Susana Giménez despeinada y con anteojos en cuarentena (Video: Telefé)


Susana Giménez abrió las puertas de su casa en Barrio Parque, donde está realizando la cuarentena obligatoria por la pandemia del coronavirus. Muy relajada, la diva se mostró al natural: despeinada y con anteojos de sol, en diálogo con Rodolfo Barili y Cristina Pérez en el especial de Telefe #YoMeQuedoEnCasa, emitido el sábado pasado. Además de contar intimidades de sus días encerrada en su hogar, sorprendió con declaraciones muy positivas sobre las decisiones que ha tomado hasta ahora el Gobierno Nacional.

“Estoy segura de que esto va a pasar. Y tengo la leve impresión que esta especie de grita o grietón que teníamos se ha achicado muchísimo en estos días. Antes estábamos como poseídos los que no habíamos votado a (Alberto) Fernández y, ahora, estoy muy contenta con lo que está haciendo”, no dudó en responder la Su.

Y agregó: “Es un tipo calmo, que hace cosas... Todos lo ven, que no reta. No sé, a mí me cae muy bien. Y todas las medidas que está tomando son buenas. No soy panqueque ni nada por el estilo, no soy peronista. Pero la verdad que me gusta y lo respeto a este presidente que tenemos. Me parece que ha reaccionado bien”.

El costado frívolo de la cuarentena está relacionado a todos aquellos hábitos a los que estamos acostumbrados y que hoy resultan un lujo inalcanzable como, por ejemplo, ir a la peluquería. Por eso, aunque día a día demuestre estar llevando bastante bien sus días de aislamiento, la diva no pudo dejar de hacer alusión al estado de su pelo.

“Yo no quería que me vieran así, tan desastre... Justo se me ocurrió sacarme las extensiones ese verano y ahora con este pelo parezco el Pájaro Caniggia. ¿Viste?”, comenzó diciendo la diva desde su casa, ocultando sus ojos tras unas gafas oscuras, luego de que Rodolfo Barili y Cristina Pérez la presentaran, también, desde sus domicilios.

Ante la risa de todos y para que Claudio Paul no se ofenda, enseguida aclaró: “Ahora el Pájaro Caniggia está lindo porque se lo cortó (el pelo) y le queda divino”. Y, después de agradecer la invitación del canal de participar del especial, destacó el trabajo de todos los que vienen informando diariamente sobre la pandemia del coronavirus.

“Esto es para contar, más o menos, cómo la pasamos cada uno. Yo no estoy aburrida, porque siempre encuentro cosas para hacer. Al principio, se me dio por la limpiadora. Porque yo soy mucho de pasar el dedo y fijarme. Pero, como nunca tengo tanto tiempo como para estar en casa, ahora se me dio por ver todo y ordenar placares. Encontré remedios del ’99, creo, que tenía guardados vencidos. Hice todo ese tipo de cosas”, contó la diva desde su sillón. Y después remarcó: “Entiendo que tengo que quedarme en casa, que es la vacuna que tenemos en ese momento".

Entonces, Barili le preguntó si en estos días había encontrado cosas que buscaba desde hacía mucho tiempo. “¡Lógico! Cosas que no veía hace tiempo porque no abro tanto los placares. Pero soy de comprar remedios y cremas para esto o para lo otro. Y bueno, encontré cosas re vencidas. Ya era peligroso: si me hubiera puesto esa crema, se me cae la cara...”, respondió ella.

Y luego siguió contando cómo transcurren sus días de aislamiento. “Se me dio por la cocina. Yo nunca había cocinado, porque a mí me gusta la limpieza pero no la cocina. Todo me sale bastante mal. Pero ahora aprendí la receta de un pollo e hice uno que salió en todos lados, pobre. ¡Me da vergüenza! mecha me dijo: ‘Mamá, subilo a Internet’. ‘¡Estás loca! ¿Cómo voy a subir un pollo a Internet? No tiene nada que ver con nada’. Pero lo subió ella y lo vieron todos”. Y me encantó poder hacerlo. Ahora voy a probar con otra cosa, con otro animal o con ñoquis", explicó Susana.

Mercedes Sarabayrrose compartió en su Instagram el pollo de Susana
Mercedes Sarabayrrose compartió en su Instagram el pollo de Susana

Entonces, Pérez le contó que ella había hecho un flan y que, después de cuatro intentos, le había salido bien. “¿Cuántos huevos le pusiste?”, preguntó entonces Susana, interesada por la receta. “Ocho yemas”, respondió la periodista. Y la diva tomó nota: “Eso, porque va con muchos huevos”. Sin embargo, cuando Cristina le contó que ella había hecho la leche condensada y que para ella eso era “un laboratorio”, la Su se puso seria.

“Ojalá pudiéramos estar en un laboratorio ayudando, a mí me encantaría”, dijo Susana. E hizo hincapié en el medicamento que se está probando en China: “A mí me mandan todos los días cosas que dicen que prácticamente, ya tienen la vacuna y que la van a empezar a mandar al mundo”.

Después llegó un momento divertido, cuando se sumó a la videollamada Marley junto a su hijo, Mirko. Primero, la diva le pidió que le dijera “tía Su” y le reprochó que llamara a todas de esta manera, recordando la anécdota de Florencia Peña a quien el niño confundió con ella.

Susana jugando con su ahijado Mirko (Foto: Instagram)
Susana jugando con su ahijado Mirko (Foto: Instagram)

Y, enseguida, se mandó uno de sus infaltables bloopers, cuando el conductor de El muro infernal contó que su nene había “llamado a Alberto Fernández” para pedirle que lo dejara comer más chocolates, y ella dijo que si Mirko ya había conocido a Barack (Obama), “en cualquier momento lo llama a (Bill) Clinton...”. ... “¡A Clinton!”, reaccionó enseguida, porque en realidad quería mencionar a Donald Trump. “Esto va a salir en todos lados...”, auguró.

Antes de terminar, Susana contó que ella también, como tantas familias, hoy recurre a la tecnología para poder estar conectada con su familia. “Hablo con Mercedes y con Lucía. El otro (por su nieto Manuel) no contesta, no me da bola . Y no le gusta que el mensaje tenga mas de tres renglones, por ejemplo”, confesó.

Y se despidió diciendo: “No sabía que se iba a extender tanto (la cuarentena), pero hay que aguantar porque es la única vacuna que tenemos. Es lo que repiten todos los días los médicos. Es lo único que tenemos , así que hagámoslo”.

SEGUÍ LEYENDO: