Floppy Tesouro bautizó a su hija Moorea, de dos años y compartió varias fotos en sus redes sociales. Sin embargo, lo que más llamó la atención no fue su emoción, ni el vestido de la nena, sino la ausencia de Rodrigo Fernández Prieto, marido de la actriz y papá de la pequeña.

Floppy con Moorea y los padrinos, Romina y Julián
Floppy con Moorea y los padrinos, Romina y Julián

La ceremonia religiosa se realizó el sábado y contó con Julián Fernández Prieto, hermano de Rodrigo, como padrino y con Romina Santiso, amiga de la ex Gran Hermano, como madrina.

Moorea con su mamá y su madrina
Moorea con su mamá y su madrina
Moorea y sus padrinos
Moorea y sus padrinos

"Gracias eternas",  dijo a través de Instagram el padrino a los papás de Moorea, feliz de ocupar ese lugar, mientras que Tesouro también le agradeció a su cuñado y a su amiga.

Moorea recibió la bendición
Moorea recibió la bendición
Moorea con su mamá y padrinos, en su bautismo
Moorea con su mamá y padrinos, en su bautismo

"Riendo juntas siempre, gran compañera. Tu alegría es mi alegría", escribió emocionada en la red social la ex participante del Bailando junto con una foto en la que se ve sosteniendo a su beba de dos años en brazos, ambas felices y vestidas de blanco.

"La ceremonia fue muy emotiva, después celebramos en casa. Para mí era muy importante y por eso lo hice", contó la modelo a Teleshow.

Floppy, feliz con su pequeña en brazos
Floppy, feliz con su pequeña en brazos
El bautismo de Moorea
El bautismo de Moorea

Sin embargo, la gran duda estuvo puesta en la ausencia de Rodrigo Fernández Prieto. ¿Por qué no estuvo presente en el bautismo de su niña? "Decidió no venir porque no es creyente así que la realicé yo en familia y con amigos íntimos".

Al ser consultada sobre si le había costado convencer a su marido, contó que "llevó un tiempo" y agregó: "Entendió que para mí era importante y lo respeto, por eso lo hice. Me hubiese gustado que forme parte, pero respeto su decisión porque no es creyente. Después festejamos en familia".

Moorea nació en septiembre del 2016 y poco más de un año después sus papás decidieron pasar por el Registro Civil a firmar la libreta roja. Ella quería casarse de blanco y por Iglesia, pero como él no quería, no hicieron ceremonia religiosa pero sí una gran fiesta en Punta del Este, donde ella cumplió su sueño de entrar con la marcha nupcial.

SEGUÍ LEYENDO