Tras 16 años en TN y Canal 13 decidió cambiar el rumbo. Sin peleas, sin conflictos ocultos y sólo motivado por el deseo,Juan Manuel El Rifle Varela se animó a saltar al vacio y renunció al grupo en el que desarrolló su carrera, aquella que comenzó como pasante el 21 de diciembre de 2001, ganando 250 pesos.

Con su particular estilo el periodista deportivo era parte de TN Central, TN de noche y TN Extremo, además de Telenoche y En síntesis. Hoy, evalúa nuevos proyectos -tanto frente como detrás de camara- para volver a la televisón en marzo. Además, conduce El Rifle y la gente, en Radio Rivadavia.

—¿No hubo una sensación de duelo?

—No. Muchos estaban preocupados. Inclusive me escribían desde el canal para ver cómo estaba. Pero esta decisión la empecé a 'cranear' el año pasado. Capaz la cabeza te juega en contra: "¿Cómo te vas a ir del 13, de Telenoche, el mejor noticiero de la historia? Estás En síntesis, uno de los noticieros más vistos del aire, en TN, siempre viajás…". Fue una lucha interna hasta llegar a la conclusión. Pero me hizo estar convencido de la elección, y el duelo lo hice trabajando en el canal.

—¿Quedó bien el vínculo?

—Cien por ciento. Cuando se fue Santo (Biasatti) yo ya no era más empleado del canal y quería estar en el último programa por la relación que me une con él. Hice el mecanismo que se debe hacer, llamar al Productor Ejecutivo preguntarle si podía ir, y me dijo: "¿Vos me estás cargando? Obvio".

“Juzgar a empleados por sus empleadores me parece injusto” dice El Rifle Varela sobre la complicada situación de los medios.
“Juzgar a empleados por sus empleadores me parece injusto” dice El Rifle Varela sobre la complicada situación de los medios.

—Hoy, a un mes de distancia, ¿q qué motivo le adjudicás la decisión?

—No me arrepiento para nada, me siento aún más contento. Fue mucho más acertada de lo que imaginaba en ese momento. Me sentía en una cárcel. Tal vez es una frase dura, pero no es mala: tenía algunas necesidades que en el canal no las podía hacer.

—Estabas dentro de la estructura de noticias del grupo.

—El canal iba por un camino y yo iba a ir por el otro, eso no quiere decir que más adelante no vuelva a trabajar ahí.

Esta decisión no la tomé ni con el bolsillo ni con la cabeza, la tomé con el corazón

—¿Cuál es el camino por el que querés ir?

—Capaz que el estilo que tengo delante de cámara en algunas cosas es diferente a lo que se ve en TN o en los noticieros del 13. Hace tres años que hacía lo mismo y tengo una necesidad interna de mejorar profesionalmente, de crear y de jugar. Quería apoyar la cabeza en la almohada y sentirme tranquilo. Me fui bien. No era más feliz en el canal.

El Rifle Varela asegura que su sueño es enamorarse y formar una familia pero que hoy recibe más propuestas laborales que sentimentales.
El Rifle Varela asegura que su sueño es enamorarse y formar una familia pero que hoy recibe más propuestas laborales que sentimentales.

—Te fuiste en un momento en el que los medios están muy complicados. ¿No te asusta un poco?

—No, ni a palos. Le comenté a mi vieja y a mi viejo que a partir del 1 de diciembre había renunciado, y estábamos cenando y mi vieja me miró, quedó congelada y se le abrió la boca. Me dijo: "Juanmi, ¿con quién te peleaste?". "No, no me peleé con nadie". "¿Pero qué pasó?". Le digo: "No, nada, no soy feliz, no quiero trabajar más ahí". Y mi papá me dice: "¿Y adónde te vas?". "No tengo nada". "Bueno", me dijo. Y mi mamá: "Pero Juanmi, en este momento de los medios…", y estaba en el televisor de la casa de mis viejos 'Intratables' con el graph "La crisis de los medios". "¿Y si no conseguís nada?". "Y… gastaré los ahorros. Yo quiero otra cosa y no quiero trabajar ahí, quiero ir por lo que yo siento. ¿Me entendés?". Esta decisión no la tomé ni con el bolsillo ni con la cabeza, la tomé con el corazón. Necesitaba pegar ese volantazo y hacer cosas por mi cuenta.

Tuve una propuesta para empezar ya en un canal de aire y me parecía muy pronto

—Pensando en esta situación de los medios que mencionabas, ¿qué mirada tenés de lo que está pasando?

—Es una cagada grande. Por ejemplo, yo trabajo en Radio Rivadavia y es una incertidumbre. Mi situación es diferente porque el equipo lo bancamos con mi productora, o sea que le podemos dar tranquilidad a la gente, pero no está bueno que la gente no sepa dónde va a trabajar. No coincido cuando muchos dicen: "Hay que saber dónde trabajás, saber quiénes son tus empleadores". De toda la gente en el medio, muy poca puede elegir dónde trabajar. Tienen que laburar porque tienen que comer, tienen familias que mantener, tienen chicos que mandar al colegio. Juzgar a empleados por sus empleadores me parece injusto. También hay que decir algo, tal vez este mercado no es para la cantidad de medios que hay, en algún momento era algo que iba a explotar. A mí me duele ver tipos a los que no les hicieron los aportes, gente que tiene que seguir laburando para defender su puesto de trabajo pero no cobran. Tampoco es culpa tan solo de esos empresarios que vinieron a hacer negocios en los medios: hubo un mecanismo que no funcionó para que esa gente llegue.

