"Para Charly García tocar es todo. Quiere dar una demostración artística y transmitir un mensaje. Quizás puede ser difícil de entender para el espectador, pero el que lo ve seguido puede entenderlo".

Las palabras de Tato, el asistente personal de Charly García, reflejan con fidelidad la pasión que siente el músico por su arte. Así se vio, también, en el episodio emitido el domingo pasado de BIOS. Vidas que marcaron la tuya, la serie documental emitida por National Geographic, que mostró distintos momentos personales y de la carrera del mítico artista argentino.

El programa se metió en la intimidad de uno de los recientes ensayos de Charly García con su banda, La Torre de Tesla, en donde se muestra cómo trabaja el músico.

"Antes de cada serie de shows nos da un guión que puede decir cosas, por ejemplo, como que no quiere catering. Entonces no va a haber comida. Quizás tampoco quiere asistentes en el escenario, entonces hay que ver la forma en la que se puede cerrar el telón sin asistentes. Es como un guión que tiene en su cabeza, y todo tiene que ser como se lo imagina. Como si fuese un director de cine", reveló Rosario Ortega, cantante del grupo.

Charly García, durante un show de La Torre de Tesla (Nicolás Aboaf)
Charly García, durante un show de La Torre de Tesla (Nicolás Aboaf)

En las imágenes se lo puede observar a Charly, enojado porque ocurrieron muchos errores durante el ensayo, que no estaba saliendo como quería. "¿Sabés cómo hacía James Brown antes de echar a los músicos?", le gritó el artista a un integrante de su banda, mientras hacía gestos con una mano.

"Roger Waters no se bancaría esto", indicó, ante otro error. "La guitarra es una aguja, está demasiado aguda. ¡Viva el iPad!", gritó, después de que se escuchara el tono de un celular sonando.

Ya notablemente furioso le habló desde su teclado a una persona que estaba sentada en una butaca del teatro: "Che, sigue saliendo mal. ¿Vos de qué te reís? Hace una hora estás ahí. No me gusta tu cara de boludo, afuera".

Luego se bajó del escenario y se sentó al lado del mánager José Palazzo. Al ser consultado cómo estaba saliendo el ensayo, se mostró resignado: "No sé, loco. No anda nada. ¡Todo roto!"

SEGUÍ LEYENDO