Una pariente de Ricardo Mollo y con un pasado en común con Montaner sorprendió con su presentación en La Voz Argentina

Lilian contó anécdotas de su infancia que la unen al jurado. Además, develó que Sandro era su padrino artístico

La prima de Ricardo Mollo en La Voz

Todos los días una decena de participantes audiciona en La Voz Argentina para unirse a los equipos de Ricardo Montaner, Soledad Pastorutti, Lali Espósito y Mau y Ricky y cada uno de ellos lleva consigo una historia. Lilian cantó el tema “Arráncame la vida” y sorprendió al contar que es prima de Ricardo Mollo, que Sandro fue su padrino artístico y el pasado que la une al jurado oriundo de Valentín Alsina.

Mi nombre es Lilian Mollo, soy del barrio de Valentina Alsina y soy muy coqueta, así que la edad no”, se presentó la mujer que dijo que desde los cuatro años canta: “Mi papá tenia sexteto, mis tíos eran todos cantantes, algunos conocidos ortos no, mi vida fue siempre música, guitarras en los cumpleaños”. Fue entonces que Marley le preguntó si por su apellido tenía algo que ver con el líder de Divididos y ella respondió, sin dar mayores detalles: “Te diría que sí”.

En la previa, también dijo que tenía muchos recuerdos de Roberto Sánchez, ya que participó del film Subí que te llevo: “Tengo muchas anécdotas, mi adolescencia de cartas y encuentros. En su película me apadrinó de chica y lo que me dijo Sandro no me lo va a decir nadie”. Sobre el programa de Telefe, agregó: “Yo canté toda mi vida, lo veía de casa decía que maravilla y no me imagine estar acá, ellos me decían por qué no vas, no se, van chicos jóvenes, no me imaginaba. A mí, me diría ‘Lilian se puede’, porque he pasado por cosas difíciles y momentos donde dije no voy a poder cantar más y dije tengo que poder tengo que seguir y aquí estoy caminando”.

Llilan Mollo en La Voz Argentina

Fue entonces que audicionó e interpretó “Arráncame la vida”. El primero en darse vuelta fue Ricardo Montaner y luego Soledad Pastorutti. El cantante de “Cachita” y “Tan enamorados” fue quien rompió el hielo: “Me hacia falta escuchar una voz tradicional haciendo un bolero tradicional y tenés un look que contrasta y sos una de las mujeres mas hermosas que ha estado acá”.

Fue entonces que Lali quiso saber si la participante tenía algo que ver con Ricardo Mollo y nuevamente la cantante evitó dar detalles: “Sí, digamos que sí, pero no tengo el gusto de conocerlos, siempre canté y me olvido del apellido”. Pero más bien se dirigió a otro Ricardo, Montaner: “¡Soy de un barrio que vos amás! Valentín Alsina”.

“Cuna del tango”, resumió él y entonces ella aprovechó para contar su vínculo con Sandro: “No lo podía decir, es mi padrino artístico, no lo quise decir, no me colgué, yo cumplí lo que me dijo, ‘a tu edad todos los sueños son posibles, adelante’. Y me invitaron a participar en su última película y tuve la oportunidad de hablar con él, estar con él era un sueño y para mí ya había logrado todo”.

Charla va, charla viene, se dieron cuenta que con Montaner habían compartido cuadra. “Mi primera infancia fue en una casa de vecindad en la calle Portela donde vivíamos 5 familias, me encanta que seamos del mismo lugar, lo más lógico es que la Sole no hable”, recordó y bromeó y la concursante redobló la apuesta: “Te quería decir algo, ¿sabés hasta donde llega nuestro Valentín Alsina? Compartíamos la misma maestra, la señorita Eve. Ibamos a distintos grados”.

Entonces él confesó que la maestra había sido su primer amor y que le solía llevar regalos: “En mi época de romance con la señorita nos mudamos a Caraza y mamá me subía al colectivo con un colectivero que era amigo de mis papás y la señorita me esperaba en la esquina del colegio y cuando le entregaba la manzana me ponía muy rojo y mi primera actuación fue en el colegio, al lado de otra niña de mi salón que se llamaba Nancy y fue mi segundo romance”.

Como si las coincidencias no fueran suficientes, Lilian hasta contó que estuvo en una fiesta de despedida de la mamá de Ricardo cuando ésta se fue a vivir por segunda vez a Venezuela. Como era de esperar, Mollo eligió el equipo de Montaner.

SEGUIR LEYENDO: