El tráiler de "El escándalo"


Al frente del canal de noticias Fox News, Roger Ailes (John Lithgow), uno de los productores televisivos más míticos de su generación, también es un hombre cruel, autoritario y acosador, que maltrata a sus empleadas y enuncia comentarios groseros y sexistas.

Cuando la presentadora y estrella televisiva Gretchen Carlson (Nicole Kidman) decide denunciarlo ante la Justicia, los años de abuso saldrán a la luz. Será entonces cuando sus compañeras, entre ellas Megyn Kelly (Charlize Theron) y Kayla Pospisil (Margot Robbie), tendrán que vencer sus propios miedos e inseguridades para también aportar su testimonio contra el poderoso ejecutivo, y que así la verdad se conozca.

Basada en una historia verídica y reciente, El Escándalo (Bombshell) narra esta historia. Se trata de un filme poderoso respaldado en las soberbias actuaciones del trío protagonista: Kidman, Theron y Robbie, cada una de ellas en un registro distinto, pero igual de creíbles y conmovedoras.

Ayudada por una lograda caracterización que la hace ver como un clon de la periodista Megyn Kelly, Charlize nos regala una vez más, una interpretación repleta de matices en la que el ego, la ambición, la neurosis y la vulnerabilidad se dan la mano para lograr una personalidad compleja.

Charlize Theron, caracterizada como Megyn Kelly
Charlize Theron, caracterizada como Megyn Kelly

Margot Robbie también es magnífica en su rol, componiendo a esa joven reportera un tanto ingenua, con las inseguridades de una principiante que se debate íntimamente con su ambición de crecer en un mundo ultra competitivo.

Pero más allá de los logros artísticos de El escándalo, vale recalcar que así como la denuncia reflejada en la ficción jamás hubiera ocurrido sin la aparición del movimiento Me Too, la realización de este largometraje tampoco hubiera sido posible sin la saludable ola de empoderamiento que estamos viviendo, y de la que Hollywood no resulta ajeno.

Estamos ante una película contada desde la visión de las víctimas que sirve como ejemplo de numerosos casos similares vividos a diario, no solamente en los medios americanos, sino también en las redacciones y estudios de televisión vernáculos.

Jay Roach detrás de cámaras logra darle ritmo a la historia transitando un camino que salta del drama a la sátira con gran naturalidad. El guión de Charles Randolph no idealiza a ninguno de las heroínas; por el contrario, las presenta con sus miedos, contradicciones y naturalizaciones, haciendo que el contexto y la trama resulten verosímiles y cercanas.

La sensibilidad del filme lo aleja del clásico tono acartonado del cine denuncia, a la vez que lo transforma en una muestra real de “la cultura del silencio” y del costado más oscuro, repudiable y sucio del mundo de los medios.

SEGUÍ LEYENDO