena pandemia: “Ninguno de los que lo amaron pudo acercarse”

La actriz, su madre y su hermana tuvieron que acatar el protocolo que rige para los sepelios en cuarentena. Pese a esta situación, Flor acercó un mensaje superador

Florencia Peña (Foto: Instagram)
Florencia Peña (Foto: Instagram)

Parece una paradoja: el aislamiento social nos coloca a resguardo del coronavirus, achatando la famosa curva de contagios y salvando vidas, pero nos deja sin contención ante la muerte de un ser amado. Si el deceso se produce por el maldito COVID-19, ni siquiera podremos acercarnos a despedirlo. Y aún si la razón que provocó la partida es ajena al virus, el protocolo sanitario es estricto: solo unas pocas personas pueden participar del entierro, acercar sus condolencias, cerrar filas -juntas- en ese dolor compartido.

Esto mismo acaba de sucederle a Florencia Peña con su padre.

Desde mediados de 2018 Julio enfrentaba un “cáncer terminal”, como este lunes contó su hija en las redes sociales, al comunicar su muerte. "Te vi pelear con tanta fuerza, te vi luchar con el cuerpo y con el alma contra una enfermedad que siempre te llevo la delantera, pero que te puso a prueba cada día”, escribió, enalteciendo su valentía.

Florencia Peña con su papá, Julio
Florencia Peña con su papá, Julio

Con la tristeza a cuestas, llegó para Florencia el momento de un último adiós. Pero así como hace unos días le pasó al actor Agustín Sierra con su propio padre, resultó desolador debido a las normas de prevención contra el coronavirus. “Hoy despedimos a mi viejo -narró la jurado del Bailando en su cuenta de Twitter-. Solo pudimos hacerlo mi madre, mi hermana y nuestros dos compañeros de vida (por su pareja, Ramiro Ponce de León, y su cuñado). Apenas cinco permitidos. Ninguno de los que amaron a mi padre pudieron acercarse”.

“Hubiéramos querido homenajearlo y acompañarlo entre todxs los que formamos parte de su historia. Pero no se pudo -lamentó-. Como les debe haber pasado a tantos en este momento tan extraordinario que estamos viviendo. Y vuelvo a pensar cómo la vida te sorprende con situaciones impensadas”.

Esta circunstancia -marcada por las ausencias- también abarcó la “agonía” de su papá, cuyo tramo último transcurrió una vez iniciada la cuarentena total, en aquel 20 de marzo que parece tan lejano. Julio debió transitar esos últimos días casi sin apoyo; lo mismo le ocurrió a su esposa, en esta historia de amor que alcanzó casi medio siglo: “Mi madre banco en soledad gran parte de este desenlace”, destacó Flor.

Amor eterno: los padres de Florencia Peña
Amor eterno: los padres de Florencia Peña

Acto seguido, Peña volcó unas palabras cargadas de reflexión. “Nada está sucediendo como hubiéramos deseado. No podemos siquiera acompañar a mi madre cómo necesitamos hacerlo. Y aún así, en medio del dolor, vuelvo a afirmar que somos un todo. Que no vivimos solos la vida. Y que el bien común debe estar siempre por encima del bien personal”, escribió, dejando entonces un pedido a sus seguidores, y a todo aquel que quiera oírla: “Sigamos haciendo las cosas bien. Sigamos quedándonos en casa los que podamos. Pensemos que las miradas ombliguistas afectan a todxs. Mi padre, desde donde esté, sé que estará de acuerdo". Y cerró con el hashtag #QuedateEnCasa.

El posteo de Florencia Peña rebalsó de saludos cariñosos, entre ellos, muchos famosos: Georgina Barbarossa (con quien en algún momento mantuvo una feroz disputa que hoy, con esta mirada, tan poco vale), Cinthia Fernández, Marcela Feudale, Carlos Monti, entre muchos otros. "Gracias por los mensajes de amor de estos días. Hicieron bien”, contó la actriz.

Pero también dejaron su testimonio los seguidores que habían enfrentado el mismo dolor. “Me pasó hace 15 días -escribió una mujer-. Ni a las hijas (nos dieron) permiso para ir, ni siquiera de lejos ver el cajón: todo por teléfono. Nadie, sola, solita... se llevaron a Elena desde la cama. Y nunca más... Es desgarrador no poder despedirse en la ultima morada. Fuerza a quienes les toca en este tiempo”.

Más temprano que tarde, saldremos de todo esto. La pregunta -que se suma a tantos otros interrogantes- es cómo lo haremos. Con qué heridas. Quizás ya cerradas, tal vez aún en carne viva.

Cuando salgamos de todo esto, Florencia tendrá mucho para contar. Ella. Y tantos más

SEGUÍ LEYENDO