Luis Alberto Spinetta cumpliría 70 años: el recuerdo de cinco personas que lo conocieron de cerca

Javier Malosetti, Grace Cosceri, Daniel Colombres, Guillermo Arrom y Sergio Marchi narraron cómo era el “Flaco” en la intimidad, qué los impactó de su personalidad y qué le dirían hoy si lo tuvieran enfrente

gcalvo@infobae.com
Luis Alberto Spinetta en 2009, durante el show de Las Bandas Eternas (Télam)
Luis Alberto Spinetta en 2009, durante el show de Las Bandas Eternas (Télam)

La parte pública de Luis Alberto Spinetta la conocemos, en mayor o menor medida, todos los argentinos. Que fue un músico extraordinario y que compuso algunas de las canciones más lindas que se escucharon por estas tierras no sería novedad alguna para nadie.

Es por eso que hoy, día en que el “Flaco” cumpliría 70 años, en lugar de repasar su laureada carrera artística, Teleshow dialogó con Javier Malosetti, Grace Cosceri, Daniel Colombres, Guillermo Arrom y Sergio Marchi para que cuenten los aspectos menos conocidos del ex Almendra. Si bien cada uno narra situaciones distintas que le tocó atravesar con el compositor, los tres músicos, su coach vocal y el periodista, autor de su biografía oficial, coinciden en que fue un ser único.

- ¿Cómo conociste a Luis Alberto Spinetta?

Javier Malosetti: - De muy chico, con el primer disco de Almendra, el que ahora está cumpliendo 50 años. Y, personalmente, en una situación de ensayo de las presentaciones de Téster de violencia en 1988 cuando el gran Machi Rufino era el bajista. Esto, “oficialmente”, porque le había pedido algunos autógrafos pero él no sabía quién era yo.

Grace Cosceri: - En su propio estudio porque me encontraba trabajando como vocal coach de Illya Kuryaki and the Valderramas.

Daniel Colombres: - Desde muy chico, a los 14 años, pero lo empecé a tratar a los 22 cuando grabé con David Lebón el disco Siempre estaré. Estuvo en la mezcla del álbum y, cuando yo llegué a escuchar lo que habíamos grabado con David en el estudio del Cielito, vino, me abrazó, me felicitó por cómo había tocado en el disco y la verdad que para mí fue y será toda mi vida una bendición. Que un tipo así te venga a abrazar y felicitar por cómo tocaste no creo que le pase a mucha gente. Agradezco que me haya pasado eso.

Guillermo Arrom: - La primera vez que vi a Luis personalmente fue en el Festival de La Falda ’84. Estaba en el escenario tocando con el grupo de Alejandro Derraco y la gente nos empezó a tirar cosas. Luis salió al escenario y empezó a aplaudirnos. La gente paró de tirarnos cosas y nos aplaudió. Lo aplaudían a él pero nos salvó. La siguiente vez, unos años después, yo tocaba en la banda de Claudia Puyó antes que Spinetta Jade y entonces compartimos camarín. Ahí estuvimos conversando un rato. Y después la vez que me fui a probar para tocar en su banda fue la vez definitiva, digamos. Fue la tercera vez que nos vimos y él, de las dos anteriores, no se acordaba.

Sergio Marchi: - Lo conocí en 1983 cuando le hice una entrevista para la revista Tren de carga.

"La bengala perdida"


- ¿Cómo lo definirías en una palabra?

Javier Malosetti: - Alien.

Grace Cosceri: - Irrepetible.

Daniel Colombres: - Un tipo único e irrepetible. Podría decirte más cosas pero para sintetizar: único e irrepetible.

Guillermo Arrom: - Genio, como persona y como artista.

Sergio Marchi: - Amoroso.

- ¿Qué te impactó de Luis en tu primer encuentro con él?

Javier Malosetti: - Me impactó su personalidad monumental. Artísticamente ya lo conocía porque era su fan. Pero estábamos en un lugar donde ensayaban, que era un estudio de filmación que había en Flores, creo. Ahí ensayaban y ahí fue donde lo conocí. Parecía que ese lugar gigante lo ocupaba todo él.

Grace Cosceri: - Su calidez y entrega.

Daniel Colombres: - Lo que me impactó cuando lo conocí es que Luis fue un tipo normal, un artista sin precedentes. Lo pongo en las filas de los más grandes compositores y artistas del mundo. Yo ya sabía que era eso que te estoy diciendo, pero tenerlo enfrente mío y poder dialogar con él fue un impacto.

Guillermo Arrom: - Lo que más me impactó fue que era una persona sencilla pero sofisticada a la vez y era un ser muy luminoso. Cuando él aparecía en la sala o donde sea todo cambiaba. Era como que todos queríamos ser mejores personas.

Sergio Marchi: - Lo primero que me impactó fue tenerlo adelante. Te quiero ampliar la primera porque la verdad es que lo conocí cuando lo vi por primera vez en Canal 11, a través del televisor, que estaba con Invisible presentando Durazno Sangrando en Rock en Teleonce, y recuerdo verlo cantar. Lo que me impactó en el primer encuentro con él fue la sencillez, la calidez y la amabilidad. Cómo, a dos pibes inexpertos como nosotros, enseguida nos tranquilizó y nos dijo que estaba todo bien, que le gustaba hacer esta nota más que una de otro tipo.

