ATAV
ATAV

Argentina, tierra de amor y venganza, se convirtió en la novela más vista del año. La historia ambientada a finales de la década del treinta, tiene uno de sus principales atractivos en la reconstrucción de época y en la alta calidad de producción, que se ve en el vestuario y en los decorados.

La ficción se estrenó el 11 de marzo con un promedio de rating de 13.7, convirtiéndose en el programa más visto durante estos días. Con promedios cercanos a los 15 puntos, la novela que sigue la historia de Raquel (China Suárez), Aldo Moretti (Gonzalo Heredida), Torcuato Ferreyra, el gran villano de la historia interpretado por un genial Benjamín Vicuña, Lucía Morel ( Delfina Cháves) y Samuel Trauman, otro malvado de la tira, encarnado por Fernán Mirás, crece en el interés de la audiencia y su rating se consolida frente a la competencia de Telefe que tiene a ¿Quién quiere ser millonario?, el ciclo de preguntas y respuestas con Santiado del Moro y Pequeña Victoria, la nueva apuesta del canal, una excelente ficción con calidad e impecables actuaciones.

Pero el éxito de ATAV parece ser algo imbatible y así seguirá a lo largo de todo lo que resta del año. La novela se termina de grabar el 15 de noviembre y seguirá al aire hasta fines de diciembre o los primeras semanas de enero del 2020. La novela va por el capítulo 152 y aún pasará mucha agua bajo el puente para que los personajes puedan ser felices y los “malos” reciban su merecido. La tira se graba a capítulo abierto, por eso hay dos unidades de trabajo que van terminando los episodios. Por ejemplo, Benjamín Vicuña ya terminó de grabar todas sus escenas, pero igual su personaje seguirá al aire hasta el último capítulo. En estos días Virginia Inocentti finalizó su tarea, pero puso un mensaje en sus redes diciendo “hay Libertad para rato”, por lo que se entiende que su rol seguirá en la ficción durante más tiempo.

La China Suárez en ATAV
La China Suárez en ATAV

Pero debido al éxito de la novela, Teleshow habló con la producción de la ficción para consultar sobre unas declaraciones de Suar, quien dijo que “pude haber una continuación a partir del 2021”. A partir de estos dichos, los responsables de la tira sólo dijeron que “es una idea de Adrián, y ya sabemos que cuando se le pone algo en la cabeza, no para hasta conseguirlo”.

Teleshow habló con Leandro Calderone, quien junto a Carolina Aguirre son los autores y creadores del “mundo ATAV”, y se refirió concretamente a la idea de una continuación de la historia con un salto de tiempo de 20 años: “Desde que empezamos a trabajar en los guiones, todos nos sumergimos en un mundo que nos encantó de arranque. Se creó una mística muy grande y en ese origen de la historia surgió la posibilidad de hacer una segunda parte ambientada en los años sesenta, década que a todos nos fascina, pero fue sólo una idea”.

“Pero cuando Adrian Suar habló en un medio sobre la posibilidad concreta dando la fecha del 2021, a todos nos enganchó la idea. La historia sería una continuación de la actual, con algunos personajes conocidos, con los hijos de personajes que ya no están, con argumentos que podamos continuar, y trasladarlos veinte años en el tiempo. Por ahora es una fuerte idea y unas ganas tremendas de todo el equipo. Además todos sabemos que Adrián siempre esta una tira adelantado, por lo cual no nos sorprende que ya esté imaginando el 2021 y que ATAV sea su primera opción para la tira central de Pol-Ka”, finalizó Calderone feliz por la posibilidad de seguir contando la vida de estos personajes tan populares, pero dentro de dos décadas.

La idea está planteada y todos los responsables de la novela están atentos a la posibilidad. Por ahora están todos concentrados en el tramo final de la tira, que como ya adelantamos será a finales de este año o principios del próximo. Cuando este todo definido y terminado de escribir, empezarán a ver, ya de manera más concreta si los personajes que el público ama, volverán a la pantalla con más canas, un poco más viejos, pero con las mismas pasiones y amores, para volver a vivir sus historias, pero esta vez en la gloriosa década del sesenta. Parece que todo es cuestión de tiempo nomás".

SEGUÍ LEYENDO