A 25 años de su estreno, "Friends" se mudó a Palermo (Fotos y video: Lihueel Althabe)

El sillón naranja del Central Perk es mucho más que un simple sillón. Representa la aspiración de una generación a tener esos amigos a los que les dio vida Friends. Esa "familia elegida" que todos desean. Personas incondicionales que están todo el día disponibles: se puede ir a su oficina en medio de la jornada laboral, pedirles compañía en una cirugía de urgencia, apoyo emocional antes de un parto, o simplemente juntarse a tomar un café en ese sillón. El lugar en el que al final del día se solucionan todos los problemas.

A 25 años del estreno de la emblemática serie, un taxi amarillo, de esos típicos neoyorquinos, invita a ingresar al Warner Café (Honduras 5015). Ubicado a metros de Plaza Serrano, se trata de un bar temático que, con un poco de imaginación, lleva la realidad al mundo de Friends: desde el Central Perk, pasando por los inolvidables departamentos de los personajes de la serie y varios guiños para sus fanáticos. Desde hoy hasta el domingo está abierto a todo el público.

La entrada del Warner Café
La entrada del Warner Café

Después de pasar entre un grupo de curiosos que se quedan en la puerta mirando asombrados el cartel con el famoso logo de Friends, comienza el recorrido. Primera parada, como no podía ser de otra manera: el Central Perk. El lugar en el que el 22 de septiembre de 1994 Ross dijo que quería casarse de nuevo y Chandler le respondió: "Y yo quiero un millón de dólares". Acto siguiente, entró Rachel vestida de novia tras escapar de su casamiento con Barry. Y el resto es historia.

El logo del bar, sus carteles, el decorado, la mesa ratona, los tazones de colores que tanta popularidad cobraron a partir de la serie y algunas revistas le dan su inconfundible tono al lugar. Por supuesto, la principal atracción es el sillón naranja, lugar ideal para tomar fotografías y jugar a ser por un rato Monica, Phoebe, Rachel, Chandler, Joey y Ross. También se puede tomar un café -probablemente mucho más sabroso que el que preparaba el personaje de Jennifer Aniston-, pedir cupcakes y trabajar la memoria para poner en contexto las frases escritas en una pizarra, que hacen referencia a diferentes capítulos a lo largo de las diez temporadas de la serie.

El mítico sillón del “Central Perk”
El mítico sillón del “Central Perk”

Al fondo se llega a un pasillo que en una de sus paredes tiene una infografía con imágenes que recuerdan algunos objetos e hitos de la serie de Warner Channel, como las butacas reclinables de Joey y Chandler. "Dulce madre de todo lo que es bueno y puro", dijo el personaje de Matt LeBlanc la primera vez que se sentó allí. O la guitarra con la que Phoebe entonaba sus mejores hits, y el sombrero de chef de Monica. También hay una referencia al inolvidable "oh my God" que patentó Janice, la ex novia de Chandler.

El Warner Café se convirtió en un bar temático para homenajear los 25 años del estreno de “Friends”
El Warner Café se convirtió en un bar temático para homenajear los 25 años del estreno de “Friends”

Al final, un cuarto especialmente preparado con un croma verde para que los visitantes puedan bailar al ritmo de "I'll be there for you". Encargados del bar los graban y luego envían el video a modo de recuerdo, vía WhatsApp.

Los visitantes pueden bailar al ritmo de “I’ll be there for you”
Los visitantes pueden bailar al ritmo de “I’ll be there for you”

Unas escaleras conducen a la inolvidable puerta violeta de la casa de Monica, en donde se encuentran colgadas las controvertidas piezas de arte tridimensional de Phoebe, "Gladys" y "Glynnis". Al lado se puede ingresar al departamento de Joey y Chandler. Allí no solo se encuentra el sillón reclinable, frente al televisor que sintoniza todo el día el canal Warner, sino que también hay muchos guiños a diferentes episodios que transcurrieron en ese espacio, como el pato y el gallo, las mascotas que adoptaron los inseparables amigos.

A lo largo de todo el recorrido se reviven diferentes escenas, objetos e hitos de “Friends”: como las obras de arte de “Phoebe”
A lo largo de todo el recorrido se reviven diferentes escenas, objetos e hitos de “Friends”: como las obras de arte de “Phoebe”

Para la última foto del recorrido se posa con un pavo (con sombrero y anteojos incluidos) sobre la cabeza, tal como alguna vez hizo Monica para "quitarle" el enojo a Chandler. La elección no pudo haber sido más acertada: al final del día, y de cada capítulo de Friends, una sonrisa soluciona todos los problemas.

