Por Alexis Puig

En Satanic: El juego del demonio jóvenes universitarios están haciendo turismo en lugares donde se han realizado ritos satánicos. Tras rescatar a una muchacha testigo de un sacrificio humano, los aventureros quedarán en la mira de un culto terrorífico. La premisa de esta cinta de muy bajo presupuesto dirigida por Jeffrey Hunt parecía buena, sobre todo por los datos reales alrededor de los lugares presentados. Pero esto termina siendo un dato mínimo ante un argumento plagado de clichés y lugares comunes. Malas actuaciones, de un elenco de desconocidos en el que apenas se destaca la "Reina del Grito" de turno, Sarah Hyland. El resto es un compendio de escenas que intentan ser aterradoras y terminan resultando risueñas. Apenas algunas cuestiones de efectos y maquillaje se salvan de esta clase B con olor a directo al home video.
Mi calificación: 4 puntos

Nerve: Un juego sin reglas presenta a Vee una adolescente que se apunta a un juego en línea en el que existen jugadores y espectadores, y en el que salir significa la muerte.
Un interesante thriller psicológico sobre los peligros de las nuevas tecnologías y redes sociales, el voyeurismo, los reality shows y las consecuencias de transmitir la vida privada en vivo. Los directores Henry Joost y Ariel Schulman manejan muy bien los momentos de tensión, logrando que el suspenso crezca a medida que avanza el metraje. Visualmente la película luce atractiva, aprovechando las luces de neón que generan una atmosfera retro muy interesante. Buena banda sonora y actuaciones muy sólidas para esta entretenida cinta de género.
Mi calificación: 7 puntos

También se estrenan esta semana Café Society la nueva película de Woody Allen, el filme animado Kubo y la busqueda del Samurai, y las nacionales El limonero Real y Luz incidente.