El periodista conduce “Rifle y la gente” por Radio Rivadavia
El periodista conduce “Rifle y la gente” por Radio Rivadavia

—Recién decías que uno no puede juzgar a un empleado por dónde trabaja. ¿Te pasó ser juzgado por trabajar en el Grupo Clarín?

—Obvio, un montón de veces. Tené en cuenta que yo viví la peor época del "TN miente" o de "Devuelvan a los nietos" en el 2011. En ese años se jugaba la Copa América en nuestro país y con la sección Deportes viajábamos por todos lados. Eso es medio injusto porque a los laburantes de la calle los acusaban de situaciones que no tenían nada que ver y después la Justicia demostró lo contrario. Pero eso es también el tema de la grieta que en esos momentos, 2009, 2010, empezaba a generarse, y después lo tomaron como un negocio de ambos lados. Capaz que en un principio el kirchnerismo fogoneaba la grieta porque la tomaba como un negocio que le servía que exista, y lo mismo pasa con este Gobierno, que de boquilla te dice "Tenemos que unirnos", pero también fogonea el tema de la rivalidad y que haya esa diferencia, y acrecentar la grieta.

—¿Qué podemos saber de lo que viene para este año?

Con la radio todavía no arreglé la continuidad en el 2018 independientemente de que en enero estamos. Tengo una propuesta de una radio para cambiar pero mi idea es seguir en Rivadavia. Televisivamente tuve una propuesta para empezar ya en un canal de aire y me parecía muy pronto. La verdad que no tenía la energía para empezar ya. No te puedo decir en febrero o en marzo pero este año televisivamente también voy a hacer cosas que tal vez no se veían en lo que yo hacía en los noticieros del 13 o en TN. Quiero arriesgar y me siento preparado. Tal vez suena medio egocéntrico pero te lo digo con total honestidad: me siento con ganas porque me preparo en la radio, tengo un programa de interés general y hablo de todos los temas de coyuntura.

—Me llegás a decir: "Ahora quiero ir a TN pero al periodismo político", y me muero acá.

—No, no hay paso atrás. No hay manera que vuelva a TN o al 13. No quiere decir que dentro de un par de años no pueda volver. Pero si no consigo trabajo no es que voy a volver a TN; prefiero no trabajar. Por suerte el teléfono sonó y tengo propuestas. También le voy a dedicar tiempo a producir contenidos para un canal de cable pero como productor. Estoy laburando con dos proyectos: un reality que capaz ahí sí voy a estar un poco pero no voy a ser el conductor. Y otro que no voy a estar nada en pantalla, voy a ser netamente el que 'cranee' la idea de notas y la manera de hacer el programa.

—Hay un rumor sobre un proyecto que harías junto a Esmeralda Mitre ¿Qué hay de cierto?

—Es una planazo. Le comenté la idea que tenía en la cabeza y a Esmeralda le gustó más que a mí. Me sorprendió porque en general no quiere hacer televisión. La prioridad la tiene con la música pero la idea es hacerlo después del verano. Habrá que hablar con Gastón Piombi (su manager) cuando terminemos las vacaciones.

—¿Qué se puede saber del proyecto?

—Mucho no te puedo adelantar por obvias razones, pero tendrá reality, música, cultura. Y alguna sorpresa más.

Desde sus redes sociales El Rifle Varela comparte imágenes de sus viajes
Desde sus redes sociales El Rifle Varela comparte imágenes de sus viajes

—¿Estás en pareja?

—No.

—¿Y cómo te llevas con el rótulo de ser el soltero codiciado?

—Primero con el soltero, el codiciado no sé… Me suena más el teléfono para pedirme reuniones de trabajo que para invitarme a salir.

—¿No explotan los mensajes directos de Instagram o de Twitter?

—Obviamente que siendo una figura pública las redes sociales acercan mucho más, pero yo no puedo…

—¿Encaran mucho las mujeres por redes sociales?

—Sí. No es que te encaran: son lanzadas. Si hay mensajes buena onda los agradezco, pero yo no me lo puedo permitir. Soy una figura pública, no sé quién está del otro lado. Es mucho riesgo el que podemos llegar a correr.

—¿Te quisieron levantar hombres por las redes?

—Sí, algunos tiran piropos.

—¿Qué te enamora, o estás con ganas de seguir soltero?

— No, cero. Todos a mí me acusan de que soy un workaholic, que estoy todo el día con el teléfono, que pienso todo el día en el trabajo, que mi única pasión es el trabajo, y yo siempre digo que mi único objetivo de vida es tener una casa con un parque, ver a mis hijos jugando, y mirarme con mi mujer y sonreírnos. Ese es el gran anhelo que tengo, y sé que algún día lo voy a lograr. Todavía lamentablemente no pude encontrar esa mujer donde pueda formar una familia pero es mi gran objetivo de vida. No va a ser hacer un punto más de rating o tener una primicia. Obviamente que todos los días trabajo para mejorar profesionalmente y para dar mejor calidad y para crecer, pero las cosas importantes me parece que están en otro lado.