"Muchacha ojos de papel"


- ¿Cómo era en la intimidad?

Javier Malosetti: - Era muy intenso. Muy cariñoso, muy humorístico, muy calentón. Todo era muy. Muy groso. Todo era a pleno, calentón a pleno y amoroso a pleno. Y de las personas que más me hizo reir.

Grace Cosceri: - No sé si decir “intimidad” pero que, desenmarcado de la música, sus intereses eran estar informado leyendo el diario todas las mañanas y llamando a amigos y conocidos para tratar de ayudarlos en todo lo que estaba a su alcance. Amasaba pan en silencio.

Daniel Colombres: - Era muy reservado, no para quiénes estábamos con él porque si te habilitaba con su cariño, amistad y amor, eras un privilegiado. Cuidaba mucho a las personas que él quería y que le daba cabida en su vida. Hay cosas muy íntimas que las dejo a pensamiento de las personas, del público, pero era un tipo inmenso. Te cuidaba, te agasajaba, te cocinaba. Era un tipazo. Y loco como todos. Como vos, como yo, como todas las personas. Variable en los estados de ánimo como somos todos, ni más ni menos.

Guillermo Arrom: - Era una persona sencilla, muy divertida y graciosa. A veces era complicado entenderlo porque hablaba con mucha profundidad, como sus canciones, y era difícil seguirle el hilo por momentos. Pero era muy afectuoso.

Sergio Marchi: - Era muy cálido, muy gracioso. Tenía el chiste fácil, la payasada. Deliraba, se iba por las ramas... Muy divertido.

Un joven Luis Alberto Spinetta
Un joven Luis Alberto Spinetta

- ¿De qué solías hablar con él?

Javier Malosetti: - Yo era chico cuando toqué con él. Por eso me decían el “Bebote”. No solamente por mi tamaño sino porque realmente era bastante más chico que el más joven de la banda, que creo que era Guille Arrom en ese momento. Solo hablábamos de música. No tuve nunca una charla demasiado literaria. Me lo perdí en esa faceta. Hablábamos de música, de músicos, de bandas, de artistas...

Grace Cosceri: - Solíamos hablar de libros que intercambiábamos, como “Para los pájaros” de John Cage, y muchas charlas telefónicas nocturnas con risas y delirios varios.

Daniel Colombres: - Hablábamos de todo. Pavadas, cosas serias, importantes, menos importantes. De música mucho, instrumentos, de lo que fue el pasado. Era muy difícil no hablar de Almendra, de Pescado... Él me llevaba nueve años. Por lo tanto, para mi era muy difícil no preguntarle cómo la pasaba, cómo vivió esos momentos.

Guillermo Arrom: - De todo un poco: música, comidas, autos... De todo tema.

Sergio Marchi: - Hablaba más que nada en términos periodísticos, de notas. Podíamos hablar de cualquier cosa. Generalmente era de música de lo que hablábamos. Fuera de los reportajes incluso.

"Nueva luna, mundo arjo"


- ¿Qué le dirías hoy si lo tuvieras adelante?

Javier Malosetti: - Le diría gracias y, si tiene ganas, tocamos un rato. Guitarreamos.

Grace Cosceri: - Gracias por haber confiado en mi. Gracias por la obra bendita que con tanto esfuerzo hiciste indagando en lo profundo y gracias por acompañarme desde el lugar donde moras ahora. Y te extraño mucho.

Daniel Colombres: - Le diría gracias una y mil veces y, si pudiera, lo traería de vuelta. Sé que no va a ser posible pero ese es el sentimiento.

Guillermo Arrom: - Le diría cosas que por suerte pude decirle en alguna de nuestras últimas charlas, que le agradecía todo lo que me había enseñado y todo lo bueno que había sido tocar con él para mi vida en general y para mi carrera.

Sergio Marchi: - No le diría nada. Le daría un largo abrazo. No hace falta palabras...

- Sé que esta pregunta es difícil. ¿Qué canción de Luis es tu favorita?

Javier Malosetti: - Exactamente. Tu lo has dicho amigo (risas). Es imposible responderte esto. Es un artista muy prolífico, como Mozart, Frank Zappa... Y tiene un montón de puertas, un montón de puertas que cualquiera que abras te va a llevar a un lugar buenísimo: música, lírica y su voz también.

Grace Cosceri: - “Laura va”. Si bien la letra es superior a todo nivel, la línea melódica es de una categoría muy alta.

Daniel Colombres: - Realmente es muy difícil porque me gusta toda su obra. Ahora mismo, que estoy de vacaciones con mis hijas, te puedo decir, en el relax del año, a priori te diría que “Dios de la adolescencia” es un tema chico, corto, pero es un tema que me parte. Es muy bello. Por decir uno.

Guillermo Arrom: - Tengo muchas canciones favoritas que van cambiando. Últimamente estoy muy entusiasmado con “Pobre amor” pero, de las que grabé yo, me gusta muchísimo “Cruzarás”.

Sergio Marchi: - Mi favorita hoy es “Credulidad”, de Pescado Rabioso. Tremenda canción. Igual la canción favorita cambia todos los días.

SEGUÍ LEYENDO:

Así es “Ya no mires atrás”, el disco póstumo de Luis Alberto Spinetta

Cómo se escribió “Ruido de magia”, la biografía oficial de Luis Alberto Spinetta

Te Recomendamos