El famoso pavo con sombrero y anteojos de “Monica”, inolvidable
El famoso pavo con sombrero y anteojos de “Monica”, inolvidable

De deseos y aspiraciones
Carolina Duek, doctora en Ciencias Sociales e investigadora del Conicet, y Tamara Tenenbaum, licenciada en Filosofía, brindaron una exposición después del recorrido con el objetivo de exponer ciertas problemáticas que se tocan en Friends y tratar de entender por qué, a pesar de que el último episodio se emitió hace 15 años, aún sigue siendo tan vigente.

Según Duek, este grupo de "súper amigos" que siempre estaban disponibles para apoyarse el uno al otro a pesar de tener diferentes trabajos, personalidades e historias personales, le dio lugar a la dimensión del deseo en el público: "Generaba eso de 'quiero ser, quiero estar ahí, quisiera pensarme a ver cómo puedo ser en ese grupo', que era a la vez adulto y un poco joven. Hacían boludeces pero tenían trabajo y plata para viajar. Porque viajaban bastante".

Joey y Chandler pasaron casi una vida en el sillón reclinable. Aquí, junto al pato y el gallo que adoptaron
Joey y Chandler pasaron casi una vida en el sillón reclinable. Aquí, junto al pato y el gallo que adoptaron

Es en este punto que, según Duek, entra en juego la segunda dimensión, la de las aspiraciones. Las de pertenecer a un grupo de amigos que logró lo que todos querían: una familia elegida. "Esta idea de tener amigos incondicionales que están todo el día disponibles, que podés caer en la oficina de ellos y no hay conflicto, que podés pedir que te acompañen a que te operen o a cualquier tipo de situación. Decir: 'Yo pude construir este vínculo con otras cinco personas'", precisó.

La puerta violeta, idéntica a la de la casa de Monica
La puerta violeta, idéntica a la de la casa de Monica

"Ellos demostraron que pudieron hacerlo durante diez temporadas, y mostraron cómo se sostuvieron en el paso del tiempo las afinidades e identificaciones, el crecimiento como adolescente y adulto, con una familia elegida. En la cursada del CBC o en los últimos años de la secundaria, que se arma como una tribu y van todos juntos a todos lados, nos pasaba algo similar. Ellos lograron una representación de que eso era posible", aseguró.

El departamento de Joey y Chandler
El departamento de Joey y Chandler

Tenenbaum explicó que la sitcom fue "el cuento de hadas que la Generación X" encontró sobre sí misma: inventó lo que significa tener 30 años en una determinada época. "Si bien tenían buenos trabajos, no estaban obsesionados con la fama y el éxito en el sentido tradicional -señaló-. Tenían vidas un poco menos burguesas, más bien relajadas y bohemias. Salían y hacían sus cosas, no estaban todo el tiempo pensando en la escalera corporativa ni en la nueva dieta ni en todo lo último".

Una pizarra en el “Central Perk” invita a poner a prueba la memoria y recordar algunos de los 236 episodios
Una pizarra en el “Central Perk” invita a poner a prueba la memoria y recordar algunos de los 236 episodios

En ese sentido, Friends también impuso moda, marcas, formas de desarrollarse y de vincularse con los demás y el entorno, en una época en la que no existían los teléfonos celulares y casi nadie usaba Internet. Tal como afirma Duek: "El consumo de Friends en estos últimos meses cercanos a su aniversario nos permite pensar la vigencia y qué nos pasaba a nosotros cuando lo vimos y qué nos pasa ahora cuando lo vemos. Y cómo se articula cada personaje y cada situación en momentos históricos de nuestra vida con las preguntas que nos hacemos: quiénes somos, quiénes queremos ser y hacia dónde queremos ir".

Carolina Duek y Tamara Tenenbaum, durante su exposición en el Warner Café (Fotos y video: Lihueel Althabe)
Carolina Duek y Tamara Tenenbaum, durante su exposición en el Warner Café (Fotos y video: Lihueel Althabe)

El Warner Café (Honduras 5015) se puede visitar el jueves y viernes de 12 a 20, y el sábado y domingo de 12 a 21. La entrada es libre y gratuita.

SEGUÍ LEYENDO