Paula D'Amico (37) es mamá de Tiziana (5) y hace dos años fue diagnosticada con cáncer. Tras una recaída, este viernes volverá a someterse a quimioterapia. De cara al nuevo tratamiento recibió un saludo muy especial: el de Ricky Martin, a quien admira desde adolescente. El mensaje no sólo le sirve para sumar fuerza, sino que también fue "un disparador para muchas cosas buenas" y una "caricia" a todos los que están transitando por una situación similar a la de ella.

"Necesito un saludo de Ricky (Martin)", le pidió Paula a las mamás del colegio, que al enterarse que pronto comenzaría con un tratamiento invasivo, le ofrecieron su ayuda: "Ellas se refirieron a la logística, pero dije eso para ponerle color al momento difícil".

Sin esperar un segundo, Cecilia, madrina de "Tizi" empezó a movilizarse en las redes sociales con el hashtag #RickyXPau y en menos de 24 horas llegó la respuesta del boricua, que redobló la apuesta con una promesa: "Mil besos nena bonita. Sé que todo estará bien. Eres luz. Cuando vuelva a la Argentina nos veremos y te daré un abrazo apretado".

¡Fue tremendo! La respuesta fue divina, él es divino, tiene una energía muy particular y creo que esa fue la energía que se movió. Fue un disparador de muchas cosas lindas

"¡Fue tremendo! La respuesta fue divina, él es divino, tiene una energía muy particular y creo que esa fue la energía que se movió", dijo Paula a Teleshow. Los 140 caracteres de Twitter fueron mucho más que palabras: "Fue un disparador de muchas cosas lindas, a partir de ahí recibí muchos mensajes en Facebook de testimonios y  me anime a hacer mi blog. Venía escribiendo como catarsis, pero no lo publicaba".

En mamasconcancer.com Paula cuenta su historia de vida: "Algo que empezó como una broma, me dio energía y este espacio es un punto de encuentro para todas las madres que tienen esta enfermedad. Mi hija dice que tengo super poderes, es que ella  desde que tiene uso de razón tiene una mamá que vive con cáncer".

"No sé por qué no me animaba a hacer el blog", dijo y explicó que centra su historia en su rol de madre porque si estuviera sola, todo sería diferente: "No podría". Su hija es su motivación para ir adelante: "Si venís de quimio tenés ganas de acostarte, pero no podés porque tenés una hija. Podés pedirle ayuda a tu gente, pero no es lo mismo, porque vos sos la mamá. Espero ayudar a otras mujeres a que sepan que no están solas y que es una cagada, pero que hay que llevarlo de la mejor manera. Uno mil veces piensa 'hasta acá llegué', pero tu hija abre la puerta para pedirte que juegues con ella y te das cuenta que hay que seguir".

Es una cagada, pero que hay que llevarlo de la mejor manera. Uno mil veces piensa ‘hasta acá llegué’, pero tu hija abre la puerta para pedirte que juegues con ella y te das cuenta que hay que seguir

Su enfermedad es algo con lo que ella y su círculo tuvieron que aprender a vivir. "Siempre nos decimos que nos amamos con mi hija y creo que las dos en un punto tenemos miedo, es inevitable. Si me voy, la dejo preparada. Pero confío en que todo va a terminar bien. Me está dando pelea, pero cuanto más pelea me da, más fuerte me pongo".

Hace dos años que Paula fue diagnosticada: "Algo me decía que tenía algo, me hice estudios y me salieron bien, pero la enfermedad se detectó cuando ya había hecho metástasis, en el mismo momento que me decían que tenía cáncer, empecé el tratamiento".

"Cuando parece que se terminó, la enfermedad vuelve. El año pasado, después del tratamiento fuimos en familia a Punta Cana a festejar, al día siguiente de regresar a Buenos Aires, voy al médico y la enfermedad estaba otra vez", recordó.

Solo quiero amarte, una de las canciones preferidas de Paula

Hoy a Paula se la siente fuerte, plantada y segura. Sin embargo, en el medio hubo momentos de quebrarse, tocar fondo y levantarse: "Tengo un papá de película, que me dijo 'vas a seguir adelante' y uno siempre confía en lo que le dice su padre".

Extraña su vida normal, y mucho. "Hoy estoy,  mañana no sé. Mi percepción de la vida cambió. Todo me maravilla y me conmueve, tengo consciencia del minuto a minuto. Igual, elegiría no tenerlo. Es una lucha por estar viva y quiero disfrutar a Tiziana, me ha pasado leer un libro y pensar, '¿y si mañana no estoy?', así que lo dejo y me voy a jugar con ella".

Hoy estoy,  mañana no sé. Mi percepción de la vida cambió. Todo me maravilla y me conmueve, tengo consciencia del minuto a minuto. Igual, elegiría no tenerlo

Hace dos años que su rutina cambió por completo y en su agenda figuran médicos y estudios. Pero de a poco y para mantener su cabeza ocupada, desde hace un tiempo Paula comenzó a vender ropa y a dar clases de inglés a chicos.

El próximo viernes Paula arrancará el tratamiento de quimioterapia. Cuánto durará, los médicos no pueden decírselo: "Esto es lo que más a prueba me va a poner, justo pasó esto (el saludo de Ricky), así que en lugar de esperar al viernes, tengo la cabeza ocupada".

Su marido, su hija, el resto de su familia, sus amigos, su fe en Dios y toda la buena energía que se generó en torno al mensaje de Ricky Martin estarán haciendo fuerza por ella el viernes y acompañándola a la distancia.

Livin' La Vida Loca, una de las canciones que más le gustan a Paula

LEA MÁS: